Skip to main content
Rodrigo Delboni Teixeira
Rodrigo Delboni Teixeira

"El abogado que entrega a tiempo y ofrece soluciones integradas se fortalece en la crisis"

Rodrigo Teixeira, socio director de Lobo de Rizzo, habla sobre el mercado inmobiliario y las perspectivas de la Bolsa en los próximos meses
por Luciano Teixeira
publicado el08/10/2020

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

Rodrigo Delboni Teixeira asumió el cargo de socio director de Lobo de Rizzo Advogados hace tres años. Es especialista en derecho corporativo, inmobiliario y mercado de capitales. El abogado asesora a clientes nacionales e internacionales en diversas operaciones de fusiones y adquisiciones, joint ventures y reorganizaciones en sectores como educación, agroindustria, logística, food service, pulpa y papel, auditoría y consultoría, automotriz y farmacéutica.

La oficina, con 31 socios y 150 abogados, tiene solo 13 años, pero ya es responsable de un número importante de operaciones en el mercado financiero, principalmente en el área de educación. En conversación con LexLatin,  Teixeira habló sobre el mercado brasileño y las oportunidades para los bufetes en el sector inmobiliario y la Bolsa de Valores.

Al comienzo de la pandemia se dijo que el modelo de negocio de los bufetes de abogados cambiaría por completo. Con el tiempo, se dice que no todo cambiará porque a las firmas les va bien en 2020 a pesar de la crisis. ¿Cómo ve el mercado legal en este momento?

No veo tantos cambios en términos del negocio en sí. Seguiremos operando de manera similar. Llegaron algunos cambios que permanecerán como el home office. Mucha gente disfruta aún más trabajando bajo este modelo en una ciudad como São Paulo, donde el tiempo de viaje es muy relevante. No hemos perdido eficiencia ni productividad y creo que tendremos home office al menos uno o dos días a la semana.

Además, las operaciones son más rápidas y eficientes. Demostramos, por ejemplo, que podemos realizar fusiones y adquisiciones de forma remota. Sin embargo, el contacto cara a cara seguirá siendo importante para cuestiones de cultura, formación, interacción y compenetración del equipo.

Una de sus especialidades es el mercado inmobiliario y fue uno de los más afectados por la pandemia, pero que ahora está experimentando un fuerte crecimiento. ¿Cómo será este mercado para el entorno legal a partir de ahora?

Se volverá a reactivar, pero el perfil cambiará. Veremos oficinas más pequeñas, menos espacios corporativos gigantes y menos empresas corporativas. El mercado residencial debería cambiar un poco porque si tienes una oficina en casa el tema de vivir cerca del trabajo empieza a perder relevancia. Viste muchos departamentos pequeños y bien ubicados en el barrio de Itaim Bibi y en la región de Faria Lima, con el metro cuadrado demasiado alto porque la gente quería vivir cerca del trabajo para no pasar horas viajando. Esto ya no será una necesidad para muchas empresas.

Con una tasa de interés de 2 % anual y con la Bolsa de Valores más o menos estabilizada en 100.000 puntos, los inversores tienden a buscar proyectos inmobiliarios para rentabilizar el dinero. Habrá muchos proyectos en los segmentos residencial, logístico y de almacenes. Con el enorme crecimiento del comercio electrónico este año, en la pandemia, aumentará la necesidad de empresas de logística, además de centros de datos, debido al uso interno de tecnología.

Todo esto trae muy buenas perspectivas para el mercado inmobiliario en términos de carga de trabajo. El sector suele ser una buena opción en relación con la renta fija y un poco menos arriesgada que la Bolsa. Muchas personas que tienen dinero en renta fija querrán comprar para alquilar, a menudo fuera de São Paulo.

A pesar de las buenas perspectivas de la Bolsa, la revalorización de algunas acciones y el aumento de las OPI (Oferta Pública Inicial), hay una fuga de capitales de inversores extranjeros que no se ha detenido y esto es una preocupación en el corto y medio plazo si sigue ocurriendo. ¿Cuáles son las posibilidades y los riesgos?

Tuvimos una muy buena ventana de OPI en septiembre, pero todavía hay un movimiento de aversión al riesgo en el mercado. Todos los gobiernos están experimentando incertidumbre con la pandemia y no estamos en una economía estable. Esta crisis tiene un componente de incertidumbre mucho mayor. En el otro, en 2009 ya había un ambiente de recuperación, me imaginaba que en un año o dos todo volvería. Esta sigue siendo una crisis de efectos duraderos e inciertos.

Es obvio que existe un apetito aún limitado por la Bolsa en este escenario de riesgo. Los gobiernos son un poco erráticos en cuanto a si romperán o no el techo de gasto y cuál es el presupuesto. Esto también trae inseguridad, especialmente para los inversores extranjeros.

Mucha gente emigró a la Bolsa antes de la caída y también ahora, dada la baja rentabilidad de la renta fija. Veo que muchas empresas se están preparando para posibles ventanas de mercado el próximo año. Incluso, hemos trabajado con algunas que ya están en programas para mejorar la gobernabilidad, adquisiciones, ordenar la casa, ganancias y resultados. Tendremos un mercado más selectivo, pero creo que el inversor suele tener apetito en los buenos casos.

¿Cuál es un buen caso para usted?

Es una empresa que está organizada, que tiene una historia constante en los últimos años, un plan de negocios claro y coherente, con una historia de éxito que contar, la gobernanza. Eso puede suceder en sectores que han crecido: retail, comercio online, medios de pago, todo lo que tenga un componente tecnológico ligado al comercio electrónico.

Hablando de fusiones, adquisiciones y reestructuraciones, ¿qué cambios habrá en los próximos meses, cuáles son las perspectivas?

Algunos proyectos se congelaron y luego se reanudaron. Desde julio, hemos tenido una gran reanudación en el número de transacciones, tanto de consolidación como de fondos de capital privado que están capitalizados y ya habían realizado sus captaciones y que encuentran grandes activos para comprar en el mercado brasileño. Hoy es difícil un actor extranjero, ya sea un fondo de capital privado o un actor estratégico, que ignore un mercado del tamaño de Brasil con más de 200 millones de personas.

Rodrigo Delboni Teixeira
Rodrigo Delboni Teixeira

El sector de la educación está en auge en Brasil, con varios grupos educativos con importantes operaciones de compra y venta. ¿Ocurrirán nuevas transacciones?

Quizás somos la firma que más operaciones ha gestionado en el área de educación, mercado que sigue siendo muy activo, desde la escuela, los sistemas educativos e, incluso, los cursos de inglés. Es un mercado resistente porque la educación es lo último que se corta en casa, incluso en la crisis.

Tenemos muchas acciones y nuevos jugadores. Hay universidades de tamaño mediano interesantes por adquirir que también quieren crecer. Hay nichos bastante interesantes como el de la medicina, que tiene un alto costo de matrícula y no hay tantos cursos, por lo que estos colegios hoy en día son muy competitivos en el mercado y hay empresas que tienen éxito en adquirir y gestionar los colegios y montar grupos enfocados en algunas disciplinas.

¿Y la agroindustria?

El precio de las materias primas es más alto. El dólar en alza trae rentabilidad a la agroindustria. El comercio internacional e interno, los piensos y la nutrición animal son mercados que siguen siendo muy fuertes y vemos interés extranjero porque están bien estructurados.

Esta es una firma de tamaño medio. ¿Cómo fue afrontar esta crisis? ¿Qué soluciones han encontrado?

Nos dimos cuenta de que estábamos más preparados para la oficina en casa de lo que imaginamos. Hemos realizado muchas inversiones en tecnología en los últimos años y no hemos tenido ningún problema en el área.

Nos enfocamos en el mantenimiento y la caja, reduciendo gastos, renegociando contratos siempre con buena fe y transparencia. Nuestro principal objetivo era mantener el empleo y la remuneración y lo logramos. Incluso, tenemos en la agenda descongelar los pagos de sueldos y bonificaciones.

Hemos intensificado la comunicación y algo que se ha reforzado estos seis meses es la necesidad de transparencia para que las personas se sientan más seguras y productivas, comprometidas y tranquilas.

¿Qué tipo de abogado y profesional se fortaleció con esta crisis?

Aquellos que ya estaban comprometidos y habían desarrollado habilidades de comunicación son aún más fuertes. La entrega también es importante, una entrega eficiente con más que calidad. El abogado que entrega a tiempo, ofrece soluciones integradas y completas y que tiene capacidad de gestión de proyectos y comunicación, aliado a su formación profesional, se ve fortalecido en la crisis. El proactivo, sin duda, sale más fortalecido.

¿Cómo ve su desempeño en el mercado legal brasileño y en qué medida puede ayudar en este momento de recuperación?

Mi función es servir a la firma más que ser atendido por ella, una actuación colaborativa. Intento ser un líder clasificado como aprendiz, que también está aprendiendo de sus seguidores y colabora. No tengo la receta para todo, pero también escucharé y entenderé, y no vendré y diré: traigo mi recomendación aquí, hazlo así y listo.

Escuchamos a las personas antes de tomar decisiones y delegamos. Todo esto anima a las personas a colaborar, que es una de las cosas que más valoramos dentro de Lobo de Rizzo, que aporta un mejor entorno y una mejor entrega y calidad también para el cliente.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.