Skip to main content
El mundo será de aquellos que se atrevan a cambiar y retar el status quo, la pregunta es ¿de qué lado estarás tú?/ Fuente: Twitter
El mundo será de aquellos que se atrevan a cambiar y retar el status quo, la pregunta es ¿de qué lado estarás tú?/ Fuente: Twitter

Abogados, crónica de una muerte anunciada

"No se trata únicamente de innovar y desarrollar tecnología, sino también de crear una experiencia significativa para el usuario de servicios legales"
por Carlos David Valderrama*
publicado el17/11/2020
Compartir

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

La realidad aplastante está cambiando la forma de consumir servicios legales a pasos agigantados. Por alguna razón particular, que escapa de mi apreciación, el gremio legal y sus abogados creen que el cambio no les afectará y que es posible mantener el status quo, formas y usos que han construido a lo largo de siglos, situación que eventualmente detonará la crónica de su muerte anunciada.

No obstante lo anterior, la innovación disruptiva legal llegará y eliminará de tajo a los incumbentes tradicionales, cuya arrogancia y ceguera los dejará inmovilizados y sin capacidad de respuesta alguna.

Lo anterior implica que más de los 778.125 abogados que a la fecha cuentan con cédula profesional de licenciatura en Derecho emitida en México se quedarán sin trabajo.

¿Qué está cambiando?

Tradicionalmente, el motor del crecimiento de las firmas legales estuvo basado en tierra, capital y trabajo. Años y años de evolución monetaria y capitalismo exacerbado marcaron la pauta en la construcción de firmas legales en donde la teoría de la escasez era el determinante del crecimiento económico de la firma.

Una firma legal podría acelerar su crecimiento económico al aumentar la producción de servicios por arriba del capital que gastaba en el proceso de producción. Es decir, en la división clásica de factores de producción, tierra (oficinas), trabajo (capacidad física y mental de sus abogados para producir servicios) y capital (maquinaria y equipo). La productividad a su vez era determinada por la cantidad de servicios producidos por cada hora trabajada y las tasas de crecimiento de la productividad de la firma legal determinaban la tasa de crecimiento de su renta media.

Te  recomendamos leer: La hora facturable, la enemiga de la innovación

En ese sentido, la teoría de la escasez determinaba que la capacidad de la firma legal de producir servicios estaba restringida por sus recursos limitados lo cual, a su vez, era afectado por la economía de escala. 

En este caso, la economía de escala se refiere a que el costo promedio de un servicio ofrecido decrece con el incremento en la escala o magnitud del número de usuarios atendidos, lo cual implicaba que si querías atender a más clientes debías incurrir en mayores costos.

Ante lo anterior, las tecnologías emergentes se posicionan como un nuevo factor de producción, ya que con estas se pueden prestar servicios legales a una velocidad mucho mayor, al implementar tareas que serían imposibles de realizar para los abogados.

En relación con su escalabilidad, esta ya no es limitada por la economía de escala, sino que, a través de la aplicación de la economía de red, es decir, donde el valor del producto o servicio incrementa por cada nuevo usuario que se suma a su consumo, se generan incentivos para volver virales a este tipo de esquemas. En adición, la inversión en dicha infraestructura tecnológica puede permitir la atención escalable de clientes en el tiempo, sin que se dependa de economía de escala.

Lo anterior es explotado por nuevos modelos de negocio, que están basando su éxito en la innovación disruptiva legal.

¿Qué es la innovación disruptiva legal?

La frase innovación disruptiva ha sido malentendida y empleada de manera indiscriminada para referirse a cualquier tecnología que sea innovadora. En realidad, Clayton M. Christensen, Michael Raynor y Rory McDonald, en un artículo publicado en Harvard Business Review, definen como disrupción un proceso impulsado por una startup, con recursos limitados, que logra poner en jaque a negocios tradicionales y bien posicionados.

Indican que este tipo de compañías se enfoca, en primera instancia, en mejorar su producto o servicio para sus clientes más demandantes, con una línea de negocio más redituable, así como que normalmente este producto o servicio:

(i) No está dirigido a un segmento importante de consumo, razón por la que los disruptores pueden trabajar sin tener una competencia real, ya que desempeñan su función en un mercado que no es interesante per se para el resto de los jugadores de la industria; y (ii) es obtenido a un menor costo con diversas implementaciones que mejoran la eficiencia de su proceso.

Una vez desarrollada la ventaja competitiva anterior, la start-up accede a mercados controlados por sus competidores y explota sus eficiencias y menores costos de manera tal que sus competidores no tienen tiempo de reaccionar y mueren en el intento.

También te puede interesar: Nuestro primer ebook "Los clientes, la transformación digital y la pandemia obligan a revisar el modelo tradicional" ¡Puedes descargarlo gratis!

¿Qué elementos debo considerar en la construcción de un modelo de innovación disruptiva legal?

Desde nuestra experiencia como emprendedores seriales, el primer paso para iniciar un emprendimiento con base en un modelo de innovación disruptiva legal es determinar el modelo de negocio. Para ello, será fundamental definir qué tipo de servicio o producto legal se ofrecerá. La elección del servicio legal más apropiado dependerá de la experiencia previa de los fundadores. 

Una vez realizado lo anterior, se deberá realizar un análisis de los insumos necesarios: (i) capital; (ii) brazo tecnológico; (iii) infraestructura tecnológica; y (iv) talento humano.

En esta etapa nos podemos basar en metodologías tan eficaces como Lean Startup, que busca implementar negocios evitando desperdiciar tiempo, recursos y esfuerzos inútiles, permitiendo identificar un modelo de negocio rentable.

Los productos mínimos viables representan una manera eficiente y de bajo costo para validar tu idea y darle forma a tu emprendimiento. Lo anterior permite realizar un análisis marginal a fin de identificar los efectos de las adiciones o sustracciones en una situación, así como evitar la ley de costos de oportunidad crecientes, es decir, el principio que afirma que el costo de oportunidad aumenta a medida que la prestación de un servicio o producto se expande.

Para facilitar lo anterior, es posible implementar diferentes principios, metodologías o frameworks cuyo despliegue aumenta la preparación de nuevos productos o servicios, así como su salida al mercado de manera pronta y expedita. Dentro de los mismos, destaca Agile y su técnica Scrum.

Agile consiste en una serie de principios que, de acuerdo con el onceavo reporte del estado de Agile, realizado por Verisone, permiten desarrollar un proyecto (producto o servicio) teniendo como beneficio principal (i) la habilidad de cambiar prioridades; (ii) el incremento de la productividad del equipo; y (iii) mejorar la visibilidad del proyecto.

Dentro de las diferentes técnicas que se pueden implementar con Agile, destaca Scrum y Kanban, así como la planificación iterativa, reunión diaria y retrospectivas.

De acuerdo con la guía de Scrum, creada por Ken Schwaber y Jeff Sutherland, este te permite entregar productos para un problema complejo con el mayor valor posible. Kanban -por su parte- se concentra en visualizar un flujo de trabajo y desmenuzarlo en pequeñas piezas.

Por su parte, Design Thinking es un método que te permite resolver problemas complejos teniendo en cuenta al usuario o consumidor de los servicios o productos y se basa en la empatía, definición del problema, creatividad para atacar el problema, la definición de un prototipo y la evaluación de este. En adición, el modelo canvas se traduce en una plantilla que te permite identificar de manera ágil los diferentes aspectos clave de un modelo de negocio.

También puedes leer: El auge de la gestión de proyectos legales (Lawyers Management Program)

Al final del día no se trata únicamente de innovar y desarrollar tecnología, sino también de crear una experiencia significativa para el usuario de servicios legales, eliminando la información innecesaria y de mala calidad y disminuyendo cualquier limitación o fricción que el usuario tenga con la tecnología.

En dicho contexto, será de suma importancia considerar conceptos como recompras, long time value users, adaptabilidad del producto, así como el mapeo del viaje del usuario.

Detonar experiencias interconectadas, donde la inmediatez, comunicación, personalización y toma de decisiones están centradas en la construcción del producto o servicio legal, será fundamental. Considerar el cambio en los patrones de consumo de servicios y productos legales en las generaciones Gen X, Millennial -Y, Centennial Z y Alpha determinará el éxito o fracaso de tu emprendimiento. Nota que este tipo de consumidores se comunican por apps de mensajería, usan emojis, súper apps y están acostumbrados a interactuar con smartphones, realidad virtual, internet de las cosas y biometría.

La rapidez en procesos de onboarding, el acceso a productos y servicios diferenciados, mejores experiencias, mejor calidad de los servicios dará pie a negocios escalables que harán uso de tecnologías digitales para adaptarse positivamente a situaciones adversas, como la pandemia mundial a la que nos enfrentamos, en donde equipos “lean” conformados por pocos integrantes y enfocados al diseño, producto y servicio harán la diferencia.

La atracción de clientes mediante el uso de plataformas digitales, desarrollo de estrategias de producto mediante iteraciones agresivas, cambio en el modelo de negocio con nuevos mecanismos de entrega, menores costos y nuevas alternativas serán cosa de todos los días.

Los modelos aprovecharán el efecto red para capitalizar las redes de sus clientes, construcción de plataformas, transformación de datos en activos (big data, toma de decisiones basadas en datos), innovación mediante la experimentación ágil divergente y convergente, desarrollos de prototipos mínimos viables e identificación de caminos para escalabilidad.

El mundo será de aquellos que se atrevan a cambiar y retar el status quo, la pregunta es ¿de qué lado estarás tú? 

*Carlos David Valderrama es socio fundador de Legal Paradox, única firma legal en México enfocada exclusivamente en FinTech & Blockchain. 

Este artículo fue publicado originalmente en el ebook De la Crisis a la Transformación por Lawit Group.


En LexLatin te queremos invitar a probar nuestra herramienta tecnológica Ágora, con las que puedes conocer cada una de las operaciones que están ocurriendo en el mercado legal latinoamericano. ¡Regístrate y accede aquí!

Nuestra sección de opinión recibe artículos escritos por profesionales del derecho y ramas relacionadas que quieren compartir sus reflexiones y visión personal de las tendencias en la profesión legal. Si le interesa colaborar, no dude en escribirnos a editor@lexlatin.com para recibir información más detallada sobre nuestra política editorial. Las opiniones recogidas en esta sección son independientes y no representan la línea editorial de LexLatin.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.