México es un crisol de tradiciones artísticas, creatividad cultural y riquezas naturales. Las últimas propician la elaboración de productos con características muy particulares, atribuibles a las condiciones geográficas, pero también a las técnicas tradicionales que forman parte de la comunidad que los produce.