Skip to main content
 "La ley brasileña, con esta gran exclusión de los profesionales negros, normalizó la ausencia de diversidad en los espacios legales" - Fotos públicas
"La ley brasileña, con esta gran exclusión de los profesionales negros, normalizó la ausencia de diversidad en los espacios legales" - Fotos públicas

“Hay segregación racial por regiones en Brasil”

Allyne Andrade e Silva, especialista sobre racismo, habla sobre cómo el sistema judicial brasileño puede ser desigual para negros y blancos
por Luciano Teixeira
publicado el25/06/2020
Compartir

Allyne Andrade e Silva es abogada, graduada de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), con una maestría y doctorado en la Universidad de São Paulo y un LL.M en el área de teoría racial crítica de la Facultad de Derecho de la Universidad de California, EE.UU. Desde los 16 años ha formado parte del movimiento negro brasileño y lucha por el movimiento de acciones afirmativas, diversidad e inclusión.

En conversación con LexLatin, Allyne, quien es superintendente adjunta del Fondo de Derechos Humanos de Brasil, habla sobre los altos números de encarcelamiento de jóvenes negros, la acción policial y la diferencia en el trato entre negros y blancos.

También señala cuestiones poco discutidas, como la segregación de negros por regiones en ciudades, especialmente en barrios exclusivos, donde la población negra a menudo no es bienvenida.

¿Cómo ve el tema del racismo en el mundo legal? ¿Qué tipos de prácticas deben cambiarse?

Creo que primero tenemos una desigualdad en la formación de carreras legales. Y dependiendo de la universidad a la que se acceda, la diferencia en las oportunidades ya es muy grande. Usualmente, antes de las acciones afirmativas ya teníamos en estas universidades de élite un grupo de personas con un perfil muy similar y quienes ocuparán los puestos más prestigiosos dentro de las carreras jurídicas, tanto en el ámbito público como en los grandes escritorios de abogacía.

Con las acciones afirmativas, los estudiantes negros comenzaron a disputar el mercado laboral, pero todavía es un porcentaje muy pequeño. Lo que vemos es que el mercado legal aún no refleja la diversidad, por lo que se busca comprender este fenómeno para tener profesionales disponibles, con buena capacitación aunque no tengan la misma trayectoria, clase ni raza al que el medio jurídico está acostumbrado.

Cabe decir que el mercado legal de élite no considera a los talentos que provienen de universidades que no son prestigiosas, por lo que tenemos muchos estudiantes negros que no egresaron de estas universidades, a pesar de que son excelentes profesionales.

Allyne Andrade
Allyne Andrade

¿Necesitan las firmas abrir filtros para que los abogados negros puedan ser parte de estos bufetes de abogados de élite? ¿Las personas negras no se ven en grandes bufetes? ¿Cómo es esta barrera invisible?

Es difícil, porque no te ves entre los socios, no te ves entre los profesores que a menudo forman parte de estas grandes firmas. Hay que decir que los procesos de selección son muy violentos. Yo, como pasante, llegué a varios procesos de selección hasta el final, en bufetes grandes y auditoras importantes, y no pude entrar, fue muy difícil.

En muchas fui aceptada por mi currículo, llegaba a la etapa final y no era seleccionada, siempre quedábamos al final un colega blanco y yo y jamás era seleccionada. Esto traté de verlo como casualidades, hasta que una de las abogadas de estos procesos, uno o dos años después, me llamó y me pidió que trabajara con ella en un gran bufete de abogados en Río de Janeiro, me dijo que quedó muy sorprendida en aquel entonces y que había guardado mi teléfono.

Quería llamarme para trabajar con ella, estaba liderando una nueva área en esta oficina. Estaba 100 % segura de que yo era la mejor candidata, pero que no me eligieron porque era negra. Este fue en realidad mi primer trabajo.

He abogado por la inclusión de estudiantes negros y personas negras en estos espacios y colecciono muchas historias. Te digo la mía, pero todos los que lograron explotar esa burbuja tienen una historia muy similar que contar.

Por eso es que es importante que las firmas y las empresas busquen contratar consultoras de diversidad que, de hecho, trabajen con base en una selección sensible y enfocada en elegir el mejor candidato, más allá de las diferencias, esto generaría un cambio capaz de atraer a otras personas. En muchos lugares donde trabajé, fui la primera mujer negra en ser contratada en un puesto determinado.

Mi presencia en estos espacios también atrae un perfil diferente. En el penúltimo lugar donde trabajé fui la primera mujer negra contratada en un puesto de coordinación, pero cuando me fui había cinco ingenieros negros. Hay profesionales que están muy preparados y que solo necesitan ser vistos de manera más sensible.

¿Cómo funciona la justicia en este tema del encarcelamiento de personas negras?

Para responder a esta pregunta, me gustaría contarles un poco sobre cómo entro en el campo criminal. He sido parte del movimiento negro desde que tenía 16 años, desde 2002. Siempre he estado en el movimiento de acción afirmativa, diversidad e inclusión.

Durante muchos años, trabajé con el tema del ingreso a la educación superior y las cuotas para los concursos públicos de empleo. He hecho varias cosas al respecto. En todo momento estuve involucrada en este proceso de estudiar y reflexionar ampliamente sobre las relaciones raciales, de aprender de los líderes del movimiento negro y de muchas personas en el campo de las ciencias criminales. Trabajé en el Instituto Brasileño de Ciencias Penales (IBCCRIM) durante tres años y trabajar en ese espacio me hizo reflexionar.

En ese entonces, había un campo de estudio que no avanzó en Brasil, que es la criminalización de la juventud negra, además del genocidio, la alta violencia policial y su letalidad contra la juventud negra.

Cuando me vieron hablando de la justicia racial y las relaciones raciales, la gente comenzó a pedirme ayuda. Como también estaba trabajando en una oficina parlamentaria en ese momento, hubo un gran número de madres que llegaron y me dijeron: "Mira, mi hijo fue detenido en una redada policial y desapareció, no tengo respuesta, no podemos encontrarlo en el sistema", o, "Mira, dijeron que mi hijo cometió un crimen, pero no puedo leer la sentencia".

La realidad que experimenté demostró lo que dicen las estadísticas: tenemos una gran cantidad de jóvenes negros en esta situación. Son hombres, pero también muchas mujeres, porque hoy tenemos un encarcelamiento excesivo de mujeres en Brasil, que ha crecido más de 600 % en diez años.

Los jóvenes que acuden a mí y a menudo las madres y los miembros de la familia son los principales acusados, la mayoría de ellos vinculados a crímenes como posesión de drogas o tráfico de drogas, procesados solo por un testimonio policial.

¿El sistema acepta solo el testimonio de los oficiales de policía?

Es algo muy serio. Viene con una gran debilidad procesal. A menudo, se trata de la violación del rito del Código de Procedimiento Penal para el reconocimiento de testigos, cuando se trata de delitos contra la propiedad. Hoy muchas personas son prisioneros provisionales que podrían quedarse en sus hogares. Yo estuve entre los abogados de Babiy Querino (la modelo negra que fue condenada por asalto en São Paulo, pero presentó pruebas durante el juicio de que no estuvo en la capital de São Paulo durante el asalto y aún así fue condenada y cumplió dos años de prisión).

La prueba determinante fue que la asaltante tenía el mismo tipo de cabello que el de ella. Así fue, a pesar de la amplia evidencia que demostraba que ella estaba en Santos en el momento del robo. Babiy es una bailarina, su vida fue interrumpida, pero es una guerrera, porque estuvo encarcelada durante dos años, de 19 a 21 años. Se resistió y volvió con cordura, pero nadie puede salir igual de una vivencia como esa.

Asistí a innumerables jóvenes negros. La policía tarda mucho en notificar a las familias y el proceso de registro para las visitas es extremadamente violento para las familias.

Otro tema importante es la política antidrogas, que hoy es una política irracional, responsable del sobre-encarcelamiento. Esta política da carta blanca a la violencia en las calles, especialmente en las periferias. A esto se debe la muerte de seis niños negros en sus hogares junto a sus padres, solo en Río de Janeiro en 2019. Esta política antidrogas da una carta blanca para invadir los territorios de las favelas.

¿Se culpa al joven negro desde el inicio del procedimiento?

Hoy tenemos una policía que arresta, investiga y sentencia. Es muy difícil -después de ser arrestado por la policía- librarse de un juicio. Hay muchos casos de encarcelamiento injusto, da miedo. Es como si la palabra del policía fuese la reina de los testimonios.

Los procesados son generalmente personas pobres que carecen de recursos para tener una defensa técnica más calificada. La Oficina del Defensor Público hace mucho por la liberación de estas personas, pero la estructura en sí misma no tiene en cuenta esta política de molienda de personas, que ha sido la política antidrogas en Brasil.

Entonces la gente está condenada desde el principio. Tenemos casos absurdos en Río de Janeiro. La policía, en la época de los Juegos Olímpicos, detenía los autobuses y ordenaba a todos los jóvenes negros que iban a la playa sin dinero que se bajaran.

Si un adolescente solo tenía dinero para un boleto de ida y vuelta para la playa, era detenido durante todo el día. ¿A cuántos jóvenes pobres no les habrán hecho eso? Aquí en São Paulo oímos declaraciones de la policía de que no detienen a los jóvenes en Jardins como lo hacen en Heliópolis.

¿Cómo ves esta segregación?

Esta es una discusión que aún no hemos hecho en serio en Brasil. La gente siempre dirá que Brasil no es un espacio segregado, que somos una democracia, pero de hecho hay segregación racial en las regiones. Podría decir que los principales barrios ricos de Brasil -Leblon, Higienópolis, Jardins- son barrios blancos.

La periferia es democrática, en ella hay migrantes, blancos, negros, morenos. Pero los barrios ricos están extremadamente segregados racialmente. Este es el resultado de la exclusión racial que nos hace imposible vivir en estos vecindarios, ya que no tenemos los medios financieros para acceder a estos lugares.

Pero al mismo tiempo, cuando accedemos a este, el espacio es tan violento para las personas negras que también terminan siendo un espacio poco atractivo, incluso para aquellos pocos negros que lograron “ganar” los suficientes recursos económicos para vivir en ciertos lugares, dentro de lo que entendemos como capitalismo.

Todavía no hemos consolidado una clase media negra sostenible en Brasil, con herencia, que no dependa solo de la fuerza de su trabajo y que sostenga una vida a largo plazo en un vecindario de clase media alta.

¿Existe un prejuicio de los jueces y fiscales en relación con un acusado negro, en comparación con un acusado blanco?

Creo que sí. Si encarcelamos a jóvenes blancos y jóvenes negros a veces con la misma cantidad de drogas, es mucho más probable que los jóvenes blancos sean considerados como usuarios mientras los jóvenes negros son mucho más propensos a ser considerados traficantes.

Existe la idea de que un joven blanco y de clase media blanca detenido con una gran cantidad de drogas es una persona que abusa de ellas y que siempre comprará y tendrá una gran cantidad de drogas en su casa como un usuario.

Pero, si se trata de un joven negro, las autoridades dirían que este no tiene dinero para comprar esa cantidad así que solo puede ser distribuidor. Este razonamiento es muy común en el sistema de justicia, donde se toman algunas decisiones conscientes e inconscientes, pero muchas veces mediante el prejuicio.

Y todavía tenemos un cuerpo policial que investiga pocos homicidios y feminicidios. Entonces, la política antidrogas, esta selectividad de los policías y el perfil racial son el motor de esta maquinaria. Tenemos jueces muy insensibles, incluso ante la adopción de penas alternativas en las que si no se está ante un delito grave se pueden dictar estas sentencias alternativas. El encarcelamiento es muy insensible a la realidad y no piensa en ninguna posibilidad de recuperación.

El joven negro que enfrenta el sistema criminal tiene una muy buena oportunidad de nunca salir de este, porque la sociedad le está arrebatando todas sus posibilidades. Sin embargo, hay algunas personas que resisten y logran romper este ciclo.

También está el tema de la encarcelación injusta y la elección que hizo el Estado brasileño de no participar en la resocialización, de no tener políticas públicas que reintegren a la sociedad a las personas que han pasado por el sistema penal, para que reingresen a la educación y al empleo.

Nuestra sociedad ha elegido esto y ha elegido excluir a estas personas ad eternum. Estas personas continúan cumpliendo su condena después de haberla pagado porque no tienen oportunidades de inclusión.

¿Todavía queda un largo camino por recorrer para la inclusión racial en el mundo legal?

La ley brasileña, con esta gran exclusión de los profesionales negros, normalizó la ausencia de diversidad en los espacios legales. Esta ganancia en la diversidad de miradas y trayectorias es una ganancia no solo para la persona que anteriormente estaba excluida sino también una ganancia de los espacios de defensa en sí mismos, donde se podrá pensar sobre un tema en particular de formas más diversas.

Las ideas plurales y las trayectorias plurales brindan excelentes resultados para la promoción. El mercado ya no acepta la falta de diversidad. Hoy tenemos grandes empresas en todo el mundo que ya no aceptan trabajar con firmas que no tienen diversidad de género.

Pronto no aceptarán trabajar con bufetes que no tengan diversidad racial, porque eso significa un testimonio de la falta de compromiso de esa compañía con los problemas apremiantes de nuestra contemporaneidad: diversidad e inclusión. La diversidad funciona como un valor no solo para el que está incluido, sino también para aquellos que desconocen todas las otras experiencias que tiene la sociedad y, por lo tanto, son incapaces de obtener nuevos conocimientos y de pensar nuevas formas de solución legal.

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.