Skip to main content
Brian Minutti (izda.) y José Antonio Chávez Vargas (dcha.) / Cortesía

Chávez Vargas Minutti: “Nuestra materia prima es la inteligencia”

Los socios administradores quieren una firma que se distinga por su equipo de abogados y no por los nombres de socios
por Lara Valencia
publicado el30/07/2019
Compartir

Los socios directores Brian Minutti Aguirre y José Antonio Chávez Vargas hablan de Chávez Vargas Minutti Abogados S.C., la firma que dirigen, como un proyecto a largo plazo. Ambos quieren continuar al frente del despacho y seguir gestionando y observando los procesos de institucionalización que hicieron posible convertir a la "firma chica" en una más robusta.

Sobre el presente y futuro de México, dicen que es pronto para ver más allá de la incertidumbre, aunque creen que en el segundo semestre del año habrá, por ejemplo, más movilidad en el sector del comercio. Lo detallan respondiendo a las preguntas de la Serie MP.

—¿Cuál es el legado que les gustaría dejar como equipo de socios directores?

—Brian M.: Para nosotros, Chávez Vargas Minutti es un proyecto de largo plazo. Trabajamos constantemente en que la firma no sea solo un despacho, sino que funcione como una empresa, con procesos claros, eficientes y escalables. No queremos que sea una firma de nombres. Queremos que nuestros clientes sepan que no importa qué abogado te atienda, siempre recibirán los mejores servicios. Trabajamos para construir un sello de garantía. Cada abogado aquí es un socio en potencia.

J.A. Chávez Vargas: Así es. Por otro lado, quiero transmitir a las futuras generaciones el concepto y la esencia del despacho. Cuando fundé la firma quería un despacho donde la gente se sintiera a gusto, donde la competencia fuera leal y no se canibalizaran entre abogados los asuntos o a los clientes, que todos fuéramos parte de un solo equipo. Una de las cosas más importantes es el concepto que quieres que trascienda.

¿Desde cuándo ocupan sus cargos y por cuánto más tiempo creen que lo harán?

—Brian M.: En mi caso, llevo tres años en la parte directiva. Esperaría continuar consolidándome en la dirección al menos otros cinco. Después de un proceso fuerte de institucionalización, la firma tiene muy claros sus procesos y quiénes los llevan a cabo. Tenemos una dirección de operaciones que ejecuta el trabajo legal que hacemos. Es decir, esto va desde el momento que un asunto es asignado, el seguimiento a los cronogramas de entregas, la asignación de qué abogados trabajan, el asociado o socio encargado del control de calidad a la entrega final.

J.A. Chávez Vargas: Yo ocupo el cargo de director general del despacho desde hace 10 años. Antes era el administrador y único socio. Me encantaría seguir ocupando el cargo unos años más, sin embargo estamos en un proceso donde se integra sangre nueva, gente que puede aportar mucho.  A mediano plazo, me sigo viendo aquí.

¿Qué es lo mejor y lo peor de sus posiciones?

—Brian M.: La mayor satisfacción de dirigir es tener la oportunidad de reinventarnos para ser mejores. La función de los líderes es siempre lograr tener un negocio más eficiente, con gente más contenta y mejor calidad de vida. Hoy, los recursos humanos son la columna vertebral de todas las compañías. Nos alegra saber que tenemos un gran equipo que ama su trabajo y a la compañía.

La parte más difícil es enfrentarse al cambio. Las firmas han funcionado de maneras muy tradicionales por muchos años y hoy el mundo experimenta un cambio generacional que es todo un reto atender.

J.A. Chávez Vargas: Para mí lo mejor es observar cómo evoluciona. Ver los procesos que van funcionando, entender el resultado de crecimiento y trascendencia a partir de una firma que empezó siendo chica.  

Lo peor puede ir en el mismo sentido, el adherirte a los procesos. Cuando tienes una empresa pequeña no tienes tantos problemas de gente, interpretaciones, personalidades y honestamente tantas cosas (para bien o para mal) que ahora están jugando una parte importante.

—¿Qué requisitos les parecen indispensables para dirigir una firma?

—Brian M.: Sin duda, haber recorrido todo el camino de crecimiento. Haber vivido ser un pasante, abogado, asociado y socio, para poder conocer con claridad cuáles son las problemáticas reales de cada miembro de la organización. Siempre sucedió que ser un socio administrador era un puesto jerárquico para los fundadores, sin embargo, ser un gran abogado no te hace un gran administrador. Creo que es necesario tener formación académica y experiencia en administración, tener habilidades de management. Yo estudié una maestría en administración de empresas y otra en finanzas. Fueron increíblemente útiles para saber administrar con fundamentos.

J.A. Chávez Vargas: Sí, hay que entender que la meta no es solo ser un buen abogado, sino que necesitas habilidades gerenciales. Debes conocer el  manejo de presupuestos y de la dirección. Establecer controles desde el punto de vista formativo hace que te conviertas en un administrador. El despacho también es un negocio.

—¿Y desde el punto de vista personal?

—Brian M.: Un líder debe ser empático, motivador, cercano con su gente. Debe siempre proteger y dar la cara por su equipo. Entender las fortalezas y debilidades de cada miembro de su organización para explotar sus virtudes y capacitar sus debilidades. Hay que ser el ejemplo de todo lo que se predica y se pide de su gente.

J.A. Chávez Vargas: Debes ser una persona abierta a tratar con mucha gente y con muchas personalidades. Es necesario entender que cada persona interpreta las mismas cosas de distinta forma. También hay que saber que nuestra materia prima es la inteligencia. Es fundamental estar abierto, ser tolerante y paciente.

—¿Cómo ha cambiado la metodología en las facultades para hacer frente a la nueva realidad del mercado global?

—Brian M.: Las universidades están haciendo un esfuerzo por ir preparando a las nuevas generaciones. Sin embargo, la realidad en una profesión como la nuestra es que tu verdadera escuela se vuelve el trabajo. Aquí sabemos que somos como una segunda universidad. Debemos tener herramientas y disposición de capacitar. En nuestra firma, trabajamos mucho con recursos humanos para que cada abogado conozca desde el principio nuestra ideología y nuestros valores. Los capacitamos y evaluamos al menos anualmente para promover su desarrollo.

J.A. Chávez Vargas: Las facultades dirigen su formación al tema académico. Se han abierto nuevas materias, sin embargo los abogados no desarrollan habilidades para saber cómo tratar a los clientes. Esa es una de las partes más complicadas para los recién egresados. Considero muy importante la formación con talleres impartidos por las universidades, enseñar al alumno a fomentar el buen trato a los clientes (mexicanos o extranjeros) y entre compañeros o abogados.

—¿Qué cambios tecnológicos han implementado en su firma para hacer frente a la disrupción legal?

—Brian M. y J.A. Chávez Vargas: En los últimos dos años hemos trabajado duro en migrar a sistemas de administración de tareas. Hemos implementado un sistema de seguimiento centralizado que nos permite a todos saber qué asuntos se trabajan, sus fechas de entrega y los responsables de cada actividad. Nos permite hacer análisis de cargas de trabajo, de tal manera que buscamos que todo el equipo trabaje equilibradamente en tareas asociadas a su experiencia y conocimiento profesional.

Como proyecto paralelo a la firma, los socios fundamos una empresa llamada MAAT, en la que nos asociamos con un grupo de emprendedores y expertos tecnológicos para crear una plataforma de automatización de compliance. Maat.ai ha desarrollado herramientas para: evitar el robo de identidad; automatizar la creación y revisión de expedientes de conocimiento de cliente; automatizar la creación y revisión de expedientes para prevención de lavado de dinero y anticorrupción, entre otras muchas aplicaciones.

—¿Cuál es el presente y futuro del mercado legal mexicano antes grandes desafíos como las relaciones comerciales con Estados Unidos?

—Brian M.: Es difícil tener una visión clara del mediano y largo plazo en México. Existe un México muy reactivo a mensajes diversos, sin embargo en realidad aún no hay definiciones claras que puedan dirigirnos a pensar que estaremos mejor o peor.

J.A. Chávez Vargas: Estamos pasando por una transformación que aún no logramos entender. Empezando por la parte doméstica, no podemos negar que hay incertidumbre de a dónde vamos. Tenemos igual en Estados Unidos a un presidente que es muy volátil en sus decisiones. Estas son épocas de oportunidades y de crisis que despiertan nuestra imaginación. En el caso del despacho, abrir el área de anticorrupción ha sido un acierto importante.

¿Cómo ha sido el primer semestre del año? ¿Han sido buenas las relaciones de la Administración con el sector privado?

—Brian M.: Ha sido un primer semestre complicado, principalmente por la incertidumbre y el cambio de políticas del gobierno. Creo en el segundo semestre empezará a haber más movilidad. En función de las acciones que el gobierno lleve a cabo sabremos más hacia donde se dirige el comercio.

J.A. Chávez Vargas: Nuestra práctica anticorrupción ha crecido mucho, incluso se ha duplicado el personal. Quiero ser positivo, está siendo un año muy difícil, pero el despacho no se ha resentido tanto. Sabiendo manejar las cosas con paciencia y cierta cautela, podemos lograr cosas muy buenas. Las relaciones de la administración ahora son un poquito distantes, aunque no quisiera denominarlas como “frías”. Le ha costado más tiempo a esta Administración asimilar las nuevas funciones.

En América Latina el posicionamiento de las mujeres como socias y en cargos directivos en las firmas es muy bajo. ¿Cuál es la situación en su firma? ¿qué políticas han implementado para paliar las brechas de género?

—Brian M.: En Chávez Vargas Minutti Abogados S.C. tenemos un gran equilibrio. El mundo legal siempre ha sido muy exigente, lo cual a veces hacía que mujeres con hijos no quisieran trabajar en despachos, sin embargo nosotros hemos comprobado que esto no es necesariamente cierto. Tenemos dos abogadas sénior. La dirección de ventas y de operaciones de la firma, así como la dirección general y de operaciones de nuestra práctica anticorrupción CHM Compliance, son dirigidas por mujeres.

J.A. Chávez Vargas: No ha sido necesario establecer una política de igualdad de género. Quien logra obtener los puestos altos es quien se lo gana, independientemente de si es hombre o mujer. Sin duda, apoyamos las condiciones específicas, como los casos de maternidad para las mujeres o en caso de los hombres por ausencia de paternidad.

—Si pudiesen volver atrás en el tiempo, ¿cambiarían alguna de las decisiones que han tomado en su trayectoria como MP?

—Brian M.: En realidad, no. Hemos tenido aciertos y desaciertos, pero creo que también son los errores los que nos hacen crecer y mejorar. Nuestra meta no debe ser perfectos, sino estar siempre atentos a nuestras equivocaciones para mejorarlas y reinventarnos.

J.A. Chávez Vargas: Haber institucionalizado o haber puesto procesos desde el inicio. Aunque no me arrepiento de esto, el despacho tuvo su crecimiento y madurez a su tiempo, por lo cual estoy satisfecho.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.