OPINIÓN


Pro Bono: Tendencias desde Nueva York a Tierra del Fuego

El mundo se ha vuelto plano y el pro bono no es la excepción. El concepto tradicional de trabajo pro bono se expandió. Ya no se reduce a proporcionar el acceso a la justicia a personas físicas de bajos recursos.  Cada vez con mayor frecuencia las firmas buscan trabajo pro bono capaz de crear condiciones genuinas de cambio en los sistemas de justicia y en lograr mayor respeto a la vida alrededor del mundo. Lo positivo para las firmas es que este trabajo pro bono de mayor impacto, además genera mayor visibilidad.[1. En 2015, la firma Morrison & Foerster, fue premiada por la revista Who’s Who Legal como la firma pro bono del año, luego de obtener un acuerdo por 2.075 millones de dólares a  favor de los niños y su derecho constitucional a la custodia y cuidado tutelar. Afortunadamente, ejemplos como estos abundan entre las grandes firmas norteamericanas, porque este tipo de causas pro bono generan cambios cualitativos macro. Ver página oficial de Morrison & Foerster, sección resources/news.] Después de todo, una buena reputación es lo que permite que las firmas consigan clientes “no pro bono”, y  puedan dedicar tiempo a trabajar pro bono.

El Cyrus R. Vance Center for International Justice (en adelante “Vance Center”) y las firmas norteamericanas son pioneros en trabajo pro bono, y Latinoamérica ha ido adaptando muchas de sus innovaciones,[2. Hace casi 10 años en Nueva York se firmó la Declaración Pro Bono para las Américas con el objeto que las firmas de Latinoamérica institucionalicen en su business model el trabajo pro bono] y lo sigue haciendo —todavía con camino por recorrer.

A continuación, se exponen las best practices de las principales firmas, clearing houses[3. Los clearing houses son asociaciones que derivan casos pro bono a firmas. A través de clearing houses como New York for the Public Interest y el Vance Center se conecta a más de 300 ONGs con más de 100 firmas a las que se les derivan casos pro bono. Y aun así la demanda de las firmas neoyorquinas por causas pro bono sigue creciendo.] y ONGs de Nueva York.

  • El ranking pro bono. Cada año la revista The American Lawyer publica el ranking “Am Law 100” que revela la cantidad de abogados, ingreso por socio y facturación total de las 100 principales firmas de Estados Unidos. Además, y sin perder importancia, las rankea en función del trabajo pro bono realizado. Según Corporate Pro Bono’s Benchmark Report , el 36% de las empresas líderes (entre ellas, Mc Donald’s, Wal-Mart, Ford, Exxon, JP Morgan Chase) evalúa a modo de beauty contests qué firma contrataran según la performance del bufete en trabajo pro bono. Lo que hace total sentido conforme a las políticas de RSE de las empresas. El pro bono se ha convertido no solo en una manera positiva de mostrarse al mercado sino también de distinguirse de otras firmas competidorasComo consecuencia del ranking, el pro bono se ha vuelto un bien preciado para las Am Law 100.  El ranking genera los incentivos adecuados para que la demanda de pro bono sea cada vez mayor. En este sentido, las clearing houses juegan un rol primordial porque son las asociaciones que reciben el mayor caudal de casos pro bono y los derivan a las firmas.
  • Partnerships con clientes. Hacer pro bono no es solo bien visto por los clientes sino también por los abogados in-house, quienes también quieren hacer pro bono. El 90% de los abogados in-house que hace pro bono lo hace de la mano de las firmas con las que trabaja. La modalidad más usual es que los abogados in-house y sus firmas participen conjuntamente de clínicas instructivas de un día completo donde, por ejemplo, capacitan a personas interesadas en iniciar start-ups en el “ABC” de cómo formar una empresa.
  • 50 horas pro bono obligatorias para matricularse. A partir de enero de 2015, quien quiera matricularse para ejercer como abogado en Nueva York (incluyendo abogados extranjeros) deberá acreditar haber realizado 50 horas de trabajo pro bono.  Este requisito excluyente que “impuso” el New York Bar Association lleva a las universidades a ofrecer a los alumnos la posibilidad de cumplir con el requerimiento participando en clinics.  Y a comenzar a discutir si el próximo paso será exigirlo también para mantener la licencia –como ciertos estados en USA que actualmente lo hacen exigiendo los CLE credits (Continuing Legal Education).
  • Emeritus Program. Las firmas permiten que los socios retirados continúen trabajando en temas pro bono y alentando a los asociados a colaborar y recibir también de ellos mentoring. Es un escenario win-win para todos: la firma, el socio retirado, los asociados y los clientes.
  • Recordatorio de carga de horas pro bono. Varias firmas sistematizan el envío de emails a sus abogados de manera trimestral, recordando que se encuentran por debajo de las horas pro bono que las firmas “strongly encourage”.
  • Activa búsqueda de trabajo pro bono corporativo. Cada peso o dólar que una ONG destina a costear abogados, es un peso o dólar que no destina a su misión. Esto es válido también para start-ups y pequeñas empresas, y el hecho de que tengan ánimo de lucro no es óbice –ni mucho menos- para que las firmas de Nueva York decidan, en la activa búsqueda de temas corporativos pro bono interesantes, aceptarlas como “clientes” pro bono. Las firmas brindan asesoría a las empresas para que no simplemente les vaya bien sino para que también “hagan bien”. Por ejemplo, la firma Linklaters contribuyó desde 2007 1.500 horas al desarrollo de las Sociedades B en Estados Unidos, donde 20 estados han dictado nuevas leyes que receptan esta nueva figura jurídica.
  • Activa búsqueda de trabajo pro bono internacional. El ranking pro bono empezó a computar el trabajo pro bono realizado en las diferentes oficinas en el mundo de las firmas globales. Es decir, no solamente fomenta el pro bono sino que lo fomenta a nivel internacional.

Como se ha mencionado anteriormente, Latinoamérica ha ido adoptando varias de la innovaciones pro bono y para dicho proceso la figura de los clearing houses ha ocupado un rol esencial. Según la última encuesta probono del Vance Center y Latin Lawyer los clearing houses de mayor importancia en Latinoamérica son: la Comisión de Trabajo Pro Bono en Argentina; El Institutio de Pro Bono en Brasil; la Fundación Pro Bono en Chile, Colombia y la de Republica Dominicana; la Fundación Barra en México y la Fundación Appleseed en México; el CIDSEP en Paraguay; la Alianza Pro Bono en Perú; y  ProVene en Venezuela.  Mientras que en Guatemala, un grupo de firmas está creando el primer clearing house.

Algunas de las innovaciones que se han adoptado en Latinoamérica son por ejemplo el partnership con clientes; en Chile son miembros de la Fundación Pro Bono empresas como Metlife, Wal-Mart, y J.P Morgan, entre otras. Mientras que en Argentina se ha incorporado por primera vez una empresa como miembro de la Comisión de Trabajo Pro Bono – hasta el momento estaba integrada solamente por firmas-.

El trabajo pro bono en Latinoamérica también se está dando a nivel internacional: las firmas latinoamericanas —con o sin oficinas en el exterior— participan en proyectos pro bono cross-border a través de organizaciones como el Vance Center. Esto les permite no solo solucionar problemas regionales, sino mantener fresca la relación con firmas de otros países, generar sinergias con firmas con las que no han trabajado, y nutrirse de las mejores prácticas en la región.

Se podría concluir entonces que Latinoamérica ha asumido un gran compromiso con el trabajo pro bono y que sus esfuerzos se dirigen hacía la dirección correcta. El resto será entonces cuestión de tiempo.

Se agradece al Cyrus R. Vance Center for International Justice, City Bar Justice Center, New York Lawyers for the Public Interest, Blacksmith Institute, Amnesty International, Mayer Brown, Linklaters, White & Case, Morrison and Foerster and Davis Polk & Wardwell; y a la Comisión de Trabajo Pro Bono del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

________________________________________________________________________________________


© 2016, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



ARTICULO ESCRITO POR:

Damasia Escudero

Legal Researcher, Washington

    Comparte con tus amigos










    Enviar
    Comparte con tus amigos










    Enviar