Skip to main content
El uso de la inteligencia artificial hace que los abogados se pronuncien ante lo que es un abogado-robot / Pixabay

Tiempo de definir al abogado robot

El uso de aplicaciones tecnológicas como DoNotPay App hace que algunos abogados reflexionen sobre qué o quién puede llamarse abogado
por Lara Valencia
publicado el15/01/2019

“Le diría a los abogados comerciales: dejad de cobrar dinero por copiar y pegar unos cuantos documentos. La tecnología que tenemos a nuestra disposición es maravillosa”. Son las palabras de Joshua Browder, estudiante de Standford, millennial (tiene tan solo 22 años) y fundador y CEO de DoNotPay App, el  “abogado robot”  de inteligencia artificial (IA) que comenzó como un servicio para recurrir multas de estacionamiento, pero que rápidamente se expandió para ofrecer  otros servicios legales.

Browder no es abogado, pero su aventura emprendedora le llevó a ser citado y abordado por varios medios especializados del sector legal. Como buen millennial, supo aprovechar las redes para ganar muchos adeptos.

Hasta ahora, nada parece haber frenado su entusiasmo por seguir con la promoción de  DoNotPay App. Siempre que tiene ocasión, deja claro que un buen abogado es “el que asesora y argumenta en los tribunales, no el que cobra horas por revisar documentos”. Su perfil de Twitter muestra con orgullo lo siguiente: Robin Hood of the Internet, according to BBC ("El Robin Hood de internet, según BBC").

Fue precisamente a través de la red social que Stephen Palley, socio de Anderson Kill —y quien ha ejercido de abogado por más de 20 años en EE.UU.— cruzó algunas palabras con Browder. Palley es otro entusiasta de la tecnología. Lanzó su propio software hace cinco años y tiene algo que decir respecto a la consigna con la que se publicita DoNotPayApp:

“Ya puede demandar en los 50 estados de forma gratuita, luchar contra las corporaciones y golpear a la burocracia”.

Stephen Palley
Stephen Palley

Más tiene que añadir sobre la definición de robot lawyer. Sin miedo a que la tecnología termine por desplazar a los abogados humanos, sí se muestra rotundo por lo siguiente:

DoNotPay App no es realmente un robot y no es realmente un abogado. El término abogado es una figura muy regulada en los Estados Unidos. No puedes llamarte abogado si no lo eres. Para ello, tienes que ser una persona, por ahora. Necesitas tener una licencia. La práctica de la ley implica el ejercicio del juicio. Aunque admiro la intención de este emprendedor, el hecho de que la aplicación haya sido llamada ‘abogado’ es simplemente erróneo”.

Palley tiene una larga lista de peros que argumentan su postura escéptica, aunque reconoce que el software sí apunta algo de forma correcta: no siempre las personas encuentran la ayuda legal que necesitan.

Bernardo Tobar (fundador de Tobar ZVS Spingarn) lo ve claro en este sentido. No solo porque se confiese defensor de la tecnología legal, sino porque con independencia de lo que ofrezca el servicio de Browder, “las nuevas tecnologías están permitiendo el acceso universal y a bajo o cero costo, con beneficios que antes tenían un coste elevados”.

La figura del abogado

El concepto de "abogado" no solo es un término muy regulado en el país norteamericano, sino que además atiende a la particularidad de que los EE.UU. albergan a varias jurisdicciones. Es por ello que Palley también cuestiona aquello de “ya puedes demandar en los 50 estados”:

“Para crear un formulario que funcione en cualquier lugar de los EE.UU. la información debe renovarse constantemente, asegurarse de que sus formularios estén actualizados a nivel estatal y a nivel de condado. Eso es una tarea masiva”.

Rodrigo Moncho (asociado de ARAQUEREYNA) reflexiona sobre cómo esto aplicaría en su país:

Rodrigo Moncho
Rodrigo Moncho

“En el caso de Venezuela podría hacerse la misma objeción señalada por Stephen Palley. Para ser abogado es necesario ser una persona física, haberse graduado en la universidad con ese título y estar autorizado para actuar por el Colegio de Abogados correspondiente. En mi opinión, sin embargo, nada impediría que un abogado (persona física) firmara o avalara el trabajo del abogado robot. La persona estaría cumpliendo con el requisito formal y haciéndose responsable por el trabajo realizado por el robot. Esto es lo que hacemos en widulegal.com”.

Otro de los debates que surgen a raíz de historias como la de Joshua Browder y su app es el del camino que toman las leyes y la innovación, que todavía perecen ser muy distantes. Especialmente en el caso del derecho continental, las leyes suelen responder a esquemas que fueron creados en el pasado y su ejecución está muy delimitada por la teoría.

“Las leyes limitan la innovación en todo el mundo. Responden a pesadas y lentas lógicas del siglo pasado, mientras que la innovación se acelera exponencialmente. No hay modelo regulatorio que pueda seguirle el paso al vértigo tecnológico, ni que lo entienda. Creo que es un error basar en la regulación existente una opinión sobre el servicio legal que puede prestar una IA” , añade Bernardo Tobar.

El creador de DoNotPay App quiere seguir explorando las posibilidades de la tecnología que puedan ayudar a los consumidores. Es precisamente en ese punto donde Palley piensa que se podrían generar más problemas e irónicamente más trabajo para los abogados:

"Es muy fácil acusarme (como él hizo) de defender un monopolio de la profesión. Eso no tiene sentido, porque la gente que hace demandas menores por lo general no contrata abogados. No es un segmento de la población por el que yo compita. La idea de que amenaza mi existencia no refleja lo que la mayoría de los abogados hacen. No soy fiscal ni hablo en nombre de ningún Colegio de Abogados, pero si alguien de las 50 barras de los EE.UU. o del Distrito de Columbia lo estudia y descubre que en realidad no es un abogado, él podría terminar teniendo que responder ante ellos".

Mejorar el acceso a la justicia a través de la tecnología

Tobar insiste en que apenas un 15 % de las firmas legales en el mundo están utilizando herramientas de IA. Cree que esta es la prueba de lo que siempre se ha dicho de los abogados:

"Son reacios a adoptar tecnologías. Habrá abogados con miedo a desaparecer, pero pienso que son más los que no ven la IA como algo que pueda desplazarlos, y este es su mayor riesgo. No se están preparando para aprender a trabajar con ella”.

Bernardo Tobar
Bernardo Tobar

 

“No estoy para nada en contra de la tecnología legal. Pero lo que hace falta es que le demos más herramientas y más información a la gente”, dice Palley. El abogado norteamericano explica que, efectivamente, es fan de la tecnología. Observa con especial atención proyectos como el Caselaw Access Project —plataforma de acceso libre en línea a la jurisprudencia de los Estados Unidos— y el generador de poesía Limericks, ambos promovidos por  la Universidad de Harvard.

Bernardo Tobar ha practicado el derecho por 29 años y conoce bien el “laberinto normativo” que genera complejidad e incertidumbre. Cree que el sistema solo beneficia a la burocracia, a los cuellos de botella que generan corrupción, a los políticos y a los abogados, cada vez más necesarios para desentrañar el sentido de las leyes:

“Estoy convencido de que la tecnología es la única fuerza capaz de devolverle libertad y justicia a los ciudadanos: IA para resolver conflictos sin intereses de por medio; blockchain para hacer contratos inteligentes y eliminar intermediaciones burocráticas o de otra índole”. 

¿Qué decirle entonces a quienes consideren que la importancia dada a las máquinas haga sombra al trabajo hecho por las personas? Rodrigo Moncho entiende que el abogado robot ocupe espacios de medios y redes:

“En ocasiones las noticias sobre adelantos tecnológicos ocupan los titulares, pero creo que la razón es que un abogado presentando una demanda nunca podría ser una sorpresa. Una computadora presentando una demanda tiene que ser noticia. Y es una noticia muy interesante”.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.