Skip to main content
Claudia Midence habla de cómo los abogados pueden ser tentados en Honduras por la corrupción / Pixabay

Claudia Midence: “Mi recomendación para los jóvenes es no sucumbir ante lo cuestionable”

La asociada de Arias en Honduras considera que los retos para muchos abogados en su país son destacar entre tantos egresados y mantenerse firmes ante la corrupción
por Lara Valencia
publicado el13/08/2019

Claudia Midence es asociada de Arias (Honduras) desde hace cuatro años. Tiene un perfil versátil, fruto del dinamismo que, según cuenta, exige la profesión. Además de ser abogada, es licenciada en Relaciones Internacionales con especialización en Ciencias Políticas. Con su especialización en Derecho Comercial Internacional y el manejo en la firma de varias áreas de práctica (impuestos y planeación fiscal, derecho corporativo y comercial, fusiones y adquisiciones e infraestructura pública y APP), Midence se presenta como una abogada consciente de que actualmente es obligatorio ofrecer un servicio integral.

Claudia Midence
Claudia Midence

—¿Era su intención unir el derecho con alguna inquietud por la ciencia política?

—Aunque no lo parezca todas las áreas de práctica en las que trabajo están relacionadas. La asesoría fiscal, comercial y corporativa no puede desvincularse del derecho internacional, el cual se complementa con el local, para poder brindar una asesoría integral al inversionista.

Siempre me interesaron los mecanismos que se utilizan en la región para la unión centroamericana. Las relaciones internacionales  nos permiten analizar a fondo la política exterior del país, especialmente en función de la unión de intereses en Centroamérica. Mi especialidad en derecho fue la de comercio internacional. Teniendo en cuenta la globalización y la necesidad que existe en nuestra región de presentarnos como un bloque comercial para poder competir, era mi objetivo enfocar mis estudios en esos temas. El derecho, especialmente en lo relativo a tratados de comercio internacional y temas aduaneros, se complementa con las relaciones internacionales.

—¿Cómo acaba en esas áreas de práctica de la firma?

—Uno de los primeros proyectos que me asignaron cuando me incorporé a Arias fue la gestión de los beneficios fiscales para empresas generadoras de energías renovables. La aprobación de esa política era reciente y había incertidumbre sobre cómo sería aplicada. Me sorprendió ver que la práctica fiscal se relaciona con todo, no solo con otras ramas del derecho, sino incluso con la estructura de un país.

En cinco años, Honduras pasó de tener una mínima energía proveniente de fuentes renovables a que más del 60 % del mercado energético sea la energía renovable, debido principalmente a los incentivos fiscales otorgados para estos fines. El derecho fiscal es una rama compleja y dinámica, siempre a la vanguardia. Exige que te actualices constantemente ¡no hay espacio para el aburrimiento!

—¿En qué aspectos ha cambiado su visión de la profesión? ¿Es trabajar en una firma tal y como lo imaginaba cuando era estudiante?

—Durante los estudios de pregrado te enseñan a aplicar la ley en casos de estudio concretos “cuadriculados”. Te hacen pensar que hay una sola manera de resolver dicha situación. Sin embargo, en el ejercicio de la profesión, especialmente en mi país, tienes que ser un profesional muy proactivo y buscar soluciones. La realidad presenta muchas variables no previstas en nuestra legislación. El ejercicio de la profesión requiere no solo análisis crítico, sino también dinamismo y capacidad de resolver problemas sobre la marcha.

—¿Cómo planifica sus metas y objetivos profesionales? ¿Cree que los abogados de ahora proyectan sus carreras a largo plazo o están más dispuestos a “dejarse llevar”?

—Los abogados de ahora estamos interesados en tener un balance entre la vida y el trabajo, en prosperar en el ámbito profesional sin sacrificar tiempo en familia ni la experiencia de viajar. La fórmula para lograr este balance es flexibilidad sin afectar a la productividad.

Sí tengo un esquema y proyecto para mi desarrollo profesional a largo plazo, pero no descarto la opción de ajustar dichos planes en el futuro y adaptarme a nuevos retos. No considero que sea un tema de “dejarse llevar”, sino de ser adaptables al cambio.

—¿Cuáles son sus herramientas de tecnología legal favoritas? ¿Cómo le ayudan en el desempeño de su trabajo?

—En Honduras el rubro de la tecnología legal es casi inexistente. Utilizo vLex para consulta y herramientas que, tal vez, no son aplicables específicamente para la profesión legal, como CamScanner.

Definitivamente, sin la tecnología resulta inimaginable el manejo de casi cualquier profesión. El simple hecho de tener el correo electrónico disponible en el teléfono celular me permite desempeñar mi trabajo de manera más eficiente.

—¿Cuáles son los desafíos más destacables para los abogados jóvenes de Honduras?

—Aquí hay muchos profesionales licenciados en derecho. El reto está en destacar, ya que la demanda es mayor que la oferta. Para las mujeres concretamente puede ser a veces más complicado encontrar un ambiente que permita el empoderamiento como en Arias, donde se permite el crecimiento por meritocracia, indistintamente del género.

Pensando en la situación político-económica, el mayor desafío es la corrupción. Puede ser tentador caer en prácticas cuestionables cuando un trámite que debería tomar un mes toma seis, especialmente cuando los clientes son exigentes en términos de tiempo. Sucede especialmente con los anglosajones.

Mi recomendación para los abogados recién graduados es no dejarse llevar por esas situaciones, no sucumbir ante un posible acto que roce con lo cuestionable y mantenerse firmes en sus valores.

—¿Cómo está afectando a la economía hondureña la coyuntura comercial de México y Estados Unidos?

—Estados Unidos sigue siendo el mayor importador de productos y servicios hondureños a nivel mundial. Sin embargo, las exportaciones a EE.UU. y México definitivamente han disminuido.

Lo anterior no es solamente resultado de la coyuntura comercial entre México y Estados Unidos, sino de otros factores como el comportamiento del mercado internacional en productos como el café, por ejemplo.

—¿Cómo son en este momento las relaciones entre Honduras y México específicamente? ¿Pueden confiar los hondureños en que el Gobierno de México genere empleos que ayuden a gestionar la crisis migratoria?

—En términos generales nuestros países tienen una buena relación comercial y diplomática. Históricamente, México ha sido un país de tránsito para los migrantes hondureños. Sin embargo, en la actualidad se están implementando políticas por ambos gobiernos para permitir la estadía temporal de hondureños allá. La tasa de desempleo en Honduras duplica la de México, encontrándose este último en una situación más ventajosa para brindar apoyo a nuestros migrantes.

Como sabemos los abogados, la implementación práctica de los tratados o leyes a veces no resulta tan exitosa. Estamos a la espera de ver los resultados de los esfuerzos en conjunto con el gobierno de México y el reciente acuerdo entre EE.UU. y Guatemala para evitar la migración irregular.

La ayuda humanitaria que recibimos de Estados Unidos ya ha comenzado a redirigirse a la implementación de programas que mejoren la crisis migratoria. Ojalá la estadía temporal de algunos de nuestros compatriotas en México y Guatemala brinde tiempo al gobierno de Honduras para mejorar la situación.

—¿Cómo ha cambiado el ejercicio del derecho en lo que llevamos de siglo XXI? ¿Hay abogados en su familia o entorno que le hablen de cómo se ejercía antiguamente en su país la profesión?

—La tecnología es la principal diferencia entre la práctica profesional de los abogados de generaciones previas y los de este siglo. Por referencias de abogados que también han sido mis mentores, sé que en sus inicios preparaban escritos y solicitudes ante las instituciones públicas a mano o en una máquina de escribir. Más adelante surge el uso de la computadora personal y después el teléfono móvil. Ambas son herramientas sin las que no concebiría trabajar hoy en día.    

—¿Qué es lo que más une y lo que más separa a su generación de la generación de socios en la firma?

Arias ha logrado la mezcla perfecta entre ambas generaciones. Tienen en cuenta las sugerencias y aportes de los abogados más jóvenes. Además, los socios se vuelven mentores y nos enseñan en horas lo que probablemente nos hubiera tomado años aprender.

Si tuviera que mencionar una diferencia generacional, sería definitivamente el enfoque de las relaciones interpersonales. Nuestra generación prefiere comunicarse vía correo electrónico y aplicaciones como WhatsApp. Las generaciones previas continúan optando por las conversaciones telefónicas y las reuniones en persona, opciones que no dejan de tener valor en las relaciones interpersonales y la adecuada atención de nuestros clientes.

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.