Skip to main content
La tecnología de cadena de bloques está siendo cada vez más aceptada por la comunidad legal / Pixabay

¿Cómo detener un ladrón de secretos con Blockchain?

Historias como la de Wenfeng Lu muestran lo vulnerables que son los secretos comerciales
por Ignacio De León
publicado el16/09/2019

Para todos Wenfeng Lu era un ingeniero inmigrante exitoso, con una cómoda vida familiar en Irvine (California) y una carrera en investigación y desarrollo de dispositivos médicos utilizados para tratar dolencias cardíacas y vasculares. Sin embargo, las apariencias engañan. Tal como luego fue reportado por el Departamento de Justicia de los EE.UU., Lu se dedicó durante tres años a sustraer los datos obtenidos en investigaciones pagadas por sus empleadores para venderlos en Nanjing (China) y finalmente regresar a su país de origen a vivir el sueño americano, lejos de la ley americana.

 

Esta historia muestra lo vulnerables que son los secretos comerciales. Pero además, las estadísticas muestran que se trata de un problema en crecimiento. Según un reporte de Lex Machina (2018), los litigios judiciales sobre secretos comerciales han aumentado un 30 % anualmente desde la aprobación de la Ley para la defensa de secretos comerciales (Defend Trade Secrets Act – DTSA) en 2016.

 

Usualmente se cree que los acuerdos de confidencialidad (también conocidos como NDA o “non-disclosure agreements”) ofrecen una protección legal, pero esto no es cierto. Los tribunales suelen cuestionarlos por la vaguedad que a la fuerza deben tener en la descripción del secreto que protegen.

 

La pregunta es ¿existe algún otro mecanismo de protección? La cuarta revolución industrial ha traído consigo una nueva tecnología que ofrece esa protección y se llama cadena de bloques, más conocida como blockchain.

 

¿Cómo evita el blockchain el espionaje industrial?

 

Hasta ahora la tecnología de la cadena de bloques no había logrado trascender la frontera de la discusión financiera sobre la volatilidad en el mercado de las criptomonedas. Sin embargo, la necesidad es la madre de la invención. La necesidad de registrar, de manera inmutable y segura, información hizo que los emprendedores volcaran su atención sobre nuevas formas de registro, entre ellas, la propiedad intelectual (PI).

 

Se están desarrollando nuevas aplicaciones para:

  • Probar la creación y la autenticación de procedencia, el registro y la eliminación de los derechos de PI.
  • Controlar y rastrear la distribución de PI (no) registrada.
  • Proporcionar evidencia de uso genuino y/o primer uso en comercio.
  • Gestión de derechos digitales, como por ejemplo los de sitios de música en línea.
  • Establecer y hacer cumplir acuerdos de PI, licencias o redes de distribución exclusivas a través de contratos inteligentes.
  • Hacer pagos en tiempo real a los propietarios de IP.

El blockchain también se puede utilizar para fines de autenticación y procedencia en la detección y/o recuperación de productos falsificados, robados e importados en paralelo. El estado actual de la tecnología permite encriptar el documento original, usando algoritmos con llaves digitales que luego se registran en cadena de bloques. Pero el nivel de encriptación varía según la empresa.

 

Hay empresas que registran solamente el sello que ponen sobre el documento original, acreditando la autoría para un momento dado (timestamp). Otras encriptan el documento poco a poco, creando un registro que tiene un nivel de certeza total sobre el documento cuya encriptación queda registrada en el blockchain, pues no solamente acredita autoría sino también su contenido íntegro. Esto es decisivo para establecer su valor como prueba legal. Un juez que evalúe si hay robo de secretos comerciales buscará establecer no solo que el dueño hizo lo necesario para proteger el secreto encriptándolo (primera condición que la DTSA exige para cualquier acción judicial) sino, además, que dicha encriptación abarca la integridad del documento, no solamente su autoría.

 

La tecnología de cadena de bloques está siendo cada vez más aceptada por la comunidad legal. El Tribunal Supremo de China ya reconoce blockchain como evidencia legal. Estados Unidos y países de Europa lo están incorporando a sus legislaciones y decisiones judiciales.

 

La tendencia es irreversible. Después de todo, una acreditación de fe, hecha simultáneamente en nueve mil nodos de Ethereum y bloqueada por sucesivos bloques de información que se superponen unos a otros en cadena, es inmutable. Al menos, es más confiable que el testimonio de un testigo de carne y hueso.

 

Wenfeng Lu quería hacerse rico a costa de robar secretos, pero fue descubierto y sentenciado a 27 meses en una prisión federal, luego de tres años de engaños y una costosísima investigación del FBI. Blockchain hará que ni siquiera pueda volver a intentarlo.

Nuestra sección de opinión recibe artículos escritos por profesionales del derecho y ramas relacionadas que quieren compartir sus reflexiones y visión personal de las tendencias en la profesión legal. Si le interesa colaborar, no dude en escribirnos a editor@lexlatin.com para recibir información más detallada sobre nuestra política editorial. Las opiniones recogidas en esta sección son independientes y no representan la línea editorial de LexLatin.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.