Skip to main content
Controversia por pesca de jurel entre Perú, Chile y Vanuatu. Foto: archivo

Perú defiende la pesca del jurel en sus aguas territoriales

El país argumenta que dentro de las 200 millas de agua no es válido el sistema de cuota
por Ana Karen de la Torre
publicado el21/10/2019
Compartir

A inicios de octubre, la República de Vanuatu envió una carta a la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (OROP-PS) solicitando la intervención de la comisión conformada por los 15 países miembros, en la petición se alega que las capturas del pez jurel en el Perú significan un riesgo para la sostenibilidad de la especie en la región. Chile se sumó a este pedido con una denuncia, alegando que Perú había excedido sus límites de captura hasta por el doble de lo que la OROP-PS le asignó. Ante la trascendencia mediática, el Perú respondió que se encuentra en todo su derecho de aumentar su pesca por estar establecido en su Constitución.

La OROP-PS se desprende de la Convención para la Conservación y Ordenamiento de los Recursos Pesqueros de Alta Mar del Océano Pacífico Sur, negociada desde el 2005 entre Chile, Australia y Nueva Zelanda. Este convenio internacional tiene como fin el uso sostenible de recursos pesqueros y la protección de los ecosistemas. Además de Perú, Chile, Vanuatu, Australia y Nueva Zelanda, la comisión se conforma por China, la Unión Europea, Corea, Dinamarca (por las Islas Feroe), Islas Cook, Cuba, Ecuador, Rusia, China Taipéi y Estados Unidos.

El argumento principal de la denuncia por parte de Chile es que Perú aumentó de 55.900 toneladas, actualmente autorizadas por la OROP-PS, a 138.000. Tanto Chile como Vanuatu están gestionando que en la próxima reunión de la comisión, que se llevará a cabo a inicios del próximo año, se discuta el tema. 

En su defensa, mediante el Ministerio de la Producción, el Perú explicó que existen dos tipos de jurel en su territorio marino: el que está en altamar y el que está dentro de las 200 millas frente a la costa. Al no haberle consentido a la OROP-PS para incidir en sus decisiones de pesca dentro de su jurisdicción, este organismo debería respetar la toma de decisiones del Ejecutivo peruano. 

Si es posible que los Estados parte cedan su soberanía para que la OROP-PS atienda asuntos en todo su territorio marino, como en el caso de Chile, pero el alcance general de la OROP-PS es regular la actividad en aguas internacionales.

¿Ceder soberanía para proteger los jureles?

Entrevistado para LexLatin, Marco Antonio Espino, especialista en evaluación de recursos pesqueros, extrabajador del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), del Ministerio de la Producción y del Instituto Antártico Peruano, explicó que para debatir el tema es necesario distinguir que existe un sistema de circulación costera y un sistema de circulación en altamar para las especies: “la decisión de Perú de aumentar su límite de captura en el territorio de su jurisdicción no afecta en absoluto al tránsito de especies en altamar, pues aunque se trata del jurel, no se trata de una zona uniforme”.

El biólogo detalló que si bien estos recursos trascienden la zona de la jurisdicción, la mayor parte del tiempo permanecen frente a la costa. “Las zonas costeras de Chile, Perú, Ecuador y Colombia tienen características específicas que las diferencian de altamar, no comparten un mismo 'stock' porque la biodiversidad de altamar y la de las zonas costeras no es la misma”.

El especialista en ciencias biológicas dijo que lo que ocurre en Perú es que hay un incremento de disponibilidad de jurel y lo está aprovechando supuestamente porque no le perjudica a los países vecinos. Refirió además que 138.000 toneladas de jurel no es una cantidad significativa para la especie. 

“Los países ya son responsables del manejo de sus aguas jurisdiccionales y eso está demostrado. Hoy en día es muy difícil que ocurran retrocesos por las mediciones que hay. El Perú tiene una tradición de pesca responsable, se puede observar en las tendencias que hay un manejo conservador de los recursos. No tendríamos por qué considerar a otros Estados para que opinen del tema, nosotros sabemos cómo manejar nuestros recursos. Hay que revisar nuestra historia como país pesquero”, concluyó.

Desde el inicio de la pesquería, Chile ha acaparado el 75 % de la pesca mundial del jurel. La abundancia de esta especie en el mar chileno se debe a sus condiciones climáticas. De acuerdo con cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pesca del jurel representa junto con la anchoveta, la caballa y la sardina el mayor desembarque industrial, cerca del 90 %. Actualmente, las autorizaciones de la OROP-PS para Chile corresponden al 60 % de la cuota del Pacífico Sur.

Documentado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura del gobierno de Chile, la pesca del jurel comenzó a disminuir progresivamente a partir de la década de los 90, como resultado de las prácticas de sobrepesca. El Gobierno chileno decidió adoptar como medida el establecimiento de capturas máximas y luego de años de malas rachas, la biomasa de este recurso se ha estabilizado. 

Los límites de tolerancia de capturas son fijados mediante estudios científicos. En Perú, por ejemplo, Imarpe hace un recorrido por el Pacífico para medir la biomasa de las especies con sondeos hidroacústicos y evaluaciones. Desde el 2002 el Perú destinó el desembarque de jurel exclusivamente al consumo humano y se captura a partir de la milla uno. Apenas en 2019 se detectó mayor presencia de jurel en el mar y se tomó la decisión de aumentar su captura. Por mencionar cifras, en 2017 Perú alcanzó una pesca de apenas 10.614 toneladas de jurel.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.