Skip to main content
"La confianza es arriesgarse a entender las palabras que no serán dichas y abrirse a otros, aunque esto implique sentirse desnudo" / Bigstock

Siempre se trata de la confianza

Tras más de cuatro años escribiendo sobre firmas de abogados, comprendí que la confianza es un asunto pendiente en la región
por Jaime Fernández Madero
publicado el19/03/2019
Compartir

“Y que conozca las palabras que jamás le voy a decir, y que no le importe mi ropa si total me voy a desvestir” Necesito, Sui Generis.

En este artículo, quise ver qué tema podría resumir mis pensamientos y experiencias, tras más de cuatro años escribiendo y compartiendo perspectivas y opiniones con abogados en América Latina. Estaba buscando algo esencial y específico, algo que haya observado en la realidad de la práctica legal a lo largo de toda la región. No tardé mucho en darme cuenta de que ese tema era la confianza.

 

En mis años de socio director, me pregunté varias veces por qué es tan difícil conseguir que los abogados puedan acordar cuestiones que parecen razonables y convenientes para sus firmas y para ellos.

 

La sensación de que la gente no está compartiendo sus pensamientos de verdad y de que siempre puede haber agendas secretas era frustrante. También era llamativo al mismo tiempo, especialmente viniendo de socios con quienes había compartido muchos años en la firma. Cuando comencé a trabajar como consultor fue realmente sorprendente encontrar que este fenómeno estaba increíblemente extendido en otros bufetes de la región.

 

Un número significativo de socios tal vez involuntariamente tiene un doble estándar en la relación con sus socios. Por un lado está la relación personal, que normalmente es muy buena o inclusive excelente (en muchos casos son amistades cercanas) y conlleva muchos años de haber compartido una intensa vida personal y profesional. La otra es la relación profesional como socios, con todas las connotaciones económicas, profesionales y políticas propias de esas relaciones. Aquí, la naturaleza del vínculo cambia significativamente para incluir muchas veces una actitud calculadora y de sospecha entre ellos.

 

Las discusiones sobre compensación y gobierno en las firmas muestran, en ocasiones, lo poco que los socios confían entre sí. Se pueden ven reacciones a escondidas y, probablemente, inconscientes de que los otros socios (no todos, pero sí aquellos confrontados por intereses) tratarán de dañar la posición en la firma para beneficio propio.

 

Es hasta gracioso ver la reacción de los socios cuando les digo que no confían entre ellos. Me dicen “Jaime, eso no es cierto. Tengo una excelente relación con todos ellos, he compartido X años en la firma”. Ese tipo de comentario coexiste con un gran nivel de desconfianza entre los socios.

 

Muchos autores han analizado y escrito sobre esta cuestión desde diferentes perspectivas.  David Maister se refiere a esto como “el problema con los abogados”, en relación con la naturaleza intrínseca de los abogados como escépticos y controversiales, que puede ser positivo para la profesión legal pero también una fuente de problemas para el partnership.

 

Desde una perspectiva psicológica, Laura Empson (Leading Professionals: Power, Politics and Prima Donnas) identifica dos prototipos dentro de socios notoriamente exitosos: el "narcisista" y el "sobretriunfador inseguro" (insecure overachiever). Aunque este artículo es muy corto para profundizar en estos casos, puedo decir que muchas firmas tienen uno o más de estos tipos de socios. Su característica en común es que, a pesar de su extraordinario rendimiento, son inseguros. Por esa razón, tienden a desconfiar de otros como rivales y crean constantemente dificultades en la gestión y gobierno de la firma.

 

Desde la perspectiva de la firma, este asunto también es complicado porque la naturaleza del negocio legal es ambigua y opaca. Es decir, es difícil establecer la calidad y el valor de las acciones y contribuciones de los socios. Esto crea altos niveles de discreción y subjetividad, provocando entornos altamente politizados.

 

Toda esta compleja combinación de elementos profesionales, organizacionales y psicológicos hacen que Maister describa a las firmas legales como “entornos con bajos niveles de confianza” (low trust environments).

 

Este contexto indica que las firmas legales deben trabajar como organizaciones altamente fragmentadas, ya que los abogados no están preparados para trabajar juntos de manera eficiente. Pero, más allá de la importancia vital de la autonomía y los niveles de desconfianza que muestran como socios, la verdad es que los clientes necesitan equipos y plataformas de servicios que solucionen sus necesidades y problemas.

 

El servicio a través de abogados generalistas que conocían todas las áreas es algo del pasado. Las firmas necesitan especializarse, tener equipos y abogados que trabajen juntos para proveer soluciones complejas. Diversidad y colaboración son dos de los conceptos más repetidos en las discusiones sobre el servicio legal en el mundo globalizado y VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).

 

No es posible colaborar y ser diverso sin confianza. Colaboración significa depender de otros para producir un resultado colectivo. La diversidad implica aceptación de diferentes perspectivas y formas de entender la realidad. La confianza es un componente necesario para permitir que gente diversa pueda colaborar en dirección a un objetivo común. Sin confianza es muy difícil sobrevivir y ser efectivo en el ambiguo mundo de las firmas legales.

 

La confianza opera como un puente entre opiniones y perspectivas diferentes, entendiendo que esa diversidad no implica antagonismos dañinos, sino diferentes visiones de una realidad compleja.

 

¿Cómo puede trabajarse esta falta de confianza estructural dentro de las firmas legales? No debemos ser inocentes y pensar que solo se trata de cambiar nuestra mentes y corazón sobre esta cuestión. Las firmas tienen que entender que es algo difícil para los abogados y ayudar a forjar confianza, evitando al mismo tiempo situaciones que pueden dañarla. Los sistemas y la cultura deben trabajar para construir confianza dentro de las firmas.

 

El gobierno y la compensación deben favorecer e impulsar la colaboración y la diversidad. La información debe ser abierta y transparente para todos los socios, y el diálogo debe construir una dinámica esencial dentro de la firma. La estrategia debe convertirse en el medio de acordar objetivos comunes, en una forma de construir confianza entre los socios que necesitan trabajar en equipo.

 

La confianza es también una forma filosófica de gestionar los desafíos diarios en la firma. Implica reconocer la importancia y la presencia del “otro”, el coraje de asumir que, aunque nos dé miedo, necesitamos al “otro” para convertirnos en quien realmente somos. Cuando uno dice “te encontré, allí estás”, uno entiende la importancia esencial que otras personas tienen en nuestra vida. Los abogados deben entender que las verdades universales son igualmente aplicables a la profesión legal y al complejo mundo del partnership. El coraje de confiar es el coraje de decir “tú eres importante para mí”, “te necesito para llegar a ser yo mismo”.

 

Como en la canción de Sui Generis, la confianza es arriesgarse a entender las palabras que no serán dichas y abrirse a otros, aunque esto implique sentirse desnudo.

 

Las firmas legales en la región solo lograrán sus objetivos para posicionarse entre las mejores de sus mercados en la medida que adopten sistemas y culturas colaborativas y diversas, que puedan enfrentar la complejidad del mercado y atender a los clientes de manera eficaz. Esos atributos no pueden ser desarrollados sin que los abogados confíen entre ellos y desarrollen sus objetivos de manera conjunta. De qué tan bien se entienda y se trabaje esta problemática entre abogados depende, en gran parte, el éxito futuro de las firmas en nuestra región.

Nuestra sección de opinión recibe artículos escritos por profesionales del derecho y ramas relacionadas que quieren compartir sus reflexiones y visión personal de las tendencias en la profesión legal. Si le interesa colaborar, no dude en escribirnos a editor@lexlatin.com para recibir información más detallada sobre nuestra política editorial. Las opiniones recogidas en esta sección son independientes y no representan la línea editorial de LexLatin.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.