Skip to main content
Luiz Azevedo Sette es socio y coordinador del equipo corporativo y de fusiones y adquisiciones de la oficina en São Paulo
Luiz Azevedo Sette es socio y coordinador del equipo corporativo y de fusiones y adquisiciones de la oficina en São Paulo

"Por naturaleza, el abogado es un pésimo administrador"

En entrevista, Luiz Azevedo Sette habla sobre la optimización de procesos en la firma, la tecnología y los desafíos que enfrentan los bufetes brasileños para ingresar a mercados de otros países latinos
por Luciano Teixeira
publicado el17/09/2020

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

Luiz Azevedo Sette es el líder del despacho que lleva su nombre y el de su familia, uno de los principales de Brasil: Azevedo Sette Advogados. El socio y coordinador del equipo corporativo y de fusiones y adquisiciones de la oficina de São Paulo cuenta con más de 20 años de experiencia en asesoría jurídica. Se especializa en contratos comerciales, inversión extranjera y propiedad intelectual, especialmente en los sectores de telecomunicaciones, internet y tecnologías de la información.

La tecnología ha cobrado más importancia en el desempeño de las empresas de todo el mundo, esta situación es bien aprovechada por el managing partner de Azevedo Sette Advogados, quien hace tiempo fue consejero general de Microsoft Brasil, además de director regional de Microsoft Latinoamérica. Entonces lideró un grupo de más de 160 abogados en decenas de subsidiarias, quienes fungían como soporte legal en transacciones comerciales con valor de 58.000 millones de dólares.

En entrevista con LexLatin, Luiz Sette habla sobre el rol de los CEO de las firmas brasileñas, el modelo de negocios y los desafíos que enfrentan estas para ingresar al mercado latinoamericano.

¿Cómo fue su experiencia en Microsoft y cómo le ha ayudado en este momento?

Estuve 11 años y medio en Microsoft y aprendí mucho sobre administración en un trabajo donde vivíamos la tecnología las 24 horas del día. Pasé muchos años en Estados Unidos, viviendo y trabajando allá, dirigí el área legal de Microsoft fuera de Estados Unidos. Tenía responsabilidad directa en casi todas las subsidiarias alrededor del mundo.

Todo lo que estamos viviendo hoy, como la integración de equipos o el uso intensivo de la tecnología, fue muy natural para mí. Creo que todas las firmas han visto un aumento de la productividad con el uso de tecnología.

¿Qué tecnologías usan en su despacho a raíz de la crisis sanitaria?

Nos adaptamos al uso de software de comunicación y video. Vimos que de un momento a otro se volvió imprescindible. Hay también otras herramientas de gestión y cooperación que la gente está utilizando más.

Hoy la gente está abierta a utilizar la tecnología. Tenemos que aprovechar los momentos de crisis, ansiedad y cambio y plantar la semilla para que la gente piense fuera de la caja.

¿Un cambio que tardaba años en cuánto tiempo se está realizando hoy?

El servicio legal es muy tradicional; el mercado todavía exige un contacto personal. No veo una interrupción, pero creo que el cambio real tomaría tres años.

¿Qué principios administrativos trajo de Microsoft a la firma?

Lo primero fue la gestión. El abogado, por naturaleza, es un administrador terrible. Hay algunas raras excepciones y yo me incluyo como una de esas excepciones.

La gestión se aprende en la escuela y se aprende haciendo. Como abogados nos preocupamos por nuestros deberes con el cliente. Pero mirar hacia adentro es importante, los despachos legales tienen poco apego a los procesos internos y mucho a los procesos externos, especialmente con los clientes.

Es necesario crear una mentalidad de gestión empresarial, no solo un grupo de profesionales.

¿Por qué las empresas brasileñas no están presentes en otros países de la región?

Hay tres puntos cruciales para responder esta pregunta: la primera es la barrera del idioma, es obvio. La segunda es la barrera del número limitado de clientes brasileños que están invirtiendo en América Latina. Las firmas de Estados Unidos y Londres tienen un idioma universal y sus empresas regularmente nacen multinacionales, abren operaciones en distintos puntos y acompañan a los clientes.

Es difícil para las empresas brasileñas pensar en invertir en Perú, Colombia o México, porque el mercado brasileño mira hacia adentro. Y este es el tercer punto: es más fácil mirar hacia adentro que hacia afuera.

Esta tendencia es difícil de superar y no va a cambiar a menos que Brasil realmente se convierta en una potencia y tengamos varios actores en el mercado, empresas y clientes que comiencen a utilizar a Brasil como un hub para América Latina, en su conjunto.

Pero todavía tenemos varios problemas: impuestos, migración, visados ​​y seguridad. Los grandes bufetes cuando abren un negocio aquí lo hacen para atraer clientes. Desde mediados de los ochenta, los grandes inversionistas han abierto oficinas en Nueva York y Londres, pero con una mayor intención de tener contacto con clientes del exterior y traerlos a Brasil.

¿Cuál es su recomendación para los bufetes de abogados brasileños respecto de las oportunidades en otros países latinoamericanos?

Una red es la mejor oportunidad: hay un movimiento de inversiones multilatinas y regionales. Hoy prefiero desarrollar inversiones en alianza con firmas en Latinoamérica que abrir una sucursal de Azevedo Sette en cualquiera de estos países.

Las operaciones financieras están creciendo. Tenemos una gran cantidad de OPI (oferta pública inicial) en este momento, por ejemplo. Pero este es un club cerrado y usted forma parte de él. ¿Es difícil para otras firmas pequeñas y medianas unirse a este grupo?

Luiz Azevedo Sette
Luiz Azevedo Sette

La firma trabaja en un gran número de operaciones de fusiones y adquisiciones. En OPI hacemos poco, no somos una oficina tier 1, es un mercado más restringido. Las OPI en Brasil pasan por altibajos: hay grandes momentos sin capital de apertura.

Para el bufete mantener un equipo dedicado a este asunto sin tener una operación es muy difícil. Algunos los mantienen y en el momento en el que surge un gran número de operaciones son, obviamente, más competitivos que otros.

El mercado se convierte en un círculo limitado a esas mismas firmas que están haciendo un mayor volumen de operaciones.

Hoy en el mercado brasileño hay una cantidad impresionante de dinero disponible y tenemos la tasa de interés más baja de la historia. Por tanto, es natural que aumente el número de operaciones. Con las OPI, el número de fusiones y adquisiciones también crece, una cosa está vinculada con la otra. Muchas de las OPI se realizan para consolidaciones, para que las empresas sigan creciendo y este es el principal objetivo para seguir comprando empresas de menor tamaño.

Hay que invertir en formación interna o en personas familiarizadas con el área, porque los mercados financieros de capitales y de fusiones y adquisiciones son reconocidos por su número de transacciones. Cuanto más haga, más fácil será resolver el problema del cliente. Hacerlo por primera vez no es sencillo, pero es una tarea común para quienes lo han hecho 80 veces. La mejor forma de empezar es en una firma grande.

Con la apreciación del dólar frente al real, tendremos empresas extranjeras comprando compañías nacionales. ¿Generará esto más trabajo para las firmas?

Vamos. Las empresas brasileñas son baratas y atractivas para el capital extranjero, lo que necesitamos ahora es una definición de política económica a largo plazo. Ese capital solo entrará cuando tenga esta definición, si logramos reducir la volatilidad.

Tenemos muchos clientes extranjeros interesados ​​en el área de infraestructura, con miles de millones de dólares en inversiones a largo plazo.

Haciendo un ejercicio de futurología, ¿cómo será el mercado legal en 2030 en Brasil? ¿Será más sencilla la legislación fiscal? ¿Cómo tendrán más seguridad jurídica las empresas que quieran invertir? ¿Cómo caminará la industria legal en su visión?

Tendremos una mayor inversión de las firmas en tecnología, algunas tareas se realizarán en menos tiempo y con mayor facilidad para eso. En esta ventana de 10 años algunas áreas serán más valoradas y otras menos.

¿Qué áreas?

Se valorará la tecnología, la diversidad y el cumplimiento, Brasil tiene que encajar eso con el resto del mundo. Tendremos consumo de servicios legales especializados en tecnología, telecomunicaciones y medios.

Las fusiones y adquisiciones se mantendrán muy fuertes, como el área de OPI. Una victoria para Brasil que generará un volumen muy grande de servicios.

Hay menos demanda laboral. El número de casos de este tipo en Brasil es absurdamente alto, al igual que los de los consumidores. No tiene sentido tener una justicia lenta como la que tenemos hoy, lo ideal sería una justicia más pequeña y rápida.

¿Cuál es el diferencial de Luiz Sette en el mercado legal brasileño?

Yo apuesto por Brasil y el mercado legal brasileño, eso es lo que yo agrego y lo que agrega la firma. Hacemos una defensa del cliente, satisfaciendo sus necesidades. Este es nuestro principal objetivo. Amo el derecho, la ley, tengo pasión por lo que hago. Esta es mi mayor aspiración.

¿Quiénes serán los abogados del futuro?

El abogado del futuro es el colaborador que puede conectar los extremos y comprende rápidamente la necesidad del cliente. Será multidisciplinar para solucionar los problemas del cliente. Hoy, para las empresas, la mejor manera de hacer crecer la base de clientes es tener diversidad y colaboración. Todos entendieron esto y deben estar haciendo sus deberes.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.