Revisemos el impacto del legaltech en el sector legal

¿En qué ámbitos está impactando el legaltech en el sector legal?
¿En qué ámbitos está impactando el legaltech en el sector legal?
La abogacía siempre ha sido una profesión que ha requerido de formación continua, pero ahora más que nunca esta formación debe ampliarse a otros ámbitos del conocimiento más allá de los meros técnico-legales
Fecha de publicación: 12/03/2021
Etiquetas: Gestión LexLatin

La tecnología ha llegado al sector legal para quedarse, pero su impacto nos ha llevado a replantear modelos de negocio, formas de entrega, la propia relación con los clientes y, sin lugar a dudas, el perfil del abogado y sus necesidades formativas para afrontar los retos de esta nueva era. 

Las tecnologías y su denominación en el sector legal llegan con ciertas diferencias en su definición. Por una parte, legaltech se entiende como aquella tecnología que sirve para una mejor gestión de los modelos de negocio que ofrecen servicios jurídicos y, por otra, lawtech aplica al tipo de tecnología que empodera al comprador de servicios jurídicos para el autoasesoramiento.

Te recomendamos leer: La necesidad de la especialización en servicios legales

Pero permítanme que adopte una propia definición que es más genérica y simple y que denomine legaltech como la utilización de la tecnología en el sector legal en cualquiera de sus ámbitos. 

En la industria legal, la tecnología nos permitirá ser más rápidos, más precisos y eficientes. Nos ayudará a la toma de decisiones con más información, tanto en el sector privado como en la administración pública, lo cual permitirá un mayor acceso a la justicia y, por lo tanto, una sociedad con mayor cultura legal. Veamos el impacto en el perfil del abogado.

El perfil de abogado de esta nueva era debe adaptarse a las nuevas necesidades del sector. Se necesitan nuevos conocimientos sobre tecnología y nuevas competencias relacionadas con la apertura al cambio y la innovación. 

La abogacía siempre ha sido una profesión que ha requerido de formación continua, pero ahora más que nunca esta formación debe ampliarse a otros ámbitos de conocimiento más allá de los meros técnico-legales. Esto no significa que un abogado deba aprender a programar, no, pero sí a entender el entorno de legaltech y la evolución del mercado de prestación de servicios jurídicos.

Los abogados más que nunca se convierten en emprendedores y deben formar equipos multidisciplinarios con otro tipo de profesionales para generar innovación y para ayudar a la regulación de la tecnología que impactará, no solo en la administración de justicia, sino en todos los ámbitos de nuestra sociedad. La innovación debe ser la respuesta de los abogados para adaptarse a los cambios del entorno y eso nos conduce a un abogado más completo, más formado y, cómo no, más tecnológico. 


Te invitamos: Participa en nuestro segundo Debate LexLatin "Más allá del techo de cristal...Buenas prácticas para aumentar la presencia de abogadas en posiciones de socias y liderazgo". ¡Reserva tu participación aquí! 


 

¿En qué ámbitos está impactando el legaltech en el sector legal?

  • Estandarización de servicios

No podemos negar que existe un porcentaje del trabajo legal que es estandarizable, los expertos hablan de un 30 % que va en aumento. Todo lo que se pueda estandarizar lo acabará haciendo una máquina y resistirse ante esta tendencia no tiene ningún sentido. Esto nos llevará a la automatización de procesos, a la creación de modelos y al crecimiento de los modelos de prestación de servicios industrializados.

Creo que estos modelos, más allá de “quitar” trabajo a las firmas tradicionales, generan nuevos mercados de usuarios que antes vivían muy alejados de la utilización de abogados y de alguna manera podrán contribuir a la creación de una mayor cultura legal que derivará en una mayor utilización de servicios jurídicos.

Estos modelos contribuyen al empoderamiento del comprador de servicios jurídicos y ya vemos cómo aparecen en la red documentos jurídicos gratuitos para contratos u otras necesidades legales. La creación de comunidades en la red y compartir información es una tendencia imparable.

  • Juicios online

Citando a Richard Susskind, ¿los servicios judiciales son un lugar o un servicio? En mi opinión, son claramente un servicio y aunque aún queda recorrido a nivel tecnológico (seguridad, protección de datos, identidad virtual, pruebas) todo aquello que facilite la prestación de dicho servicio llegará antes o después y los juicios virtuales llegan cargados de ventajas.

No creo que los jueces sean sustituidos jamás por una máquina, pero sí contarán con más información y datos para la toma de decisiones. Desde el entendimiento del lenguaje corporal, microexpresiones para saber si un testigo miente o no, hasta el análisis de reincidencia de delito (véase future attribute screening technology en EE. UU.) o la revisión de jurisprudencia en segundos. Llegaremos a tener una justicia más rápida y precisa. 

Lee también: Cómo afecta la disrupción digital a la rentabilidad de la firma

  • Asistentes virtuales

Los asistentes se están introduciendo en nuestra vida en diferentes ámbitos y el ámbito legal no será diferente. Desde Watson, de IBM, y su aplicación en el sector legal desarrollada por Ross Intelligence, hasta la utilización de asistentes virtuales para la investigación y búsqueda de jurisprudencia en lenguaje natural con la máquina es un foco de atención en la tecnología aplicada al derecho.

No obstante, no podemos dejarnos llevar por la ciencia ficción y el lenguaje natural entre hombre y máquina requiere de muchos años más de investigación científica. Ya existen este tipo de asistentes, pero queda mucho camino para llegar al momento de singularidad, momento en que las máquinas se relacionarán en lenguaje natural y que, incluso, podrán tener una inteligencia superior a la humana.

  • Predicción 

La utilización de datos para la construcción de modelos y patrones nos lleva irremediablemente a poder ser predictivos. Esta tecnología está impactando en el mundo de litigios, específicamente con productos como Lex Machina o Premonition en el mundo anglosajón o Jurimetría en España.

Estos programas arrojan porcentaje de éxito, horas dedicadas e incluso importes del litigio. No obstante, más que pensar que la tecnología será como una bola de cristal, hay que entenderla como datos convertidos en información que nos llevarán a la mejor toma de decisiones de manera que los riesgos que se asuman en dichas decisiones sean menores.

Pero no podemos olvidar que también existen riesgos asociados a los modelos predictivos y es que los propios algoritmos pueden tener sesgos asociados a sus propios constructores y nos lleven a conclusiones erróneas o predestinaciones en algunos casos, algo que no podemos dejar que ocurra. 

  • Nuevas tecnologías y desintermediación

No puedo predecir qué tecnologías aparecerán en el futuro, pero quiero añadir que tampoco las puedo imaginar, solo que nos sorprenderán y que deberán ir acompañadas de regulación y protección de las partes y de los datos necesarios para su desarrollo. Y siempre necesitarán de expertos legales en estas nuevas tecnologías, abogados formados en nuevas disciplinas y conocedores de algoritmos.

Lo que sí puedo adelantar es hacia dónde van encaminadas las nuevas tecnologías y es hacia la descentralización, a la desintermediación y al empoderamiento de las partes.

Así pues, el blockchain (conocida como tecnología de bloques) ha generado criptomonedas y smart contracts, es decir contratos autoejecutables de manera automática si se dan una serie de condiciones. Los smart contracts tienen como objetivo eliminar intermediarios para simplificar procesos y, con ello, ahorrar costos a las partes y lograr independencia al mismo tiempo. 

Soy una convencida de que es imposible que los algoritmos sustituyan a los abogados, entre otras cosas, porque su comprensión solo es accesible a unos pocos y porque el criterio legal se rige por otros razonamientos humanistas más allá del mero código. Tecnología y ley deben ir de la mano en equipos mixtos de trabajo que se complementen.

Te interesará leer: ¿Qué lección dejará el COVID-19 a los abogados? 

  • Smarts Laws

La evolución de la tecnología nos lleva a pensar en la creación también de leyes inteligentes que se puedan autoejecutar de manera independiente del régimen político y que solo dependan de si se cumplen o no una serie de condiciones acordadas. Temas fiscales, ayudas y litigios podrían desencadenarse si se diesen las condiciones necesarias. 

  • Nuevos modelos, nuevos servicios

Derivados del avance de la tecnología ya estamos viendo nuevos modelos de prestación de servicios jurídicos y nuevos servicios derivados de la nueva tecnologías como por ejemplo Mi legado digital, que utiliza la tecnología blockchain para los testamentos. 

Así también smarts contracts es un nuevo servicio derivado de la creación de la tecnología blockchain y criptomonedas como los bitcoins. Mucho por avanzar en este campo.

La tecnología está creciendo de manera exponencial, muchos paradigmas se están rompiendo, la fuerza de trabajo se flexibiliza, los servicios son online o incluso self service

  • Mejoras en la gestión de los modelos de prestación de servicios jurídicos 

Hay una gran parte del legaltech que aplica en este apartado. No confundamos la digitalización con el legaltech. Tener los documentos en digital no es la utilización de tecnología para mejorar la gestión, sino un primer paso básico. En este sentido tenemos como ejemplos:

  • Gestión del conocimiento.

  • Automatización de procesos.

  • Revisión de documentos.

  • E- Discovery. 

  • Contract drafting.

  • Contract management.

  • Compliance. 

  • E-billing.

  • Cloud computing.

En este campo, la inteligencia artificial y en especial el machine learning están jugando un papel muy relevante, ya que el aprendizaje de la máquina (guiado o autoaprendizaje) nos lleva a una evolución de la gestión de cualquier modelo de prestación de servicios jurídicos a otro estadio. 

  • Utilización de datos biométricos

La utilización de este tipo de datos cada vez será más habitual, como si de una película de ciencia ficción se tratase. Nos dirigimos irremediablemente a la utilización de este tipo de datos para a la autentificación y para la identificación de las personas.

*Eugenia Navarro es socia de Tama Projects, firma consultora para firmas y departamentos legales, profesora de ESADE, en Barcelona, España, y codirectora del MIT Educación Profesional en Español . Puedes consultarte tus dudas a través del correo navarro@tamaprojects.com. 


Este artículo forma parte de la sección Gestión LexLatin sobre temas de gerencia de bufetes de abogados. Si quieres recibir nuestro boletín mensual con artículos similares, ¡puedes suscribirte aquí!

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.