Skip to main content
“Estos tiempos necesitan de una postura comprometida en lo legal y político” / Unsplash
“Estos tiempos necesitan de una postura comprometida en lo legal y político” / Unsplash

“La gente me miraba y no creía que yo fuera un abogado negro de una gran firma”

Cómo se ve y trabaja el racismo en las firmas brasileñas más grandes
por Luciano Teixeira
publicado el30/06/2020
Compartir

En esta última entrevista de la serie sobre el racismo en Brasil, hablamos con dos representantes del comité de diversidad de una de las más grandes firmas de abogados brasileñas: Demarest Advogados. Se trata de Robson de Oliveira, miembro del Grupo D Raízes y abogado en el área de bienes raíces, y Carlo Verona, también miembro del Grupo D Raízes y socio de la firma. Recientemente Demarest, que tiene 700 miembros, fue reconocida por la Guía Examen de Diversidad 2020 como una de las 52 firmas de abogados más diversas en Brasil que trabajan para proporcionar un entorno profesional más plural e inclusivo.

¿Cómo ven las grandes firmas del país el bajo número de profesionales negros?

Robson de Oliveira: Hasta hace poco, muchas de las grandes firmas aún no habían abordado este problema. Este despertar comenzó hace aproximadamente dos años y fue entonces cuando Demarest se unió y creó, junto con las ocho firmas de abogados más grandes del país y el Centro para el Estudio de las Firmas de Abogados -Cesa- (que creó el proyecto Incluir al Derecho), la alianza legal para la equidad racial.

¿Qué cambió con esta alianza?

Robson de Oliveira: Comenzó una discusión sobre por qué hay menos de 1 % de profesionales negros en nuestras oficinas. A partir de ahí, una serie de estudios comenzaron a identificar cuáles eran las causas de esto. El primer punto es el acceso a la educación básica que, desafortunadamente, no permite que el profesional negro compita de la misma manera que una persona blanca de élite, que ha tenido todas las oportunidades en la vida.

Robson de Oliveira
Robson de Oliveira

A partir de entonces, no solo nuestra oficina sino también todas las demás comenzaron a tener una actitud diferente. En Demarest comenzamos a crear un movimiento para que las personas tomaran conciencia de la importancia de la diversidad y de cuánta riqueza genera. Por lo tanto, comenzamos a evolucionar en la deconstrucción de algunos prejuicios inconscientes y a tener una mirada más inclusiva para atraer profesionales negros.

Hace dos o tres años teníamos pocos profesionales negros. Hoy todavía hay unos pocos, pero tenemos más porque se trabajó para deconstruir algunos paradigmas para que estos profesionales pudieran unirse a nuestras firmas.

¿Qué deben hacer y comprender las firmas de Brasil para que los abogados negros puedan ocupar más lugares dentro de los despachos de élite?

Robson de Oliveira: La mayoría de los negros tiene una vulnerabilidad social y financiera mucho mayor que los blancos. A esto se le suma que estas personas ven que en los espacios de élite y poder solo hay personas blancas, por lo que no se sienten bienvenidos en estos espacios. Inconscientemente, o incluso conscientemente, lo primero que les viene a la mente es tratar de entrar por concurso abierto.

Toda esta historia de agresiones diarias en contra de la población negra les hace comprender de alguna manera que no podrían estar en estos lugares y, principalmente, que la población blanca le ha dejado en claro que no quiere que ellos ocupen estos espacios.

Esta percepción ha cambiado, pero aún se necesita cambiar mucho para que podamos llegar a un lugar ideal. Desde el momento en que creamos políticas afirmativas y comenzamos a difundir que queremos contratar profesionales negros, que estamos interesados en estas contrataciones, hemos recibido muchos más currículos que antes.

¿Qué tipo de prejuicios enfrentan las personas negras en el mercado laboral dentro del mundo legal?

Robson de Oliveira: Primero está la cuestión de la clase social. Diría que los profesionales del derecho, especialmente en el caso de las grandes firmas, son personas que provienen de una clase social más acomodada, que ya tienen antecedentes familiares en los que a veces el padre ya estaba en el mundo legal o es director de alguna empresa.

Cuando un profesional negro completó la universidad, a través de una beca o mediante cuotas, ya llegó al mercado con una desventaja total y, en consecuencia, le cuesta mantenerse en estos espacios porque ni siquiera tiene la capacitación necesaria para, por ejemplo, atraer clientes.

Para que el profesional negro esté hoy en el mercado legal general, se debe tener cuidado y comprender la historia de ese profesional y no pensar en él solo a corto y mediano plazo. Es necesario pensar a largo plazo y cuánto agregará a la institución.

Eso solo cambiará con esta ola de profesionales que está llegando ahora, que se han graduado y han completado todos sus cursos. Creo que las próximas generaciones ya tienen un nuevo know-how y un bagaje mucho más grande, por lo que están más preparadas para el mercado laboral.

No es que el profesional negro no esté preparado, todo lo contrario, pues si se revisa toda la historia profesional de una persona negra que ingresa al mercado laboral y logró terminar la universidad y se la compara con una persona de élite y blanca que tuvo todas las oportunidades en la vida, si ve con detalle la línea de la trayectoria profesional de ambos, entonces es mucho más fácil centrarse en el profesional negro porque si logró graduarse a pesar de todas las dificultades y llegó a una firma de abogados, ¿dónde estaría si nos imaginamos que hubiera tenido igualdad de oportunidades?

Como abogado y brasileño, ¿qué tipo de prejuicios ha sufrido en su carrera?

Robson de Oliveira: La gente negra sufre prejuicios desde el día en que nace, lamentablemente, porque todavía vivimos en un país racista y no reconocemos este racismo.

He estado en Demarest por más de 12 años. Al comienzo de mi carrera, la gente me miraba y no creía que yo fuera un abogado negro que representaba una firma grande. Llegaba a las reuniones, abría la puerta y decía “buenas tardes” y la gente, luego de responderme las buenas tardes, decía “estoy esperando al Dr. Robson”. “¡Ah, está bien!, encantado de conocerlo, soy el Dr. Robson”. En ese momento la gente me miraba con cara de asombro y preguntaba “¿Eres Robson?” Y eso no me ocurrió una, ni dos, ni tres veces.

El primer contacto que generalmente se tiene con el cliente, aún cuando no se es socio y no se trabaja en una categoría superior en el organigrama de la firma, suele ser contacto por correo electrónico o por teléfono, pero no visual (esto probablemente cambiará en el futuro, debido a las videoconferencias), por lo que los clientes a veces sabían quién era Robson y lo percibían como un excelente profesional, pero nunca imaginaron que sería un profesional negro.

Cuando el cliente ya ha tenido contacto previo conmigo y luego descubre que soy un profesional negro, ya conoce de cierta manera mi trabajo técnico. Pero cuando el cliente no había tenido un primer contacto conmigo y no conocía la calidad de mi trabajo técnico, me miraba y preguntaba: “¿Este es el tipo que se ocupará de mi caso, este es el abogado que se ocupará de mi problema?”, buscando desacreditarme.

¿Alguna vez pidieron cambio de abogado?

Robson de Oliveira: Sí lo pidieron, pero no me lo pidieron a mí. He tenido la suerte de trabajar con personas que tienen una concepción más avanzada en comparación con otras. Si les hubiesen propuesto cambiar al abogado probablemente estas personas no lo habrían hecho sino que habrían dicho: “él lo va a lograr, está ahí y confío en él”.

El profesional negro a menudo necesita a alguien, un aliado, para salir airoso de este tipo de situaciones, alguien que diga: “él es quien lo hará, porque tiene la capacidad para hacerlo. Porque si no tuviera la capacidad, ni siquiera estaría aquí”. Pero tuve mucha suerte, porque las personas con las que he trabajado me defendieron ante estas posiciones racistas y prejuiciosas. Esta situación incómoda ha sucedido muchas veces.

Carlo, también eres responsable del Grupo D Raízes, ¿cómo analizas este tema del racismo en el mundo legal?

Carlo Verona: Es importante organizar las experiencias de Robson en una línea de tiempo. Si se traza una trayectoria, él y yo tenemos casi la misma edad y comenzamos a trabajar en bufetes de abogados corporativos, como Demarest, a finales de la década de 1990 y principios de la década de 2000. Estos episodios ayudan a demostrar la evolución. Primero, no soy negro, soy blanco, y la razón por la que comparto con Robson la coordinación de D Raízes es para buscar la legitimidad del movimiento. La iniciativa no se limita solo al personal técnico de la oficina, también incluye profesionales de las áreas administrativas, buscamos legitimar nuestra política de inclusión, equidad, reclutamiento, capacitación y desarrollo y surgimiento de profesionales negros en toda la firma, que es una institución con 700 trabajadores.

Carlo Verona
Carlo Verona

Robson hizo una pregunta sobre la competitividad del profesional negro generalmente originario de un contexto lleno de carencias. Pero ahora hay excepciones, pues hay una segunda generación de jóvenes de ascendencia africana que tienen éxito, que pueden competir en el mercado porque hablan un segundo idioma, tienen una buena base educativa para ingresar a las mejores universidades públicas o privadas, pueden pagar una universidad privada de primera clase e incluso acceder a una universidad pública, a la enseñanza complementaria de un tutor o profesor privado. Muchos tienen experiencia en el extranjero acumuluda a través de intercambios y viajes culturales. Pero siguen siendo excepciones que retratan el racismo que aún impregna nuestra sociedad.

Ya en la década de 1990 los casos de racismo agudo y ofensivo eran raros, pero igual ocurrían de forma aislada. Este racismo al que se refiere Robson es muy cierto, por lo que en un mundo que todavía no era tan digital y donde la gente no tenía redes sociales, un profesional de alto rendimiento reconocido y respetado por los clientes, así como reconocido por sus pares, no identificado como negro y luego presentado personalmente en una reunión cara a cara, en algunas situaciones, causó sorpresa y denotó la cuestión de la invisibilidad.

Los blancos no nos damos cuenta de que vivimos en una burbuja y esto es así en las empresas, en las firmas, en los centros comerciales, en las tiendas y en los espacios culturales.

¿Cuáles otros casos de prejuicio ha sufrido?

Robson de Oliveira: Cualquier persona negra sufre prejuicios todos los días. El peor prejuicio que puedo sufrir es el de la invisibilidad. Uno quiere hacer escuchar su voz y mostrar sus ideas pero por más buenas que sean, las personas no quieren escuchar a un negro porque piensan que no tiene legitimidad para hablar. Creen que estás allí para cubrir una cuota, solo para ser un extra.

Obviamente hoy, en la posición en la que estoy, esto no sucede tan a menudo, pero cuando estás en un grupo donde solo hay personas blancas, en el que a menudo no te conocen, tienes que hacer un esfuerzo mucho mayor para que te escuchen del que normalmente haría una persona blanca.

¿Qué significa este mayor esfuerzo?

Robson de Oliveira: Estas agresiones hacia las personas negras desestabilizan y a veces sacan a la persona de su eje. Las personas negras tenemos que demostrar con más frecuencia que otras personas nuestros conocimientos. Aunque sepamos lo mismo que una persona blanca, somos juzgados de manera más crítica.

La sociedad ha comenzado a discutir el tema racial con protestas en Estados Unidos, Brasil y el resto del mundo, ¿cómo percibe esta discusión actual?

Robson de Oliveira: Creo que esta discusión es positiva. Si lo piensas bien, cada 23 minutos un joven negro muere víctima de la violencia (según cifras del Mapa de la Violencia en Brasil) y lamentablemente todavía no hemos tenido movilizaciones en contra como esas aquí en el país.

Hoy contamos con el apoyo de toda la sociedad, especialmente los medios de comunicación, para difundir un poco más este tema y abrir los ojos de nuestra sociedad, pero es algo que existe desde hace más de 130 años y que hasta hoy no ha tenido solución. Lo veo con una mirada de esperanza, pero tenemos que esperar que estas manifestaciones no sean solo en este campo. De hecho, de ahora en adelante, podremos tomar medidas concretas y efectivas para combatir el racismo en todas sus estructuras. Es necesario que todas las sociedades se unan y hagan un pacto social en la lucha contra el racismo.

¿Cree que esa mirada prejuiciosa de los blancos es una mirada que durará por décadas?

Robson de Oliveira: Fíjate, me ha pasado que al buscar mi auto en un estacionamiento, el valet me preguntó si era mío, como si no pudiera tener el automóvil que tengo. También me ha pasado que, al estacionarme en la puerta de mi madre, la policía se me acercó agresivamente porque creyeron que estaba haciendo algo malo en mi auto.

Esta mirada prejuiciosa está lejos de ser cambiada, pero tengo esperanzas -debido a las discusiones que han estado ocurriendo en las últimas semanas en los medios debido a las manifestaciones que se han producido en Estados Unidos y el mundo- de que la gente realmente comience a tener una visión diferente y que deconstruya los estereotipos racistas y comience a ver a los demás de otra manera.

Aún hoy tengo que cuidarme. Si llego tarde a algún lugar y quiero correr y un policía me ve y considera que tengo ropa que no es un estándar establecido por la sociedad, me puede detener o disparar.

Hace diez años tuve que ir a Piauí por trabajo. Estaba con una colega y tuvimos que hacer una conexión en Brasilia cuando nos dimos cuenta de que teníamos unas dos horas libres, así que fuimos a una librería, pero de repente nos dimos cuenta de que no teníamos tanto tiempo debido a que estábamos en una zona horaria diferente.

Salimos de ahí corriendo hacia el aeropuerto de Brasilia. Ella iba delante con un hombre negro corriendo detrás de ella dentro del aeropuerto. ¿Adivina qué pasó? Nadie se le acercó a ella por correr sino que se me acercaron a mí porque, desafortunadamente, cuando las personas ven a un negro en una situación ligeramente diferente piensan que está haciendo algo malo. Se crean prejuicios debido a los estereotipos racistas impuestos por la sociedad.

En otra ocasión de nuevo estaba con un compañero de trabajo en el aeropuerto y cuando pasé por la máquina de rayos X el guardia de seguridad me preguntó, señalándolo, “¿eres su guardaespaldas?” Le dije: “no entendí tu pregunta”. Cuando eso sucede una, dos, tres veces, te rebelas así que, cuando estos ataques ocurren todos los días, llega un momento en que explotas.

¿Cuál es la responsabilidad de una firma como Demarest para comenzar a cambiar esta realidad?

Carlo Verona: La firma puede colaborar y desempeñar un importante papel transformador de dos maneras. Primero, porque es un bufete de abogados y como abogados tenemos un compromiso ético con la justicia, con la defensa de las garantías constitucionales y las libertades individuales. En segundo lugar, además de todas las actividades ya desarrolladas, como el reclutamiento, selección e integración y promoción de jóvenes profesionales negros entre el personal legal y administrativo, también entendemos que el momento requiere un posicionamiento y compromiso político y legal que va más allá de nuestras iniciativas pro bono.

Hoy tenemos 17 % de personas negras en nuestra fuerza laboral. Como una entidad responsable de la vida de estas personas, sus familias y las comunidades que las rodean en las tres ciudades de Brasil donde tenemos oficinas (São Paulo, Río de Janeiro y Brasilia) entendemos que podemos hacer mucho más, haciendo que las personas que no están tan familiarizadas con este tema aprendan un poco más sobre este.

Cuando comencé a tratar este tema de manera institucional y organizada no tenía idea de la profundidad del debate, del alcance que tiene en relación con los orígenes de la sociedad brasileña. Y podemos hacer más.

Podemos promover entre ellos la tutoría, preparación, calificación técnica y otras habilidades blandas como el dominio de un idioma extranjero, técnicas de negociación y persuasión para poder integrarlos en la atención en derecho que brindamos a nuestros clientes. Este es el mundo que estamos tratando de construir.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.