REPORTAJES


Colombia, entre votos y goles

Como ya es costumbre, Colombia elegirá el domingo 17 de junio a su nuevo presidente en una segunda vuelta, a la par que se juega el evento deportivo más importante del mundo, el Mundial de fútbol de Rusia.

Hoy, como hace cuatro años en Brasil 2014, la selección colombiana de fútbol es uno de los equipos clasificados en el torneo. En ese entonces, el furor de regresar a la máxima cita del fútbol – después de 16 años – parecía más fuerte que el interés por decidir al próximo inquilino del Palacio de Nariño, decisión que al final resultó en la reelección de Juan Manuel Santos.

Este año, sin embargo, las fuerzas están invertidas. La expectativa por conocer al próximo presidente de Colombia supera la atención que provoca el equipo que dirige el argentino José Pékerman y que debutará el próximo 19 de junio ante Japón.

¿La razón? Los contendientes a ocupar el cargo más importante en Colombia representan dos polos diametralmente opuestos: en una esquina está Iván Duque, candidato del Centro Democrático y ficha del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y en la otra Gustavo Petro, el exguerrillero y exalcalde de Bogotá que se presenta en representación de la coalición Colombia Humana.

Duque -abanderado de la derecha- derrotó a Petro -representante de la izquierda- en la primera vuelta, celebrada el pasado 27 de mayo. El candidato del Centro Democrático ganó con 7.616.857 votos (39,34%), mientras que el de Colombia Humana sumó 4.855.069 votos (25,08%). Muy cerca de él terminó Sergio Fajardo (4.602.916 votos), quien representaba a las fuerzas de centro.

Desde ese día se inició la búsqueda de alianzas para llegar a la segunda vuelta con mayores apoyos. A Duque se le sumó la campaña del también candidato y expresidente Germán Vargas Lleras, así como otros partidos tradicionales de la política colombiana como el Liberal y el Conservador. Petro, por su parte, no logró el respaldo de Fajardo ni de Humberto de la Calle (jefe negociador del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC), quienes anunciaron su voto en blanco.

Y aunque Petro ha “suavizado” su discurso para conquistar esos votos del centro, no ha sido una tarea fácil ni exitosa del todo, justamente porque las posiciones de ambos candidatos están emparentadas con los extremos.

Entre Duque y Petro hay diferencias programáticas fundamentales que tienen a los colombianos avocados en decidir entre negro y blanco, alejados de los grises. Duque, por ejemplo, ha dicho que reformará algunos aspectos del Acuerdo de Paz firmado por el Gobierno de Santos con las FARC, mientras que Petro es partidario de hacer cumplir lo pactado.

En su campaña, Duque ha dejado en claro que no está de acuerdo con el matrimonio ni la adopción de parejas homosexuales. También ha dicho que prohibirá (pero no penalizará) la dosis mínima de drogas. Petro, por su parte, es partidario de ofrecer a las personas del mismo sexo la posibilidad de casarse y adoptar hijos, y su enfoque frente al uso de drogas está más emparentado con la educación que con el castigo.

Las diferencias también son evidentes en el campo de la economía. Mientras que Duque apoya el uso de la minería (vale anotar que gran parte de la canasta exportadora de Colombia se basa en los hidrocarburos), el discurso de Petro apunta al desmonte de los modelos extractivos y rentistas para enfocarse en energías limpias más amigables con el medio ambiente.

Enumerar las diferencias entre los programas de gobierno de ambos candidatos sería como elaborar una extensa lista que evidencia la inexistencia de puntos de encuentro entre Petro y Duque.

Las encuestas dan como ganador al pupilo de Álvaro Uribe por una diferencia de entre 6 y 13 puntos porcentuales. Falta ver si Gustavo Petro logra dar la sorpresa y es elegido como el primer presidente de izquierda en Colombia.

El próximo domingo los colombianos conocerán al nuevo inquilino de la Casa de Nariño. El presidente electo encontrará un país polarizado, condición que no ha mermado desde octubre de 2016, cuando el “No” (liderado por Álvaro Uribe) ganó en las urnas al “Sí” en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz.

Ese mismo domingo, mientras el ganador comienza a destapar sus cartas sobre el gabinete con que iniciará su gobierno, los colombianos volverán a centrar su atención en Rusia 2018. La selección de Colombia, una vez más, actuará como aglutinador de un país. Lo cierto es que el Mundial terminará el 14 de julio, mientras que el nuevo gobierno estará en el poder hasta el 2022.


© 2018, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar