¿Qué significa tener un buen perfil profesional digital?

LinkedIn nos ofrece nuevamente un espacio suficiente para que podamos ir un poco más allá del dato duro sobre nuestra experiencia / Pixlr
LinkedIn nos ofrece nuevamente un espacio suficiente para que podamos ir un poco más allá del dato duro sobre nuestra experiencia / Pixlr
Algunas recomendaciones para diferenciarte del resto de los profesionales en LinkedIn
Fecha de publicación: 09/08/2021

Hace ya varias semanas en nuestro artículo ‘Funcionan las redes sociales para abogados’, la respuesta a la pregunta que planteé en el titular fue un sí rotundo. Asimismo, mencioné que son tres los aspectos clave que nos permitirán tener una presencia digital robusta, que muestre nuestros conocimientos y experiencia profesional y nos posibilite convertir contactos en clientes: (-) un buen perfil, (-) una red de contactos estratégica y (-) la interacción. 

En esta nota, presentamos algunas sugerencias para tener un “buen perfil profesional” en LinkedIn. 

1.    Mírate a ti mismo como otro lo haría
En primer lugar, tenemos que hacer el ejercicio de salirnos de nosotros mismos y mirarnos como un tercero lo haría. Y en este ejercicio, tener muy claro quién es este tercero (o terceros) y a quiénes nos interesa dirigirnos (lo que en marketing se denomina nuestros buyer personas o público objetivo).

A continuación, debemos considerar qué impresión queremos generar cuando nos vean; qué conclusiones quisiéramos que saquen cuando se encuentren con nosotros en la red. 

Para ello siempre será necesario que nuestras acciones sean prolijas y estratégicas. Es decir, en el caso concreto de nuestro perfil en LinkedIn, las imágenes que seleccionemos (nuestra foto y la del fondo), deben ser de óptima calidad.


Te recomendamos leer: La relación entre firmas de abogados y medios de comunicación


Debemos buscar una foto profesional, que muestre más que un rostro, que muestra a una “persona” y, en lo posible, una actitud (no significa necesariamente tomarnos la foto con los brazos cruzados).

La imagen de fondo dependerá de nuestros gustos o intereses, con qué queremos que nos identifiquen o qué mensaje sobre nosotros o lo que hacemos queremos transmitir a los que nos encuentren en redes.

Asimismo, debemos estar muy atentos a que nuestros textos sean claros y pulcros ortográfica y gramaticalmente. 

Quiero destacar que el hecho de salirnos de nosotros para observarnos y observar no significa en absoluto dejar de ser nosotros mismos. Todo lo contrario. El objetivo es siempre ser genuinos y auténticos. El hecho de tratarse de una red profesional no nos obliga a disfrazarnos.

Tal vez en los inicios -y mientras se iba desarrollando el mundo digital- empezamos a trasladar nuestra conducta y manera de comunicarnos tratando de mantener lo que hacíamos en el mundo analógico. Sin embargo, en los últimos 18 meses, el cambio de actitud está siendo radical.

Hoy en día, por ejemplo, si un alto ejecutivo ama la música y la guitarra, puede sentirse muy seguro de colocar la foto de dicho instrumento como fondo, de ninguna manera va a afectar negativamente su imagen profesional.


Puedes leer: La miopía del marketing y la innovación legal


La experiencia nos demuestra (desde abril de 2020 participamos en un equipo de la consultora especializada en transformación de negocios vía redes sociales DLA Ignite, que lleva el registro de perfiles exitosos en redes sociales) que es más que probable que una imagen de ese tipo le sea más atractiva a un potencial cliente que la foto “brandeada” del edificio en el que trabaja dicho ejecutivo. 

Esto tampoco quiere decir, que, si el ejecutivo de nuestro ejemplo opta por utilizar una imagen más institucional, su valía profesional o la de la calidad de sus servicios legales serán mayores frente a los ojos de su buyer persona o -en general- de quien lo encuentre en la red.

 

2.    Encuentra tu ventaja diferencial

Pongo un ejemplo: el abogado corporativo brillante que no solo soluciona dudas legales de grandes corporaciones transnacionales, sino que, además, aporta con sus conocimientos e ideas un valor al negocio del cliente, que realmente va a ser difícil encontrar uno parecido. 

Siendo realistas, debemos reconocer que hay miles de abogados expertos en derecho corporativo, y muy buenos, en el mundo en general y también en el mundo de LinkedIn. Por lo tanto, si el abogado de nuestro ejemplo quiere que lo encuentre un potencial cliente, lo que necesariamente debe hacer es diferenciarse. ¿Y cómo lo hace? A algunos esta acción les puede sonar difícil y, de hecho, sencilla no es. Porque muchas veces es más fácil ser igual a todos o imitar. 

Las funcionalidades de LinkedIn -y de las plataformas sociales en general- ofrecen la posibilidad de presentarnos de la manera que queramos. Y como todos somos únicos y diferentes, en realidad la tarea deja de ser compleja.

En nuestro ejemplo del abogado corporativo el desafío se encontrará en que ajuste su actitud (mindset) y se lo proponga y, a continuación, actúe. Por ejemplo, si nuestro abogado corporativo es el líder del área en la firma en la que trabaja, deberá preguntarse qué puede ayudarle a llamarle la atención de su público objetivo.

Tiene las alternativas de (i) presentarse como ‘Socio Corporativo en Cicerón, Demóstenes & Asociados’ (hay miles de socios corporativos en firmas) o (ii) presentarse como lo que realmente piensa que es: “Tengo la suerte de trabajar con las empresas tecnológicas más importantes e interesantes de la región. Soy su asesor corporativo. Soy avistador de aves hace 20 años”. Este es solo un (tal vez no el mejor) ejemplo de diferenciación. Llegar a la frase que nos identifique requiere un proceso, no necesariamente largo, de reflexión. Es importante hacerlo.


Te puede interesar: ¿Funcionan las redes sociales para los abogados?


3.    Habla de ti con una historia que “enganche”

El tercer aspecto en el que quiero incidir es en la importancia de la sección “extracto” (acerca) en LinkedIn. Allí tenemos la oportunidad de contar quiénes somos y (por) qué somos, quiénes somos. Insisto, no se trata de decir qué somos, sino quiénes somos. Y para ello podemos utilizar la narrativa que más nos acomode.

Si en nuestro ejemplo del abogado corporativo, él quiere decir qué es, le será muy fácil: ‘Soy abogado corporativo con xx años de experiencia, especializado en transacciones de millones de dólares’. Para cuando nuestro abogado ejemplo se acuerde o se dé cuenta de que hay muchos como él, le vamos a sugerir que, por supuesto, hable de su oficio, pero se presente de una manera humana.

Somos seres humanos y también tenemos una historia, tenemos mucho para contar y para hablar de nuestra especialidad, sin avergonzarnos. 

La recomendación para un buen perfil siempre será: seamos auténticos. Por ejemplo, nuestro abogado corporativo podría iniciar su presentación de esta manera: "Uno de los recuerdos más entrañables de mi niñez es cuando un verano, decidí con mi mejor amiga del barrio de entonces empezar a vender limonada en los cumpleaños de los vecinos..." Esta historia la podrá vincular con su actual especialidad y su amor por la profesión de abogado corporativo de importantes empresas.  


Te recomendamos: ¿Es tu firma de abogados una firma zombi?


4.    Haz visible tu experiencia y trayectoria 
Finalmente, pero no menos importante, están las secciones en donde se incluye información sobre trabajos anteriores y centros de estudios. LinkedIn nos ofrece nuevamente un espacio suficiente para que podamos ir un poco más allá del dato duro sobre nuestra experiencia. La podremos humanizar y redactar un texto que cuente un poco más sobre nosotros, sobre lo que dejamos en esa experiencia y sobre lo que ella dejó en nosotros.

5.    No dudes en buscar ayuda experta de requerirla

En conclusión: la presencia digital es hoy una realidad y los profesionales debemos trabajar en ella (de una manera estratégica).

Actualmente, es LinkedIn la red social profesional por excelencia, la que nos da oportunidades casi ilimitadas para poder contactarnos con quienes queramos y cuando queramos. Para poder formar parte realmente de esta red y construir relaciones debemos hacer algunos esfuerzos.

El primer paso es tener un buen perfil profesional. Si nos trasladamos al mundo analógico, este primer paso equivale a salir de nuestra casa y emprender el camino para llegar al destino, cualquiera que sea que nos hayamos fijado. El camino no es fácil, requiere un cambio en nuestra actitud para tomar la ruta correcta. Y precisamente nuestra experiencia nos ha mostrado que el punto clave es este, la actitud, no solo la destreza en el manejo de las funcionalidades de la red.

*Lorena Borgo es fundadora de EDPE Consultants Perú, Estrategia y Comunicación para Abogados (lorena.borgo@edpe-consultants.pe)


Recibe los mejores artículos de Gestión LexLatin al suscribirte al boletín mensual

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.