OPINIÓN


Entre la maestría, el secondment y el plan de carrera

Este es un tema que he discutido innumerables veces con colegas abogados, en ambientes de plena cordialidad y confianza, pero siempre con la incomodidad que representa hablar sobre salarios y dinero. La pregunta es simple. ¿Qué es lo que más me conviene para desarrollar mi carrera profesional: estudiar una maestría, hacer un secondment (rotación en un despacho de otra parte del mundo), o quedarme en el despacho y continuar con el plan de carrera? La respuesta, como siempre, es compleja. Comparto con ustedes algunas de las conclusiones básicas de estas conversaciones incómodas.

Partamos de un escenario común. El asociado junior lleva algunos años (pero no demasiados) trabajando para un mismo despacho de abogados en su país de residencia, y en este tiempo ha demostrado que aporta valor y que está dispuesto a dedicar largas horas a la oficina. Los socios de la firma parecen reconocer que el asociado tiene pasta para ser un buen abogado, y eso es lo que el asociado siempre ha querido ser. Es posible, sin embargo, que en este punto de su carrera, el asociado esté interesado en cambiar un poco la monotonía de su trabajo, ya sea realizando una maestría o un secondment, preferiblemente en algún lugar recóndito del mundo. Al mismo tiempo, el asociado teme perder el progreso que ha logrado en su despacho.

En situaciones así confluyen una gran cantidad de factores externos, como la política del despacho en el que trabaja, las perspectivas de crecer en ese despacho, y el mercado legal del país. Pero también entra en juego lo que el asociado espera realizar en su carrera profesional, en su carrera académica, y la aversión que tenga al riesgo; cada decisión acarrea un costo, no solamente monetario, sino de oportunidad.

Realizar la maestría –en especial en Estados Unidos o en Europa-, representa una inversión alta de tiempo y de dinero. La mayoría de los programas de maestría duran un año académico, y llegan a costar entre 40.000 y 80.000 dólares americanos, incluyendo la matrícula y el costo de vida en el país extranjero. Obtener cualquier tipo de beca o ayuda económica para afrontar estos costos, aliviana la angustia de realizar esta inversión en educación, pero algunas becas (como “Fulbright”) también imponen obligaciones, como la de retornar al país de origen por un tiempo determinado. Si el abogado es más abierto al riesgo, también puede financiar la maestría con un préstamo bancario, esperando que su salario “post-maestría” le permita repagar el dinero en un tiempo razonable.

La primera pregunta en la cabeza del maestrante es si la inversión, tanto de dinero como de tiempo, será compensada con un mejor sueldo en el futuro. En muchos casos, la respuesta es un rotundo sí. Algunas firmas incentivan a sus asociados a perseguir programas de maestría, brindan subsidios, y negocian con los asociados para asegurar su retorno a la firma al concluir el programa de estudios. La preparación académica y la exposición al mundo, no solo benefician a los asociados, sino también a los despachos de abogados que retienen a abogados prometedores, y por ello, estas firmas apoyan el desarrollo de sus abogados. Lógicamente, este no es el caso de todos los despachos.

También es posible que el asociado desee romper su vínculo con el despacho en el que trabaja, esperando que la maestría le brinde una ventaja competitiva que le permita conseguir un mejor trabajo en otra firma, o simplemente tener posibilidades abiertas. Este es un riesgo que el asociado podría afrontar, pero es recomendable que, antes de hacerlo, tome en cuenta el mercado legal al que se enfrenta. ¿Existen otros despachos que estarían dispuestos a mejorar la oferta de trabajo en el país de origen? ¿O existe, tal vez, la posibilidad de convalidar el título profesional, y ejercer derecho en el país donde se desarrolló la maestría? Esta es una posibilidad, por ejemplo, para los abogados que toman el examen de la barra del país que visitaron, pero únicamente en los lugares que así lo permiten. Las maestrías muchas veces son el trampolín utilizado para saltar entre despachos, industrias, e incluso países.

Otra opción para el asociado es la de olvidar el tema de la maestría y tratar de realizar, en cambio, un secondment. Esta opción le permitiría cortar un poco la monotonía de su trabajo en el país en el que reside, sin desvincularse por completo de la firma en la que trabaja. Muchos despachos en Iberoamérica mantienen redes de intercambio de abogados con bufetes en otros países, incluyendo opciones en algunas de las plazas comerciales más importantes del mundo, como Nueva York o Londres. Esto permite que algunos de sus asociados puedan pasar periodos por lo general de 6 meses a 1 año, trabajando en una firma diferente, como asociados extranjeros. De esta forma, el asociado gana experiencia y exposición al mundo, mientras que sus despachos se benefician del estrechamiento de lazos y contactos para la promoción de sus negocios.

Algunas firmas prefieren que sus asociados realicen secondments en vez de estudiar maestrías, porque consideran que la experiencia laboral es más valiosa que la ilustración académica de una maestría. Esto podría no ser, sin embargo, lo que desea para su futuro, particularmente si tiene aspiraciones académicas y quiere, por ejemplo, impartir clases en la universidad en algún momento de su carrera; para tales asociados, la maestría parece ser una mejor opción.

Finalmente, el asociado bien puede olvidar todo este asunto y continuar con su plan de carrera en su despacho actual. Ni la maestría, ni la experiencia internacional son aspectos determinantes para avanzar profesionalmente. No se trata de requisitos a ser tachados de la lista de quehaceres, sino de herramientas, que el abogado puede, o no, utilizar para dar forma a su carrera. Ninguna de estos caminos es fácil, pero es recomendable que, en la medida de sus posibilidades, el asociado considere estas opciones, porque en el mundo globalizado de hoy, estas herramientas están cada vez más al alcance de todos y son cada vez más útiles.


© 2016, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

2 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Carlos Escalona
    Ago 03, 2016 - 08:09 PM

    Excelente artículo. Muy buen análisis de la situación y de los tres escenarios.

    Reply
  2. Juan Plana Santamaria
    Ago 02, 2016 - 08:38 AM

    buenos días; Doctor esta excelente su aporte y comentario muchas gracias y estaremos en contacto por esta vía siempre soy Juan plana de venezuela Abogado

    Reply

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



José Carlos Bernal Rivera

ARTICULO ESCRITO POR:

José Carlos Bernal Rivera

Asociado en Guevara & Gutiérrez S.C. Servicios Legales, Bolivia.

    All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
    Comparte con tus amigos










    Enviar
    Comparte con tus amigos










    Enviar