Skip to main content
Piñera cancela APEC y COP25. Foto:archivo APEC Chile 2019

¿Qué sigue para la APEC y COP25 después de quedarse sin su sede oficial?

Se acerca el plazo para liberar el comercio en la región Asia-Pacífico y debe establecerse el mecanismo que garantice la reducción de los gases de efecto invernadero
por Ana Karen de la Torre
publicado el31/10/2019

Aunque falta la confirmación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), España se ha ofrecido a realizar en Madrid la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP25). Pero no hay pronunciamientos oficiales sobre el destino de la Cumbre de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), misma que reúne el 60 % del Producto Interno Bruto (PIB) y el 50 % del intercambio comercial, ambos indicadores mundiales.

Este miércoles, en medio de la crisis social en Chile, faltando solo 17 días para que los 21 líderes de la APEC se reunieran en Santiago, Sebastián Piñera anunció que el país sería sede solo de la Copa Libertadores. Esta es la primera vez que se cancela una Cumbre APEC. 

"Dadas las difíciles circunstancias que ha vivido nuestro país y que hemos vivido todos los chilenos durante las últimas semanas, considerando que nuestra primera preocupación como gobierno es concentrarse absolutamente en, primero, restablecer plenamente el orden público, la seguridad ciudadana y la paz social. Segundo, impulsar con toda la fuerza y la urgencia que se requiere la nueva agenda social", explicó Piñera.

¿Por qué es importante la Cumbre APEC?

"La participación de Chile en APEC es un poderoso instrumento para crear más y mejores empleos para nuestros compatriotas, para generar más y mejores oportunidades para nuestras empresas y muy especialmente la micro, pequeña y mediana empresa y para crear condiciones de una vida de mejor calidad para todos los chilenos", manifestó el mandatario. Más del 70 % de las exportaciones chilenas tienen como destino uno de los países miembros. 

Un día antes del anuncio, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, confirmó su asistencia con el mensaje de que esperaba firmar el acuerdo de ‘paz’ arancelario con Xi Jinping, presidente de China. Dadas las circunstancias, el mandatario norteamericano ya anunció que buscará firmar ese acuerdo aunque no sea en la Cumbre APEC.

Desde septiembre se llevaron a cabo en distintas ciudades una serie de eventos como la Semana APEC de la Pyme; el de Policy Partnership on Women and the Economy; y las conversaciones entre las economías APEC, en la Semana de las Finanzas, logrando acuerdos económicos. 

Lo que sí canceló Piñera fue la cumbre, la reunión de 21 presidentes de países potencia: Estados Unidos, Rusia, China y Japón y de las naciones que se unen por el Océano Pacífico como Australia, Brunéi, Canadá, Indonesia, Corea, Malasia, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. De Latinoamérica solo México, Perú y Chile son parte. La renuncia de Chile a ser sede complica la reunión que abordaría temas de comercio internacional entre la región. Hasta ahora, la APEC, como institución, y Rebecca Fatima Santa María, secretaria ejecutiva del organismo, han manifestado su apoyo al país, sin hacer mención de una nueva sede. 

La última reunión se llevó a cabo el año pasado en Papúa Nueva Guinea. La importancia de las reuniones más recientes es su cercanía con el plazo de las ‘metas de Bogor’, que son una serie de compromisos fijados en Indonesia, por los países miembros del APEC, para liberar el comercio y las inversiones. Se fijó como objetivo para el 2020 que todas las economías, incluídas las que están en desarrollo, se conviertan en un área libre para el comercio y abierta al flujo de bienes, servicios e inversiones.

De manera paralela al foro de la APEC, se desarrollan reuniones del APEC Business Advisory Council (ABAC) que está integrado por tres empresarios de cada país miembro y un número variable de países no titulares. Es el Consejo Empresarial de más alto nivel que sostiene reuniones con los jefes de gobierno.

La deuda de la COP25 

También es la primera vez que se cancela una Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Para la COP22, en 2016, por ejemplo, la república de Fiyi, archipiélago de Oceanía, no canceló propiamente realizar el evento en su territorio, sino que se decidió realizarlo en Marruecos. Fiyi se convirtió en el primer país en formalizar el Acuerdo de París, un convenio elaborado en el marco de la COP21, en 2015, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de carbón. 

China es uno de los 200 países que ya lo han firmado y se comprometió, para el 2030, a obtener una quinta parte de su electricidad con fuentes libres de carbón. 

Lo que se espera para la COP25 es que, al fin, se logre un consenso para definir los mecanismos del mercado y así dar cumplimiento al artículo 6 del acuerdo, que trata sobre la mitigación de las emisiones mundiales. Es el punto en que la comunidad internacional más ha discrepado. 

Lo que se contempla es que cada país tenga un sistema centralizado para determinar la transferencia de bonos de carbono. Se plantea que se puedan realizar transacciones con bonos para que los países lleguen a cumplir sus metas: que se compren bonos para que otros países sean los encargados de emitir los gases contaminantes. El punto de discordia es establecer las bases de uso de esos bonos. 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.