Skip to main content
"Buscas abarcar todas las áreas del derecho posibles. Llevar esto a cabo, y con éxito, es muy complicado" / Pixabay

María Galaviz: “Debemos cambiar los paradigmas tradicionales y atrevernos con nuevas estrategias”

La abogada trabaja para la firma Gloria Ponce de León & Hernández desde hace cuatro años y es especializada en propiedad intelectual
por Lara Valencia
publicado el11/03/2019

Egresada por la Universidad Autónoma de Nuevo León (México) y con estudios en Propiedad Intelectual por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, María Galaviz hace carrera en Gloria Ponce de León & Hernández.

 

No puede decir mucho de las diferencias entre su generación y la de los más mayores. Trabaja con unos socios muy jóvenes y, según ella, “hay muy pocas diferencias” entre unos y otros. La abogada respondió a nuestras preguntas en la serie La firma y los millennials

María Galaviz
María Galaviz

 

—¿Cómo llegó hasta el área de práctica donde está desarrollando su carrera? ¿Por qué decidió esa especialidad frente a otras?

 

—Me inicié con la asesoría relacionada al derecho corporativo y he ido migrando a la especialización en propiedad intelectual en el bufete.

 

Había tenido oportunidad de interactuar con otras áreas de práctica, como la de derecho de familia. Sin embargo, cuando comencé a atender temas de mayor complejidad en la práctica corporativa fue cuando incrementó mi interés por esta materia y comencé a disfrutar de mi trabajo y valorarlo.

 

—¿En qué aspectos ha cambiado su visión de la profesión legal desde que egresara de la universidad hasta este momento?

 

—Creo que cuando somos estudiantes no conocemos la dimensión del alcance que nuestra asesoría tiene para un cliente.

 

Ya en la práctica, mides tu opinión y buscas capacitarte para poder ofrecer una asesoría de calidad.

 

—¿Es trabajar en una firma tal y como lo imaginaba cuando era estudiante?

 

—No, durante la universidad no cuentas con una perspectiva clara  sobre la  práctica en la que mejor te  puedes  desarrollar o la que  tiene  mayor demanda en  el mercado de servicios legales.  Buscas abarcar todas las áreas del derecho posibles. Llevar esto a cabo, y con éxito, es muy complicado.

 

Trabajar en una firma donde sus colaboradores tienen distintos tipos de especialización te brinda la oportunidad de encontrar soluciones innovadoras que resuelvan necesidades específicas al cliente de forma eficiente y con un resultado sobresaliente.

 

¿Cuáles son sus metas en Gloria Ponce de León & Hernández en este momento?

 

—Las metas de todo abogado, sin duda, son las de colaborar en una firma de renombre, y además, ser parte esencial de la misma.

 

Trabajo todos los días para que nuestros clientes conserven una imagen impecable de nuestros servicios y que el bufete pueda consolidarse como especialista en las distintas áreas de práctica que desarrollamos.

 

—¿Cuáles son sus herramientas de tecnología legal favoritas? ¿Cómo le ayudan en el desempeño de su trabajo?

 

—Aquellas aplicaciones o plataformas que me posibilitan un contacto directo y expedito con el cliente. Considero que brindan gran valor a nuestros servicios.

 

De igual manera, aquellas herramientas que permiten la agilización y automatización de procesos que nos permiten dedicar menor tiempo a algunas tareas, posibilitando invertir este tiempo en cuestiones que realmente generen valor y reduzcan costos a nuestros clientes.

—¿Podría indicar el nombre de alguna herramienta en concreto y comentar cómo la conoció? ¿Cuál sería la "herramienta soñada"?

La que más utilizo es Ciserus. Esta plataforma de automatización de archivos legales forma parte del proceso de innovación y desarrollo tecnológico constante que tiene Gloria Ponce de León & Hernández. Dicha herramienta me ha permitido reducir tiempos para la creación de documentos y contratos, además de ayudarme en la estandarización de criterios y filtros legales indispensables para mis áreas de práctica.

La herramienta soñada es aquella que me permita englobar gestión de proyectos, monitoreo de asuntos, vigencias y plazos, almacenamiento de documentos y automatización de los mismos. Esto para que los clientes tengan acceso 24/7 a su información. En mi opinión es algo que necesitamos los abogados para dejar de depender de tres o más herramientas que, de forma individual, te proporcionan estas soluciones.

—¿Qué sinergias se pueden producir entre el abogado latinoamericano y el abogado anglosajón? ¿Qué tiene uno que aprender del otro?

 

—Las diferencias entre ambos derechos son marcadas. En América Latina estamos, aún, significativamente rezagados respecto de la forma en la que podemos incorporar herramientas  tecnológicas para la prestación de  nuestros servicios  profesionales.

 

En comparación con  los abogados anglosajones, los latinoamericanos tenemos un área de oportunidad importante que trabajar. Considero que lo importante, básicamente, es aprender a implementar y utilizar conocimientos tecnológicos o de gestión (management) que nos permitan brindar una asesoría de calidad y eficiente; y a su vez compartir con nuestros colegas anglosajones la visión del mercado latino para la comparación y complementación en la prestación de servicios legales. 

 

La trasferencia de esta tecnología produciría una sinergia de gran valor, sobre todo para el cliente. Debemos cambiar los paradigmas tradicionales y atrevernos con nuevas estrategias en beneficio de los clientes y de la profesión.

 

—¿Qué habilidades que no se aprenden en la escuela de derecho necesita el abogado de hoy?

 

—Como abogada de firma, considero que desarrollar empatía con nuestros clientes  es sumamente importante. Así mismo, compartir la visión comercial y entender los negocios y mercados  para los que trabajamos es algo vital. Si bien esto es, en muchas ocasiones, una característica inherente a cada persona, puede desarrollarse en mayor profundidad. Deberían ser habilidades que las instituciones educativas traten de desarrollar en su alumnado, para que se incorpore más fácilmente en el ámbito laboral.

 

Conocer la experiencia de profesionistas del derecho de distintos países también nos da la oportunidad de adaptarnos e implementar nuevas  formas de trabajo y mejores  prácticas. Formas que resulten de mayor  beneficio  para  nuestras firmas y que, a nivel personal, dan una perspectiva global del negocio de los servicios  legales.

 

—Por último, ¿qué es lo que más une y lo que más separa a su generación de la generación de socios en la firma? ¿Qué opina de la mentoría? ¿Hay algún abogado o abogada que actualmente considere como su mentor o referente en la profesión?

 

—Nuestros socios son jóvenes, por lo que considero que hay muy pocas diferencias generacionales.

 

En cuanto a la mentoría, ellos nos brindan las herramientas adecuadas, así como la capacitación. Esto nos ayuda a aplicar el conocimiento adquirido en los distintos proyectos y ese trabajo nos permite liderar.

 

Sin duda, considero esto como una forma de mentoría que no todas las firmas están dispuestas a llevar a cabo. Los socios —en sus distintas áreas de especialidad— representan un referente para mí, pues son distinguidos por clientes y organismos internacionales por la calidad de su trabajo, a pesar de su corta edad.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.