Desafíos para el sector marítimo y portuario tras la pandemia

Según información publicada por la APN, ha habido un descenso de 10.9 % en el movimiento de carga comparado con el año 2019 / Jerome Monta, Unsplash.
El sector ha permitido que los bienes esenciales e insumos médicos hayan podido ser transportados
Fecha de publicación: 26/03/2021
Etiquetas

El comercio internacional, el transporte marítimo y las operaciones portuarias han venido desempeñando un rol determinante desde el inicio de la pandemia. Entre otros aspectos, han permitido que los bienes e insumos esenciales y médicos puedan seguir siendo transportados para llegar a su destino final. Sin embargo, la pandemia ha afectado a dichos sectores tanto a nivel internacional como nacional.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha proyectado una caída del 9,2 % del volumen del comercio mundial de bienes para el 2020 y un crecimiento del 7,2 % en 2021, pero con una tendencia de crecimiento mucho menor a la que se tenía antes de la crisis. En este panorama son de considerar las cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que detallan que en 2020 el valor de las exportaciones regionales de bienes cayó un 13 % y el de las importaciones en 20 %.

Con relación al transporte marítimo y el sector portuario, a nivel internacional se establecieron diversas medidas sanitarias con la finalidad de controlar mejor las entradas y arribos de los barcos, así como las operaciones portuarias. Esto originó, entre otros efectos, que las navieras cancelaran viajes o travesías además de problemas con embarques y desembarques de la gente de mar y que las escalas portuarias, los movimientos de carga y las cadenas de suministro se vieran gravemente afectados.

Lo anterior ha traído consigo diversos desafíos. De acuerdo con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), entre los principales están los de invertir en planes de gestión de riesgos y de preparación de respuestas ante emergencias que afecten el transporte y la logística, así como hacer frente a los riesgos en materia de ciberseguridad que pueden presentarse debido a la digitalización, como la adopción de medidas destinadas a promover la sostenibilidad y la adaptación al cambio climático.

Un desafío que también se deberá enfrentar es el de tratar de construir un futuro de igualdad de oportunidades en el sector para lograr los objetivos de desarrollo sostenible.

En este contexto es importante precisar que el Perú no ha sido ajeno a este escenario mundial. Si contrastamos las cifras de las exportaciones e importaciones realizadas durante 2019 con las efectuadas en 2020, vemos claramente que ha habido una reducción y afectación considerable. Según información publicada por la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (COMEX), nuestras exportaciones cayeron un 16,4 % y nuestras importaciones cayeron un 13,6 %. 

En el país se han establecido medidas tanto sanitarias como operativas para poder garantizar la continuidad de las operaciones portuarias. De tal modo se han aprobado dispositivos legales tales como el Decreto Legislativo Nº 1492 y su reglamento para poder garantizar la continuidad de las operaciones vinculadas al ingreso y salida de las mercancías y del transporte de carga y para promover la digitalización de la documentación que se requiere en las operaciones. 

En este mismo sentido, otra medida fue la reanudación de las obras de construcción de importantes terminales y proyectos portuarios, entre estos: el Terminal Portuario de Salaverry, el Terminal Portuario de San Martín, el Terminal Portuario de Matarani y el Terminal Portuario Multipropósito de Chancay. Asimismo se realizaron operaciones de cabotaje entre nuestros puertos peruanos. 

Pese a los esfuerzos, también se ha registrado una afectación en el movimiento de carga en los puertos peruanos. Según información publicada por la Autoridad Portuaria Nacional (APN), ha habido un descenso de 10,9 % en el movimiento de carga comparado con 2019 debido, por supuesto, al impacto del COVID-19. 

En este escenario considero que los principales desafíos que tendremos que enfrentar en nuestro país, además de los ya indicados en el ámbito internacional, serán los de revisar y continuar con las inversiones y los proyectos de modernización de los terminales portuarios, así como analizar cómo dichas inversiones y obras responden a las nuevas cadenas de suministro que se están estableciendo en esta época de pandemia. Se deberían seguir concretando las medidas para mejorar los accesos a los terminales portuarios, continuar promoviendo las operaciones de cabotaje e implementar las medidas dadas para promover la facilitación y continuidad del comercio.

No debemos dejar de lado los aspectos ambientales vinculados al sector, tomando en consideración que el Gobierno ha ratificado el Convenio de las Naciones Unidas sobre el Transporte Marítimo de Mercancías. Deberíamos tener de referencia las lecciones aprendidas en los países de la región que aplican este convenio y analizar, además, el impacto que dichas reglas tendrán en el sector. 

*Miriam Sara es consultora independiente y se especializa en derecho marítimo y portuario.

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.