Las claves de la demanda contra Facebook por monopolio

 La acusan de haber ejecutado, durante la última década, una estrategia de compra o entierro, es decir sacar del mercado a cualquier competidor / Fuente: Archivo
La empresa de Zuckerberg podría llegar a desincorporar Instagram y WhatsApp en el peor de los casos
Fecha de publicación: 10/12/2020

De los 50 estados que abarca el territorio de Estados Unidos, 46 se han unido para presentar una demanda colectiva en contra del gigante tecnológico Facebook. Los únicos que se han negado a unirse a dicha demanda son Dakota del Sur, Carolina del Sur, Alabama y Georgia.

Hace apenas unos meses, Mark Zuckerberg, dueño de Facebook; Tim Cook, gerente general de Apple; Jeff Bezos, dueño de Amazon, y Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, comparecieron ante el Comité Judicial de Estados Unidos para declarar en el marco de las investigaciones por prácticas monopólicas que se llevaban en su contra. Hasta el momento, esta es la primera demanda a nivel federal que enfrenta Facebook. 

Los 48 fiscales acusan a la empresa de prácticas monopólicas. La señalan de haber ejecutado, durante la última década, una estrategia de compra o entierro, es decir, de sacar del mercado a cualquier competidor. Lo que se busca es comprobar que cada vez que Facebook percibía que otras empresas emergentes constituían redes sociales competitivas que dejarían al gigante tecnológico atrás en nuevos segmentos, Zuckerberg hacía una oferta lo suficientemente alta como para que no pudieran rechazarla y las adquiría. La tesis de los fiscales apunta que este era el modus operandi de Facebook para neutralizar a la competencia. 

Por ejemplo, en julio pasado, durante la investigación conducida por el subcomité antimonopolio en tecnología de la Cámara de Representantes, fueron presentados como evidencia correos electrónicos que Zuckerberg había enviado a su director financiero, David Ebersman, en los que se demostraba que el empresario estadounidense conocía bien el verdadero valor de adquirir Instagram para eliminar la competencia. Los correos filtrados por la prensa datan de 2012, antes de la compra de la red social. En uno de ellos Zuckerberg escribió:

“Estos negocios son incipientes, pero las redes establecidas, las marcas ya son significativas y, si crecen a gran escala, podrían ser muy perjudiciales para nosotros, dado que creemos que nuestra propia valoración es bastante agresiva y que somos vulnerables en los dispositivos móviles, tengo curiosidad por saber si deberíamos considerar ir tras uno o dos de ellos. ¿Qué piensas?".

En un recuento de los hechos, Facebook compró Instagram en abril de 2012 por 1.000 millones de dólares, aunque la valoración de la empresa era de 500 millones de dólares. En aquel entonces, Instagram contaba con poco más de 11 millones de usuarios. Tan solo dos años después, Zuckerberg compró WhatsApp por 19.000 millones de dólares. 

En la demanda presentada se cita que, diariamente, más de la mitad de la población estadounidense mayor de 13 años utiliza la red social para comunicarse y relacionarse con el mundo exterior. Y si bien no se paga un precio por su uso, los usuarios pagan, simbólicamente con sus datos personales. La consecuencia de esto es que la red social acumula ganancias por publicidad. 

La demanda pretende que Facebook no pueda adquirir nuevas empresas valuadas arriba de 10 millones de dólares sin antes tener que notificar a los demandantes, es decir, al Gobierno federal y los 46 estados.

Por su parte, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), que es la misma institución que autorizó las compras de WhatsApp e Instagram, también presentó en días recientes una demanda contra Facebook por las mismas razones: prácticas monopólicas. Ambos procesos serán llevados de forma independiente. 

Las peticiones de la FTC son las mismas que hicieron los demandantes a nivel federal: que se restaure la libre competencia y se termine con el monopolio que tiene Facebook sobre las redes sociales. 

Lo que sigue para Facebook es responder la demanda. Mediante un tweet la empresa dio a conocer que está revisándola y advirtió que el Gobierno no está siendo consciente del daño que puede causar en el sector empresarial al revertir las compras y que incluso la experiencia de los usuarios se verá perjudicada. 

Por último, Facebook compartió, dentro de su postura oficial, que el crecimiento que reflejan las aplicaciones que compró en el pasado son resultado del trabajo y la inversión que la compañía ha hecho en ellas. Por ejemplo, cita que Instagram fue adquirida cuando apenas tenía 12 empleados y, para entonces, solo tenía el 2 % de los usuarios con los que cuenta hoy. 

Si bien las compras ya fueron hechas, la FTC asegura que pueden ser revertidas por violar la ley, como en el caso de Otto Bock Healthcare, empresa alemana de prótesis que fue obligada por la agencia a deshacerse de los activos adquiridos en Freedom Innovations, de acuerdo con el mandato de la División de Aplicación de Tecnología, formada en 2019.

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.