Emisiones de CO2 de la CFE: ¿Qué tan cerca está México de la transición energética?

Según datos de la empresa del Estado, se prevé que la generación de las plantas que usan carbón para generar electricidad aumente en 45 % para el final del sexenio. / Unsplash, Jonathan Borba.
Según datos de la empresa del Estado, se prevé que la generación de las plantas que usan carbón para generar electricidad aumente en 45 % para el final del sexenio. / Unsplash, Jonathan Borba.

El gobierno mexicano anunció su intención de que la transición energética hacia fuentes renovables esté liderada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la paraestatal que, paradójicamente, es la responsable del 17 % de las emisiones de dióxido de carbono en todo el país, según un informe de México Evalúa.

La conclusión a la que llegó el centro de análisis está basada en datos de 2019, estos, sin embargo, no pudieron ser estudiados a mayor profundidad porque la empresa que genera, transmite, distribuye y suministra energía eléctrica en el país no cuenta con información sobre emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).


Aquí puedes seguir nuestra cobertura sobre la transición energética en Latinoamérica. 


Aunque en los últimos años, señala México Evalúa en su estudio de caso sobre la CFE, se han reducido las emisiones de elementos contaminantes debido a la entrada de competidores privados en el sector energético, la paraestatal tiene un camino que va en contra de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Según datos de la empresa del Estado, se prevé que la generación de las plantas que usan carbón para generar electricidad aumente en 45 % para el final del sexenio, mientras que los ciclos combinados —gas y vapor— tendrán un crecimiento del 120 % y la generación de combustión interna crecerá 559 %, a la vez que las de turbo gas aumentarán su producción en más del 200 %.

“La capacidad que se requiere para que CFE, por sí misma, alcance los niveles de inversión que se requieren para revertir la matriz eléctrica nacional –que conserva un fuerte peso en la generación a partir de combustibles fósiles– es muy limitada”, apunta México Evalúa.

 


Te puede interesar: Más poder a Pemex; la estrategia de México para controlar el precio de los combustibles


Presupuesto de operación

Sobre ese panorama, Ramsés Pech, analista del sector energético y socio de Caraiva y Asociados-León & Pech Architects, señala que a la CFE, al ser una empresa dependiente del presupuesto de egresos anual, solo se le ha asignado presupuesto para su operación, pero no para realizar la transición energética que, en un primer momento, contempla instrumentar acciones para disminuir las emisiones de gases contaminantes.

Pech agrega que en los últimos 8 años, ni CFE ni Petróleos Mexicanos (Pemex), han cumplido con las metas de reducción de emisiones contaminantes.

“No se pueden dejar de utilizar los combustibles fósiles, carbón, gas, crudo porque son la base fundamental de la movilidad mundial, vamos a continuar haciéndolo, pero en cualquier proceso en donde se utilicen debe tener un plan de reducción de emisiones”, puntualiza el experto en el sector energético.

Transición a las energías limpias

 

En México, las energías limpias son consideradas todas aquellas que generen hasta 100 kilogramos de dióxido de carbono por MegaWhat producido. No obstante, el 60 % de la electricidad en el país está ligada al gas natural como fuente, un insumo que produce alrededor de 300 kilogramos de dióxido de carbono por cada MegaWhat de energía eléctrica generado.

Según información de Sustainalytics, una empresa evaluadora de riesgos de Gobierno ambiental, social y corporativo (ESG) y utilizada por México Evalúa para su estudio de caso, la Comisión Federal de Electricidad tiene una calificación de 57.5 puntos, en donde el número más cercano a 0 significa un mejor funcionamiento en su estructura.

La CFE tiene un riesgo severo y es una de las peores empresas evaluadas según el mismo ranking.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado que, como parte de la transición energética en la producción de energía eléctrica, se realizarán modernizaciones 16 hidroeléctricas en el país, aunque el porcentaje de generación ligado a esta forma de producción solo podría aumentar en 10 puntos porcentuales, para llegar al 30 % del total.

Si bien las turbinas que son usadas para la producción de energía eléctrica –gracias a la caída de agua de presas o ríos, pueden ser más eficientes–, un mayor uso de este tipo de energía significa obras de infraestructura que permitan evitar inundaciones en las poblaciones instaladas alrededor de las presas, apunta Pech.

Por otra parte, el gobierno fracasó en su intento de reforma constitucional para dotar de mayores ventajas administrativas y legales a la CFE y entre las modificaciones que se pretendía realizar estaba aquella de la participación en la generación y distribución del 54 % de la energía por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).


No te pierdas: Congreso rechaza reforma eléctrica y AMLO impulsa modificaciones a la Ley Minera para controlar el litio


La iniciativa de reforma constitucional, impulsada por el presidente, implicaba la modificación de tres artículos de la Constitución: el 25, 27 y el 28, los cuales dotaban a la empresa del Estado mexicano de la facultad de ser un actor preponderante en la compra-venta de energía eléctrica, al mismo tiempo de encargarle la transición a energías renovables.

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.