Skip to main content
La pandemia pasará y los abogados seguirán siendo los mismos, con lo bueno y lo malo / Pixabay
La pandemia pasará y los abogados seguirán siendo los mismos, con lo bueno y lo malo / Pixabay

Lo que la pandemia no cambiará en la profesión legal

Si bien existe en el ambiente un anhelo de que la pandemia lo cambie todo, la historia nos enseña que son exageraciones infundadas
por Rafael Mery*
publicado el24/08/2020

En una entrevista para Harvard Law Bulletin en enero de 2010, la recién nombrada decana de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard, Martha Minow, sostenía que la crisis financiera de 2008 sería un punto de inflexión para la profesión legal. En 2009, Larry E. Ribstein publicó en Wisconsin Law Review un artículo titulado The Death of Big Law, donde predecía la contracción y desaparición de las grandes firmas de abogados, producto de un cambio radical de paradigma. 

En 2008, Richard Susskind publicó su libro The End of Lawyers? en el que sostiene que en los siguientes 20 años el sector legal cambiará más de lo que ha cambiado en los últimos dos siglos. Y esos cambios vendrían de la mano de lo que él denominó el "Más por Menos", la liberalización del mercado legal y la tecnología de la información. 

Las firmas legales, tal como las conocemos hoy, surgieron a fines del siglo XIX, cuando la práctica legal se comenzó a ejercer desde firmas compuestas por socios y asociados, donde los clientes pasaron a ser de la firma y no de los abogados, lo que les permitía ofrecer un servicio continuo en todas las áreas que la gestión corporativa requería. Bajo un modelo que se conoce como el “Sistema Cravath”, las firmas reclutaban a los mejores egresados de las escuelas de Derecho de élite con la expectativa de llegar a ser socios luego de pasar un período de prueba. 

Un siglo después (y algo más), las firmas legales siguen manteniendo la misma estructura y el trabajo legal sigue ofreciéndose de igual forma. Cambios más, cambios menos, los abogados siguen trabajando igual que como lo hacían a fines del siglo XIX.


Este artículo forma parte de la sección Gestión LexLatin sobre temas de management de firmas legales. Aquí puedes subscribirte al boletín


El siglo XX fue un tiempo de desarrollo y consolidación para las firmas legales que vivieron su máximo esplendor en los años 60. Pero también fue un siglo que trajo consigo una de las crisis económicas más grandes de la historia: la Gran Depresión iniciada con el crack de octubre de 1929. Luego le siguieron la recesión de 1945-1946 producto de la posguerra, la crisis del petróleo en 1973 que trajo una recesión que afectó a gran parte del mundo desarrollado a fines de los años 70 y principios de los 80, para terminar el siglo con la crisis asiática de fines de los años 90.

Y el siglo XXI también golpeó a las firmas legales con la crisis financiera de 2008, período que se suele denominar como la Gran Recesión y del que se ha llegado a afirmar que fue un punto de inflexión para la profesión legal.

Hoy estamos en medio de una nueva crisis producto de la pandemia del COVID-19 que ha golpeado a todos los países y está dejando una de las peores crisis económicas de las que se tiene recuerdos. 

Pero las firmas legales parecen que solo ven pasar el tiempo y nada termina derrumbándolas. Siguen ahí, bajo el mismo modelo que las vio surgir a fines del siglo XIX, dominadas por un grupo de socios mayoritariamente hombres y apalancada en abogados asociados que siguen en carrera para llegar a la cúspide.

La crisis de 2008 trajo consigo un sinnúmero de libros, artículos y columnas de opinión que predecían una transformación sin precedente en la industria legal. Sería el fin del partnership tradicional, el cobro por hora quedaría atrás, las firmas experimentarían una transformación digital producto del impacto de las nuevas tecnologías y los proveedores alternativos se harían del mercado legal.

Nada de eso pasó. Aunque, para ser precisos, debemos decir que algunos “cambios” sí se han visto en los últimos años, principalmente de la mano de proveedores alternativos que, apalancados en la tecnología, han entrado al mercado legal para competir con las tradicionales firmas de abogados en sus servicios más commodities.

La pandemia nos tiene nuevamente hablando de cambios en la profesión legal. Los confinamientos estarían impulsando con más fuerza una transformación digital en las firmas legales y el trabajo remoto, según algunos, habría llegado para quedarse.

Mi impresión, sin embargo, es que la abogacía seguirá siendo la misma que conocíamos antes de la pandemia. El teletrabajo durará mientras dure el confinamiento, porque los abogados necesitan sus oficinas. Los socios necesitan ver a sus equipos trabajando y los asociados necesitan mostrarse si desean seguir en la carrera para llegar a ser socios. Y la transformación digital no será impulsada por la pandemia sino por los clientes, ya que mientras estos sigan buscando a sus abogados por el prestigio y la reputación, el salto a la tecnología solo será cosa de “expertos” y sus columnas o webinars.

Las crisis dejan perdedores y ganadores y esta no será la excepción. Al igual que la Gran Recesión del 2008, algunas firmas encontrarán oportunidades de crecimiento y expansión, mientras otras terminarán cerrando sus puertas o viendo con nostalgia la facturación de los años previos. 

Si bien existe en el ambiente un anhelo de que la pandemia lo cambie todo, la historia nos enseña que son exageraciones infundadas. La pandemia pasará, al igual que la crisis económica que trae consigo, y los abogados seguirán siendo los mismos, con lo bueno y lo malo. 

*Rafael Mery es director de Mirada 360º para Latinoamérica y profesor de Derecho Económico en la Universidad Alberto Hurtado.


Si te gustó este artículo, puedes regístrate aquí para recibir el boletín en tu correo.

Nuestra sección de opinión recibe artículos escritos por profesionales del derecho y ramas relacionadas que quieren compartir sus reflexiones y visión personal de las tendencias en la profesión legal. Si le interesa colaborar, no dude en escribirnos a editor@lexlatin.com para recibir información más detallada sobre nuestra política editorial. Las opiniones recogidas en esta sección son independientes y no representan la línea editorial de LexLatin.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.