Una sociedad que opta por un sistema legal indulgente con el crimen educa mal a sus ciudadanos. / Freepik
Un entorno social donde se fomentan las desviaciones éticas, no se castigan y se aceptan es ideal para alimentar el comportamiento corrupto.