Skip to main content
El mercado se ampliará en beneficio de los consumidores y empresas / Bigstock

Tareas pendientes: infraestructura, promoción y empatía

La llegada de compañías aéreas de bajo coste podría mejorar la calidad de vida de los peruanos
por María Eugenia Yábar Guevara
publicado el02/04/2019
Compartir

El mercado aéreo nacional, en el Perú, se encuentra en un momento interesante con la salida de actores y la entrada de las compañías de bajo coste (low cost).

Si se aprovecha adecuadamente, esta situación podría significar una mejora en la calidad de vida de los peruanos, especialmente en la de aquellos que, por primera vez en su vida, tendrán la oportunidad de volar. El mercado se ampliará en beneficio de los consumidores y empresas. Es tarea del Estado permitirlo, los privados están dispuestos.

He aquí algunas tareas pendientes.

Infraestructura

El Estado debería lograr mayor eficiencia en el uso de las plataformas, así como flexibilizar los contratos de concesión para permitir que los aeropuertos puedan ofrecer tarifas promocionales para convertirse en hubs alternativos a Lima.

Ello contribuiría a descentralizar la industria aérea, fortaleciendo económicamente a otras regiones del país. Por otro lado, es importante también promover la lucha contra la ‘permisología’ y lograr que la ampliación del Jorge Chávez se haga en tiempo récord. Tenemos que explotar, prontamente, la condición de hub regional que la naturaleza nos ha dado.

Promoción del sector

La inversión en aviones y mantenimiento es altísima. Es importante considerar una norma de promoción referida a la importación temporal de aeronaves, partes y repuestos. Dicha norma estuvo vigente hasta el 2015.

Desde entonces, el mercado local ha cambiado mucho y hoy necesita, más que nunca, el soporte regulatorio. Cuando la norma promocional estuvo vigente entre 2009 y 2015 se logró un crecimiento del parque aéreo del 33 %. Debemos continuar modernizándonos en esta industria en constante desarrollo para lograr ser líderes en la región.

Empatía

El Estado debe entender que el negocio aeronáutico es de alto riesgo, tanto en lo económico como en vidas humanas. Una aerolínea que dejó de operar en algunas provincias manifestó que algunos de los motivos por los que tomó esta decisión fueron las multas por retrasos y las reprogramaciones de vuelos.  Sanciones impuestas por el desconocimiento regulatorio, no poniendo en balanza la protección de la vida de los pasajeros y el cumplimiento de las normas sectoriales. Perdimos conectividad para los pasajeros y nuestros productos.

Con estas tres tareas cumplidas, las aerolíneas podrán seguir ofreciendo precios competitivos. Hoy vemos que el ingreso de las low cost se inicia con tarifas muy agresivas para incentivar a los consumidores. Estas podrían nivelarse una vez que el mercado se reacomode, pero el Estado puede lograr que se sigan ofreciendo tarifas bastante razonables. A mayor competencia, mayor beneficio para los consumidores y recaudación para el Estado.

Hace poco El Comercio publicaba en su sección Un día como hoy hace 100 años una nota dedicada a la aviación. Esta decía, “el Perú, donde la comunicación entre los distintos centros poblados de su territorio es muy difícil por su configuración geográfica y por la escasez de vías terrestres apropiadas, requiere también de la aviación comercial”. Cien años después está totalmente vigente en todos sus extremos. Esperamos seguir creciendo. Es tarea del Estado permitirlo, los privados están dispuestos.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.