Skip to main content
Joven abogado, antigua profesión
Joven abogado, antigua profesión

Joven abogado, antigua profesión

por José Carlos Bernal Rivera
publicado el18/10/2017
Compartir

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

Nuevas profesiones se crean cada año, ajustándose a los desarrollos de nuestra sociedad. Si hace diez años me hubieran preguntado en qué consiste el trabajo de un administrador de redes sociales, o un desarrollador de apps, mis respuestas hubieran sido meras suposiciones. La profesión de abogado, por otra parte, es sin duda antiquísima. Desde la Edad Media, las universidades de Bolonia y Salamanca (las primeras de Europa), y también las legendarias universidades de Oxford y Cambridge en Inglaterra, ya otorgaban títulos en Derecho a sus estudiantes.


Pese a su antigüedad, la profesión legal ha logrado seguir el paso al desarrollo y mantener su alta relevancia. Algunas firmas ofrecen servicios legales en industrias complejas y novedosas, como las industrias del entretenimiento, de farmacéutica, de fintech y de tecnología de la información. Los abogados - y también las leyes - tuvieron que adaptarse. Para ello, los abogados estudiaron especialidades o combinaron su experiencia fuera del sector legal con sus estudios de Derecho. De esta manera pudieron expandir y aplicar sus conocimientos legales a diversas industrias modernas.  Sin embargo, el acceso a estas industrias modernas no es automático ni inmediato; los nuevos abogados - aquellos que acaban de recibir su título en derecho - dejan la Universidad con herramientas antiguas y conocimientos generales del derecho, es decir, con similares conocimientos a aquellos que adquirían sus colegas abogados de la Edad Media en la Universidad de Salamanca.


Claramente esta es una exageración. Las carreras de Derecho de hoy en día no son iguales a las del siglo XII. Sin embargo, los abogados recién graduados por lo general, no han tenido demasiado contacto efectivo con industrias y áreas modernas. No considero que pueda reprocharse a las universidades por ello, o al menos no por completo. Suficiente tarea tienen ya las universidades, tratando de cubrir todas las materias tradicionales en su malla de materias. Como menciono en otro artículo, harían bien en incluir también algunas materias básicas de contaduría y finanzas.


Los abogados acarrean el estigma - o el honor, según se mire -  de ejercer una profesión antigua. Si bien hoy en día los abogados pueden dedicarse a temas tan diversos y modernos como el financiamiento de proyectos o el derecho de la publicidad, la concepción de la abogacía que tiene la sociedad en muchos países es sumamente básica y reducida. Cuando alguien comenta que estudió Derecho, la pregunta que puede esperar es: “¿Abogado? ¿De temas civiles o penales?”. El mundo legal no se limita a temas civiles o penales, sino que se expande para estar presente en todas las áreas del comercio. Sin embargo, el abogado recién egresado sabe por lo general muy poco de estos temas.


Para los recién graduados, competir en el mercado legal de un país es nadar en un mar rojo y no en un océano azul, que es el objetivo de los emprendedores.. Ya sea porque se pretenda ejercer la profesión de manera independiente, o porque se busque formar parte de una firma de abogados, la competencia en el mundo legal es sumamente cruel. Pocos serán seleccionados, y muchos pasarán largos periodos de tiempo sin trabajar en temas legales.


Y aquí va mi recomendación a los abogados recién egresados. ¿Cómo ser seleccionado entre un mar de abogados? Ciertamente no hay una receta única, pero postulo que mostrar interés y conocimiento sobre áreas específicas o industrias crecientes y nuevas, puede ser el aspecto que diferencie a un abogado del resto de sus pares.


Imagine una entrevista de trabajo en una firma. El entrevistador le pregunta al postulante qué temas legales le interesan, y en qué área. El postulante le responde que está muy interesado por el desenvolvimiento de operaciones de crowdfunding, y cómo la normativa financiera del país pudiera llegar a regular estas operaciones en el futuro. Considero que esta respuesta despertará más interés en el entrevistador, y podría guiar al postulante al departamento de banca y finanzas de la firma. Ese postulante va más allá del conocimiento básico civilista o penalista de la universidad, y muestra interés en áreas modernas y en desarrollo.


Esta ventaja competitiva en el mercado laboral legal no es gratuita, implica un importante esfuerzo para los postulantes. Si los abogados recién graduados quieren destacar por su conocimiento, por ejemplo, de derecho deportivo, deberán ser autodidactas en su emprendimiento, y aprender por sí mismos. La universidad les ha brindado los conocimientos básicos de Derecho (aquellos que son casi inmutables desde el siglo XII), pero su curiosidad por áreas e industrias modernas podría abrirles las puertas en el competitivo mercado legal del siglo XXI.

Nuestra sección de opinión recibe artículos escritos por profesionales del derecho y ramas relacionadas que quieren compartir sus reflexiones y visión personal de las tendencias en la profesión legal. Si le interesa colaborar, no dude en escribirnos a editor@lexlatin.com para recibir información más detallada sobre nuestra política editorial. Las opiniones recogidas en esta sección son independientes y no representan la línea editorial de LexLatin.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.