Skip to main content
La inclusión del fútbol femenino en el sistema de transferencias es un paso más en su desarrollo profesional / Pixabay

Transferencias a través del ITMS en el fútbol femenino

Ya se están dando los primeros pasos hacia la profesionalización del fútbol femenino
por Pablo Roberto García Pacheco
publicado el08/03/2019

El International Transfer Matching System (ITMS) es una plataforma de uso obligatorio, diseñada exclusivamente para asociaciones miembros de la FIFA y sus clubes profesionales afiliados. Dicho sistema sirve para registrar transferencias internacionales de jugadores de fútbol.

Con la intención principal de que las autoridades de este deporte estuvieran más informadas y aumentar la transparencia y credibilidad del sistema, esta plataforma se hizo obligatoria para el fútbol masculino desde octubre del año 2010.

En octubre de 2017, FIFA tomó una decisión histórica en pro del desarrollo y crecimiento del fútbol femenino. En una enmienda de los estatutos se incluyó la misma cláusula, haciendo así obligatorio que todas las transferencias internacionales de jugadoras se llevaran a cabo bajo la mencionada plataforma.

Entre el 1 de enero y el 1 de septiembre del año 2018 se registraron un total de 577 transferencias internacionales, que movieron un total de USD 493.235, incluyendo a 539 jugadoras de 65 nacionalidades diferentes.

Y sí, imaginan bien. Los números del fútbol masculino son impresionantemente más altos. Entre otras cosas, porque cuando se empezó a implementar este sistema, el mercado del fútbol ya estaba desarrollado en niveles en los que el fútbol femenino todavía no se puede reflejar, pero que sueña con alcanzar.

Por ejemplo, durante los primeros ocho meses en los que el sistema fue aplicable al fútbol masculino (en el año 2010), más de 2.000 clubes y 158 asociaciones a nivel mundial eran activas en transferencias internacionales. Para el femenino, en el momento en que se hizo obligatorio el ITMS, solo 198 clubes y 65 asociaciones habían estado activas en el mercado internacional de jugadoras.

Así mismo, es importante entender que el número de clubes involucrados en transferencias internacionales es dependiente del número total de clubes. Según el reporte de FIFA del año 2018, existen un 50 % más de clubes masculinos que femeninos.

Países como Estados Unidos, Colombia, Australia, Venezuela y Suecia lideran todas las tablas relacionadas a transferencias entrantes y salientes de jugadoras, lo cual refleja el importante crecimiento del fútbol femenino. Curiosamente, estos países no suelen estar entre los países más involucrados en transferencias masculinas.

Según el estudio publicado por la FIFA Women’s transfers in ITMS, 8 de las 10 asociaciones cuyos clubes se ven reflejados en el top de las transferencias internacionales participaron en la Copa Mundial Femenina de Fútbol Canadá 2015 y 7 de ellos se encuentran en el top 15 del FIFA/CocaCola World Ranking. Es decir, que el desarrollo de la disciplina en diferentes latitudes ha conllevado a un inminente crecimiento y desarrollo de sus atletas.

Es interesante el caso de Venezuela, que si bien no ha participado aún en una competición absoluta de fútbol femenino, sus categorías sub-17 y sub-20 siempre logran actuaciones destacadas en competiciones internacionales, ubicándose así en el foco mundial.

En el año 2018, Venezuela —después de Estados Unidos— fue el país con más jugadoras transferidas, con un total de 64. Tras el Campeonato Sudamericano Sub 17 celebrado en Barquisimeto (Venezuela), en el año 2016 la venezolana Daniuska Rodríguez fue nominada al premio Puskas en la gala The Best.

El año siguiente, luego de su brillante participación en el mundial de Jordania 2016, la también venezolana Deyna Castellanos fue nominada al mismo premio. Estuvo entre las tres finalistas a mejor jugadora de la temporada junto a Lieke Martens y Carli Lloyd.

Hoy en día, Daniuska Rodríguez juega en el S.C. Braga (Portugal) y Deyna Castellanos cursa su último año de carrera en la Florida State University, habiendo sido recientemente campeona nacional en el fútbol universitario de Estados Unidos. Como ellas, jugadoras como Sandra Luzardo, Nayluisa Cáceres y Verónica Herrera, entre muchas otras, ya empiezan a dar grandes pasos en su desarrollo profesional. Luzardo y Cáceres hacen vida en el fútbol español. Herrera se desarrolla en su último año como atleta universitaria, esperando a dar el salto a Europa para el verano de 2019.

Otro fenómeno que influye en el mercado internacional de futbolistas femeninas es el hecho de que una jugadora pueda participar en más de una competición en un mismo año, ya que no existe una unificación mundial de calendarios. Un ejemplo importante es el número de transferencias que se generaron entre jugadoras provenientes de Australia migrando hacia el fútbol en Estados Unidos.

De las 38 transferencias registradas en el año 2018, 30 se dieron entre el 12 de febrero (día en el que finaliza la W-League de Australia) y el 24 de marzo (día en el que comienza la NWSL de EE.UU.). De la misma manera, Colombia y Venezuela ocupan el segundo y tercer lugar de transferencias realizadas entre ambas ligas registradas en 2018. Esto se debe a que muchas jugadoras venezolanas son contratadas por clubes colombianos al principio de cada año para jugar en la Liga Femenina Profesional de Fútbol de Colombia hasta el final del verano. Una vez que dicha competición culmina, retornan a Venezuela para el inicio del Torneo Clausura de la Superliga Femenina de Fútbol.    

Se espera que, con el crecimiento del mercado, las ligas crezcan y se puedan desarrollar campeonatos más largos, incentivando la competencia y potenciando el desarrollo de las atletas, así como el crecimiento social y económico de los clubes que hacen vida en el fútbol femenino a nivel mundial.

Como dato curioso, teniendo un campeonato tan importante, un mercado económicamente competitivo y siendo la única liga de fútbol femenino de América en ser transmitida en toda la región a través de la cadena internacional Fox Sports—, México no figura en los listados anteriormente mencionados y aquí la razón: el Reglamento de Competencia 2018 – 2019 en su artículo 8 prohíbe de manera expresa la participación en la liga de jugadoras no nacidas en México. Esto limita que jugadoras de otras nacionalidades puedan hacer incursión en la liga mexicana. Estamos seguros de que esto cambiará en cuanto dicha prohibición sea eliminada para las competiciones que vengan a partir del torneo apertura del año 2020.

Así, mientras el mundo continúa enfocado en el fútbol masculino, existe un trabajo importante que busca desarrollar y profesionalizar esta disciplina. Más allá de complacer a quienes tenemos años enamorados de este deporte, generará, sin duda, un nicho de mercado que actualmente no se atiende, pero que va a representar y crear un “momento mundial del fútbol femenino” para el cual debemos estar preparados.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.