Aún y cuando Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, México, Panamá y Perú, los ocho países objeto de estudio, se han comprometido mediante convenciones internacionales a combatir la corrupción, no han destinado los recursos suficientes o bien no han tenido voluntad política para enfrentar la problemática en términos reales

La corrupción es un problema mundial, así lo reconoce la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). Este fenómeno, sin embargo, se manifiesta de diversas formas alrededor del mundo.