Las grandes firmas de abogados surgieron a finales del siglo XIX. Distintos autores han tratado de explicar las razones que llevaron a los abogados a asociarse y comenzar a ofrecer sus servicios profesionales en conjunto con otros abogados, dejando atrás el ejercicio liberal de la profesión.