El tráfico de combustibles genera un ‘hueco’ fiscal de 200,000 millones de pesos anualmente / Archivo

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, movió de nuevo sus piezas para combatir el tráfico de hidrocarburos. La estrategia que inició con su gobierno, dejó al país durante semanas sin abasto de combustible necesario; y ahora, también tiene que enfrentarse al alza en los precios del gas LP, de uso doméstico, cuyo costo ha disminuido para los mayoristas, pero que no se ha traducido en el bolsillo de los mexicanos.