Skip to main content
Bigstock

EE.UU. y México logran acuerdo ante TLCAN, pero con incertidumbre sobre Canadá

Este miércoles 5 de septiembre podría definirse si el TLCAN se convertirá en un acuerdo bilateral o trilateral; Estados Unidos y Canadá volverán a sentarse en la mesa, mientras que Trump amenaza con dejar al margen a su vecino del norte
por Ileana García Mora
publicado el04/09/2018
Compartir

El humo blanco apareció entre Estados Unidos y México sobre el acuerdo del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), el pasado 27 de agosto. Pero la falta de consenso entre Canadá y EE.UU. mantiene la incertidumbre en las negociaciones que han estado marcadas por fuertes tensiones desde que se iniciaron hace 13 meses.

Este miércoles 5 de septiembre volverán a sentarse en la mesa EE.UU. y Canadá, en lo que podría ser el cierre de complejas discusiones para renovar el acuerdo firmado en 1994, y podría definirse si el TLCAN se convertirá en una alianza bilateral o trilateral.  

Para México es fundamental la participación de Canadá. "Es una prioridad que siga siendo parte del acuerdo, que siga siendo trilateral", dijo Luis Videgaray, Secretario de Relaciones Exteriores de México en la conferencia de prensa del pasado 27 de agosto para anunciar el consenso. También ha dejado muy claro que habrá un tratado de libre comercio independientemente de lo que pase con Canadá. "La incertidumbre deja de ser si habrá o no tratado, la incertidumbre ahora es si será trilateral, como queremos que sea, o bilateral", indicó el canciller.

Sin duda, es positivo que los gobiernos de México y EE.UU. hayan alcanzado un consenso acerca de las nuevas condiciones que regirán el TLCAN.  Manuel Padrón-Castillo, especialista de Baker McKenzie, asegura que el logro de ciertos acuerdos es una buena noticia para estos dos países:

"En sectores específicos, al parecer, se alcanzaron buenos acuerdos para México como la eliminación de la propuesta original de que el 50% del contenido del vehículo tuviera que ser fabricado en Estados Unidos, al igual que haber llevado la petición original de fijar el salario de los trabajadores involucrados en la producción automotriz a US$16 por hora, a que aplique solo al 40% del valor del vehículo", dice Padrón-Castillo.

"En productos agrícolas, pareciera que no habrá un veto temporal para las exportaciones de México de estos rubros; y en resolución de controversias, aparentemente se seguirán los procedimientos internacionales estándares. Estas son noticias favorables para México. Sin embargo, hace falta ver los textos del acuerdo para entender los términos finales de la negociación", continúa el especialista. 

Manuel Padrón-Castillo
Manuel Padrón-Castillo

Además, también es positivo el hecho de que este acuerdo da señales de que las negociaciones que habían avanzado en los últimos meses son respaldadas por la nueva administración que tomará posesión del gobierno de México en los próximos meses. "Esta confirmación es crucial para el acuerdo", comenta Padrón-Castillo.

Pero falta Canadá

La renovación del TLCAN se ha convertido en un proceso marcado por las dificultades para poner de acuerdo a las tres partes involucradas y por las presiones políticas que han mantenido las discusiones al borde del quiebre casi en todo momento. El acercamiento a un cierre de las negociaciones se aceleró en las últimas dos semanas, a partir de una reunión que se dio en Washington. Pero aunque al inicio se pensó que este encuentro acercaría mucho más a las partes, ahora la posibilidad de una solución entre Canadá y Estados Unidos se ve lejana.

Sin duda, la falta de un consenso con Canadá no es menos importante, debido a que la concepción del convenio siempre fue de tres partes, lo que además da fortaleza y certidumbre a los sectores que han venido trabajando bajo ese marco jurídico. "México y Canadá son signatarios del renovado TPP (CPTPP), pero para llevar el comercio regional al siguiente nivel haría falta un acuerdo entre los tres países, lo que se ha llamado un TLCAN 2.0", indica Padrón-Castillo.

La principal piedra de tranca entre Canadá y EE.UU. han sido las demandas relativas al sector lácteo y el capítulo 19, vinculado con la resolución de controversias. Pero a estos complejos factores técnicos directamente relacionados con las condiciones del tratado, se le suma la tensa comunicación entre los mandatarios de ambas naciones, principalmente por la polémica diplomacia de Donald Trump, ejecutada a través de las redes sociales.

El giro más tenso en la relación de ambos apenas ocurrió este pasado sábado 1 de septiembre, a partir de un amenazante tuit de Trump:

"No hay una necesidad política de mantener a Canadá en el nuevo acuerdo del TLCAN. Si no hacemos un trato justo para Estados Unidos después de décadas de abuso, Canadá estará fuera. El Congreso no debería interferir en estas negociaciones o simplemente terminaré por completo el TLCAN, y estaremos mucho mejor". 

Twitter de Donald Trump
Twitter de Donald Trump

Pese a que Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo, una pieza aún queda pendiente, y es la decisión del Congreso de los Estados Unidos a aceptar un acuerdo entre dos, y no entre tres partes, como estaba concebido desde el inicio.

En medio de las complejas negociaciones, y presiones en las redes sociales por parte de Trump, Estados Unidos y Canadá se encontrarán nuevamente para lograr un acuerdo, que no pudo cerrarse pese a las intensas reuniones de la semana pasada en Washington. "No se firmará un nuevo acuerdo a menos que sea ventajoso para los canadienses, seguimos trabajando duro, pero aún no logramos el acuerdo; es complejo", dijo Chrystia Freeland, la canciller canadiense, el viernes pasado. México, por su parte, ha dicho que abogará para que salga también humo blanco de esa discusión. Esta semana, sin duda, será decisiva.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.