Skip to main content
Gane quien gane, la lista de pendientes para la nueva administración es larga / Bigstock

Elecciones en Brasil 2018: ¿derechos humanos y de la diversidad en riesgo?

Pocos días faltan para la segunda vuelta de las elecciones de Brasil, que convertirá en presidente a uno de los dos candidatos: el derechista Jair Bolsonaro o el izquierdista Fernando Haddad
por Ileana García Mora
publicado el18/10/2018
Compartir
Tags

diversidad

Después de la primera ronda de las elecciones presidenciales brasileñas, dos candidatos compiten actualmente en la segunda vuelta. Uno es Jair Bolsonaro, anteriormente oficial del ejército, congresista de derecha desde 1991, que se unió al Partido Social Liberal (PSL) a principios de este año, y quien obtuvo un 46,03 % de los votos en la primera elección. El segundo es Fernando Haddad, del partido de izquierda PT (Partido de los Trabajadores), quien reemplazó al expresidente Lula Da Silva luego de que su candidatura fuera rechazada por su condena a prisión por delitos de corrupción. Haddad consiguió el 29.28%.

A menos de que la intención de los electores dé un drástico giro en los próximos días, las tendencias apuntan a que el nuevo presidente de Brasil será Bolsonaro, quien ha emitido controversiales declaraciones abiertamente sexistas, homofóbicas y racistas, lo cual dibuja un panorama de riesgo para los derechos humanos y de la diversidad.

A Bolsonaro se le atribuyen declaraciones hechas años atrás como: "Sería incapaz de amar a un hijo homosexual" o "no merece ser violada, porque es muy fea", en referencia a la congresista Maria do Rosario. Más recientemente, en la serie documental Gaycation -producida por Vice en 2016 y emitida por NatGeo hace pocas semanas- Bolsonaro dijo: "Con el tiempo, debido al libertinaje, las drogas y con las mujeres también trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales".

Si se toma en consideración que Brasil es el país de América con mayor índice de asesinatos de personas de la comunidad LGBT de acuerdo con la ONG Grupo Gay de Bahía, las declaraciones del que podría ser el próximo presidente de Brasil sientan un precedente desfavorable para los derechos humanos y de la diversidad.

A medida que se acerca la segunda vuelta (el 28 de octubre), la polarización entre los partidarios de ambos candidatos ha ido creciendo, generando un ambiente de tensión e inquietudes acerca de cuáles podrían ser los retos de la nueva administración en materia de diversidad.

El abogado Alberto Mori lo considera de esta forma:

“Las encuestas recientes han demostrado que es probable que el candidato conservador, Jair Bolsonaro, sea elegido como el nuevo presidente de Brasil. Algunos de los electores más conservadores, como se muestra en la página web del partido, y algunos de sus discursos durante su campaña, reflejan que Bolsonaro no está tan abierto a discutir acerca de la ampliación o del fortalecimiento de los derechos de estas comunidades".

Ante esto, Mori cree que los desafíos que Brasil necesita abordar con relación a la diversidad (cualquier tipo de diversidad, por ejemplo, raza, género, religión, personas LGBTI o con discapacidad) son mejorar la tolerancia y la concientización de la sociedad sobre los problemas que enfrenta esta parte de la población, así como crear e implementar formas eficientes de inclusión y fortalecer la aplicación de la igualdad de derechos y oportunidades.

Para Mori, será un deber de la nueva administración escuchar y discutir sugerencias provenientes de la población y de instituciones de la sociedad civil, así como implementar los planes más apropiados en defensa de los derechos de diversidad. "Esperemos que cambie su posición y escuche a esta porción creciente de la población que aboga por fortalecer los derechos de la diversidad", comenta.

No retrocederá en lo avanzado

Pedro Aguiar de Freitas, del despacho Veirano Advogados, explica que en Brasil estos derechos humanos y de la diversidad están muy bien consolidados, por lo que considera improbable que algún candidato pudiera ponerlos en riesgo. "Los derechos civiles no irán hacia atrás; por el contrario, los veo muy consolidados y este es el sentimiento que percibo de nuestros tribunales superiores", dice Aguiar.

"Sin embargo, reconozco que hay un gran segmento de conservadores en la sociedad, lo cual no difiere mucho con respecto a otros países", comenta Aguiar. "Brasil tiene una población católica tradicional y evangélica grande y en continuo crecimiento que defiende las costumbres tradicionales y los valores familiares. En la bandera brasileña se encuentra el mensaje de 'orden y progreso'. El candidato principal, según las encuestas, tiene un mensaje de Dios, Brasil y su familia como prioridad", comenta. 

Pedro Aguiar de Freitas
Pedro Aguiar de Freitas

Por su parte, Mori no cree que estos derechos pudieran ir en retroceso con una nueva administración de tendencia conservadora. "No creo que el nuevo presidente tenga suficiente poder como para hacer retroceder a Brasil en materia de derechos civiles. Sí creo y espero que el Congreso rechace cualquier legislación de este estilo; y creo en el poder de los brasileros que han demostrado interés por defender sus derechos".

Aguiar de Freitas considera que la nueva administración de Brasil, sea quien sea elegido como el nuevo presidente, deberá usar la diversidad como un motor para impulsar el crecimiento del país en todos los sentidos. Lo comenta de esta manera:

"Brasil es un país de inmigrantes, muy diverso en su esencia, lo cual hace que su cultura sea muy rica, como se ve en la música y otras formas de arte. Es algo de lo que deberíamos sentirnos orgullosos y usarlo como incentivo para impulsar una sociedad más inclusiva. La diversidad es tener una mente abierta, aceptar y dar la bienvenida a lo nuevo. Usemos la diversidad como un motor para el crecimiento, para encontrar un terreno inclusivo. Creo que es importante tener claro este objetivo. Tuvimos un aumento en las inversiones extranjeras y si hacemos nuestra tarea correctamente, continuará. Un entorno de diversidad es esencial para atraer inversiones".

Por su parte, Luciana Tornovsky, quien es socia de M&A de Demarest Advogados, así como líder del área de Responsabilidad Social y Diversidad, confía en que ambos candidatos velarán por el mantenimiento y el avance de las instituciones democráticas brasileñas, y que la segunda ronda será un momento propicio para comprender mejor las propuestas de cada uno.

"En cualquier caso, independientemente de quién sea elegido, el sector privado seguirá desempeñando un papel clave en la promoción de iniciativas que contribuyan a construir una sociedad más justa y a reducir las desigualdades sociales para todos".

 

Luciana Tornovsky
Luciana Tornovsky

Educación, pilar de la sociedad

Mori considera que uno de los retos más importantes relacionados con la diversidad es darle un impulso a la educación. "Es deber del nuevo gobierno desarrollar el sistema educativo, que aún es deficiente en muchos aspectos. En el sector privado, muchas empresas, incluidas firmas de abogados en Brasil, han creado recientemente comités internos para discutir e implementar la inclusión y la defensa de los derechos de diversidad".

Gane quien gane, la lista de pendientes para la nueva administración es larga en áreas como economía, seguridad, desarrollo social y combate a la corrupción. Un tema que no debe quedar por fuera de esta lista es la diversidad, es decir, la no distinción de raza, edad, comunidad LGBTI (lesbianas, gais, ​ bisexuales y transexuales) y discapacitados.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.