Skip to main content
"Contar con la colaboración de abogados externos ofrece una ventaja adicional porque da perspectiva al abogado in-house" / Pixabay
"Contar con la colaboración de abogados externos ofrece una ventaja adicional porque da perspectiva al abogado in-house" / Pixabay

Juan Francisco Alfaro Del Cid: "Una empresa debe conocer y comprender la cultura de trabajo de la firma de abogados que ha contratado"

"El éxito de un abogado no se mide por la cantidad de juicios ganados, sino por la forma en que se ejerce el derecho"
por Lara Valencia
publicado el04/06/2019
Compartir

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

Juan Francisco Alfaro del Cid entiende el rol del abogado interno como el de alguien integrador y con la astucia para entender que necesita entenderse con los externos. Dice que un in-house no debe convertirse en un "todólogo" y tras 15 años trabajando como abogado corporativo para empresas, ha aprendido que trabajar con las mejores firmas en aquellas áreas en las que se han destacado es la mejor combinación para obtener resultados.

 

El consejero de Uno Guatemala participó en nuestra serie de entrevistas con General Counsels, donde también dejó algunos comentarios sobre los retos a los que se enfrentará el nuevo gobierno guatemalteco tras las elecciones del 16 de junio.

Juan Francisco Alfaro del Cid
Juan Francisco Alfaro del Cid

 

—En la carrera de todo abogado llega ese momento en el que hay que decidir entre el camino de abogado de firma y el de abogado in-house. ¿Cuál fue ese momento para usted y qué le llevó a tomar esa decisión?

 

He sido abogado por 17 años, de los cuales 15 me he desempeñado como abogado in-house, pero he estado vinculado al derecho prácticamente toda mi vida. Mis padres son abogados también, así que he vivido muy de cerca los altos y bajos de ejercer la profesión de forma independiente.

 

No creo que hubiese un momento específico que me llevara a tomar esta decisión, sino que fue la suma de varios momentos. Cualquier abogado al graduarse tiene como objetivo formar su propia firma y no considera otras opciones. Nadie te menciona la opción de hacer carrera dentro de una empresa.

 

Creo que dos momentos me llevaron a decidirme. En primer lugar, quería hacer mi propio camino separado de la práctica de mis padres, con la finalidad de hacer méritos propios para destacar como abogado. En segundo lugar, el tiempo que trabajé para el Instituto de Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA) me permitió entrar en contacto con otras profesiones y disciplinas (mercadeo, auditoría, ingeniería, administración), aprendí las ventajas de formar equipos multidisciplinarios con un fin común. 

 

Además, tuve un jefe que me motivó a explorar otras disciplinas y decidí cursar una maestría en finanzas, lo cual no era usual para un abogado. Aprendí que saber de administración y finanzas podría generar valor agregado y tener un impacto positivo en una empresa.

 

Después de esto decidí cerrar una pequeña firma que había iniciado y opté por continuar en el mundo corporativo como abogado interno.

 

—En Uno Guatemala en concreto lleva ya más de ocho años. Antes pasó por la multinacional española Telefónica. ¿Qué aprendizajes ha adquirido de estos distintos sectores? ¿Le gustaría cambiar en algún momento de industria como in-house

 

Yo agregaría también mis años en FHA, que junto con Telefónica y Uno Guatemala tienen en común que las tres organizaciones deben realizar sus negocios observando un marco regulatorio específico y supervisado por diferentes entidades del Estado (Superintendencia de Bancos, Superintendencia de Telecomunicaciones y Ministerio de Energía y Minas).

 

En estas industrias reguladas el in-house debe ser un facilitador para los negocios y, al mismo tiempo, manejar una política de estricto cumplimiento del marco regulatorio. Es necesario ser creativo e innovador para asegurar los derechos de la compañía en cada negocio, así como la habilidad de explicar en términos simples los riesgos, las formas y las oportunidades a las personas de las áreas comerciales. También es importante desarrollar procedimientos y mecanismos de control que permitan atender todos los requerimientos legales y dar forma a todas las negociaciones, sin importar la cantidad de documentos que sea necesario suscribir.

 

Uno de los aprendizajes más importantes ha sido entender la importancia de tener un equipo confiable, comprometido y competente, porque al final uno es parte de una organización. En todos estos años he tenido la fortuna de formar equipo con otros abogados, de quienes he aprendido mucho, y he contribuido a la formación de otros colegas que ahora se desempeñan exitosamente en otras organizaciones.

 

¿He pensado en cambiar de industria? No pienso en alguna específica ahora. Aunque pasen los años en un mismo sector, siempre hay espacio para mejorar. Si en algún momento se presenta un nuevo reto, interesante y coherente con mi plan de carrera, seguro lo consideraría. Uno nunca sabe, tampoco descarto en algún momento regresar a la práctica privada de la abogacía.

 

—¿Qué es lo que más valora del apoyo de los abogados externos?

 

Creo que ellos tienen mucho que aportar a una organización. Un abogado in-house no debe convertirse en un “todólogo”, es imposible saberlo todo. Es allí donde una firma externa genera valor a una empresa, porque aporta la especialización que un abogado interno difícilmente podrá alcanzar.

 

Hay excelentes firmas en Guatemala y el resto de Centroamérica, pero es difícil encontrar una que sea muy buena en todas las áreas. No considero eficiente recurrir a una firma externa para todos los temas. Un buen abogado in-house debe saber encontrar esas fortalezas y habilidades, debe saber gestionar para ser eficiente con el presupuesto y obtener los mejores resultados posibles para la compañía.

 

En mi experiencia, trabajar con las mejores firmas en aquellas áreas en las que se han destacado es la mejor combinación para obtener buenos resultados.

 

Contar con la colaboración de abogados externos ofrece una ventaja adicional porque da perspectiva al abogado in-house: permite enfocar un problema desde un punto de vista distinto y le hace ver otras variantes de los casos que de otra manera no hubiera tomado en cuenta. En otras palabras, el abogado externo se convierte también en parte de la organización desde su rol como consejero externo.

 

—¿Cuáles son los tres principales criterios que utiliza para seleccionar a una firma de abogados?

 

Reputación, especialidad y confianza. 

 

—Se habla mucho de que la facturación de honorarios bajo el sistema de tarifa horaria está desapareciendo, ¿cuál es su opinión?

 

Los honorarios, en mi opinión, es el tema más complicado. Hay que hacer balance del valor de los servicios profesionales con el presupuesto disponible de la empresa. Ningún presupuesto es ilimitado, por muy bueno que sea el abogado.

 

No creo que el cobro por hora deba desaparecer. En muchos casos es la mejor forma de determinar honorarios, siempre que haya confianza y transparencia. Ambas partes deben tener claras las reglas para determinar los honorarios por servicios prestados.

 

Considero también que la tarifa por hora no es aplicable a todos los casos. Los bufetes externos deben ver esto para adaptarse a las necesidades del cliente y la naturaleza de los casos que le son confiados.

 

Creo que el interés del abogado externo debe estar alineado con el de la compañía. Es decir, ambos deben colaborar entre sí para obtener el máximo beneficio en circunstancias específicas.

 

—¿Qué consejo daría a las firmas de abogados para que sean verdaderos aliados de sus clientes corporativos?

 

Creo que las firmas se convierten en extensiones de sus clientes. Deben identificarse con la misión y visión de la compañía, comprender su cultura de trabajo y tener objetivos comunes. Después de todo, su trabajo será representar los intereses de las empresas.

 

De igual manera, una empresa debe conocer y comprender la cultura de trabajo de la firma de abogados que ha contratado y a quienes les confiará asuntos sensibles e importantes.

 

Para lograr estos es indispensable la comunicación en ambas vías. 

 

Es importante que los bufetes construyan relaciones a largo plazo con las empresas, procurar que las empresas estén enfocadas en sus actividades comerciales y evitar los conflictos hasta donde sea posible, aunque esto no se traduzca en facturación en el corto plazo. 

 

—¿Cuáles son los principales retos que enfrenta el sector de combustibles?

 

La seguridad y la protección al medioambiente son un gran reto en la industria. El mercado guatemalteco es desregulado y altamente competitivo, por lo que ser eficiente y responsables en la comercialización de combustibles es un reto constante para garantizar la seguridad de las personas y la protección del medioambiente.  Para lograr esto, la compañía constantemente invierte en tecnología, mantenimiento de equipos y entrenamiento de su personal.

 

Guatemala es un país 100 % importador de combustibles y, por lo tanto, es un reto garantizar la estabilidad y calidad de la cadena de suministro a precios competitivos. En un mercado desregulado y altamente competitivo hay absoluta libertad para determinar los precios. En mi opinión, la industria es el mejor ejemplo del libre mercado, donde la oferta y la demanda determinan los precios, aunque a veces esto resulte difícil de entender para algunos políticos.

 

—Próximamente Guatemala celebrará elecciones generales. ¿Cuáles cree que deberían ser las prioridades del próximo gobierno para fortalecer la seguridad jurídica en su país? ¿Qué tipo de reformas son necesarias para ofrecer mejores servicios a los clientes internacionales?

 

Guatemala está en una situación política complicada. Desde hace algunos años se ha vivido un clima de polarización que no ayuda al desarrollo del país. Las elecciones generales de este año son un claro reflejo de esa polarización. Tenemos varios candidatos con denuncias penales pendientes de resolverse y otros señalados por diversos motivos. Esta situación ha puesto a prueba la independencia de las instituciones de justicia y el Estado de derecho.

 

Considero que la nueva Administración deberá fortalecer financieramente al Organismo Judicial, al Ministerio Público y a la Corte de Constitucionalidad. La independencia financiera es principio indispensable para garantizar la independencia judicial, seguridad jurídica y el Estado de derecho. 

 

Aun así, Guatemala ha dado pasos importantes para mejorar el clima de negocios. Considero necesario realizar reformas al régimen tributario que permitan ampliar la base tributaria y establecer impuestos fáciles de determinar, ayudando al fisco en su actividad de cobro. También es importante realizar reformas profundas al régimen de servicio civil para que podamos tener servidores públicos profesionales y bien remunerados. De esta manera no hay incentivos para la corrupción y no estaremos sujetos a la legislación de ventanilla.

 

—Por último, ¿qué le diría a los jóvenes estudiantes de derecho que se debaten entre ser abogados de firma y ser abogado in-house?

 

Mi mejor consejo es que siempre estén abiertos a todas las posibilidades que se les presenten. La abogacía es una profesión que puede ejercerse de muchas formas y en muchos ámbitos, incluso aquellos no relacionados con el derecho. 

 

El éxito de un abogado no se mide por la cantidad de juicios ganados, sino por la forma en que se ejerce el derecho. Esto se puede hacer en los juzgados, desde la función pública o formando parte de una compañía como Uno Guatemala, contribuyendo a construir relaciones comerciales económicamente beneficiosas para todas las partes.

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.