Skip to main content
Con el uso de la firma electrónica el papel se volverá obsoleto / Bigstock

¿Por qué es más seguro un documento electrónico que uno en papel?

Algún día hacer trámites con documentos de papel será historia
por Pepe Toriello
publicado el09/11/2018
Compartir

¿De qué manera podría darse cuenta de que una persona imprimió un contrato en papel y firmó en su nombre? ¿Qué nivel de capacidad intelectual necesita para poder falsificar una firma con pluma? ¿Cómo sabe que su contraparte fue quien realmente firmó el contrato que le enviaron por mensajería? Finalmente, ¿qué tan difícil es cambiarle la fecha a un contrato impreso?

 

Si comparan el nivel de seguridad de un documento impreso con uno electrónico —y me preguntan a mí—, falsificar un documento impreso es un chiste.

 

Sin embargo, el camino para poder dejar de utilizar papel no ha sido fácil. Cambiar la mentalidad de que un documento digital tiene la misma validez jurídica que uno en papel, continúa siendo la principal barrera de entrada para el uso de nuevas tecnologías.

 

Dos décadas de regular el comercio electrónico

 

Cuando el comercio electrónico comenzó a despegar en la década de los 90, los países miembros de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) tuvieron la necesidad de eliminar los obstáculos innecesarios ocasionados al comercio internacional por la falta de un régimen jurídico uniforme que lo regulara. Los socios comerciales necesitaban tener un texto normativo que regulara las nuevas tecnologías de comunicación utilizadas en sus relaciones de negocios.

 

El primer gran reto del comercio electrónico era poder ampliar el significado de "escrito", "firma" y de "original", para poder emplear documentos electrónicos.

 

Para lograr esto, el grupo de trabajo encargado de la redacción de la Ley Modelo de la CNUDMI sobre Comercio Electrónico de 1996 adoptó un criterio de "equivalencia funcional". Este criterio se basa en el análisis de los objetivos y funciones del requisito tradicional de presentar un documento por escrito en papel y determinar cómo un documento electrónico los puede satisfacer de igual manera.

 

En este sentido, la Ley Modelo sobre Comercio Electrónico estableció las siguientes equivalencias funcionales:

  • Escrito: cuando la información de un mensaje de datos (archivo electrónico) pueda ser consultada ulteriormente.
  • Firma: cuando el método utilizado identifique al firmante de un mensaje de datos y confirme que dicho firmante aprueba la información contenida en el mensaje de datos.
  • Original: cuando sea posible comprobar que el documento no sufrió modificaciones después de ser firmado.

En el año 2001 se dictaminó la Ley Modelo de la CNUDMI sobre Firmas Electrónicas, donde se estableció que cualquier tipo de tecnología de firma electrónica es válida, siempre y cuando sea posible vincular a los firmantes con el mensaje de datos y detectar cualquier alteración al documento posterior a la firma.

 

¿Cómo se cumplen los requisitos de la firma electrónica?

 

La firma electrónica es un tema medular en el proceso de transformación digital. Sin tener una firma electrónica válida, cualquier documento almacenado en nuestro disco duro no será más que una copia escaneada del impreso que tendríamos que seguir guardando físicamente.

Para cumplir con el requisito de vinculación de las partes, los proveedores de firmas electrónicas utilizan herramientas que capturan información de los firmantes como correo electrónico, fecha y hora de la firma, número de celular, IP, geolocalización o biométricos. Posteriormente, estos datos son incluidos dentro del mismo documento firmado en forma de una certificación.

Asimismo, los documentos también son protegidos contra cambios y se implementan controles criptográficos como el uso de huellas digitales (hash) para poder garantizar que la información se mantuvo íntegra.

 

Documento en papel versus documento electrónico

 

Ahora bien, comparemos los niveles de seguridad de utilizar un documento firmado en papel contra uno firmado de manera electrónica.

Si alguien quisiera falsificar un pagaré en papel, lo único que necesita hacer es practicar el trazo de una firma un par de días, imprimir un machote y firmarlo. A menos que se solicite un dictamen de un perito en grafoscopía, es muy fácil que un defraudador lo ejecute en su contra.

Que gane el juicio o no, es otro boleto. Pero por lo menos ya le metió en un problema que le llevaría varias semanas para resolver.

 

En cambio, para poder falsificar un documento firmado de manera electrónica, se necesitaría que alguien tenga acceso a su correo electrónico, su celular, IP y que usted no se dé cuenta de que llegó una solicitud de firma de un documento electrónico por cualquier otro medio.

 

El futuro es claro

 

La tecnología ya está disponible y los beneficios de usar firmas electrónicas son enormes. En el momento que utilicemos firmas electrónicas de manera generalizada, el papel se volverá obsoleto. Todos los trámites privados y con oficinas de gobierno se podrán llevar a cabo en línea. Los juicios podrán realizarse por internet y los juzgados ya no tendrán que guardar montañas de expedientes cosidos a mano, como si no existieran las computadoras.

 

Vamos a recordar el tiempo que nos tomaba gestionar un trámite utilizando papel como si estuviéramos hablando de la prehistoria.

 

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.