OPINIÓN


Venezuela: El incumplimiento ya es historia, preocúpense por la aceleración

El lunes 13 de noviembre se sostuvo una muy anticipada reunión entre el gobierno venezolano y representantes de los tenedores de bonos de deuda para discutir una posible reestructuración tras el incumplimiento de pago del 8 de noviembre. Si bien el pago llegó un par de días después, el estatus oficial es el de default. Oficialmente, PDVSA, la estatal petrolera, se encuentra ahora en incumplimiento del pago de varios cupones vencidos y cuyo periodo de gracia expiró.

La reunión, según reportan algunos asistentes, fue bastante extraña. En primer lugar, el comité de reestructuración estaría encabezado por el vicepresidente de la república, Tareck el Aissami, quien se encuentra listado bajo la OFAC del departamento del tesoro de los Estados Unidos como cabecilla del narcotráfico y con quien muchos de los asistentes tienen prohibido realizar cualquier tipo de negociación. Por esta razón y para evitar posibles violaciones a  las sanciones del gobierno estadounidense, hubo un grupo de participantes que asistió a la reunión en un cuarto contiguo.

Por otra parte, el resultado de la reunión fue una burla. Los representantes de los tenedores de bonos sortearon todos los inconvenientes que hoy día supone un viaje a Caracas. Luego de que muchos se arriesgaron a participar en esa reunión liderada por un presunto narcotraficante, lo único que recibieron del gobierno venezolano fue la promesa de que cumplirán con futuros pagos, una bolsa con chocolate y café criollos y ningún tipo de propuesta específica y coherente sobre los términos de una reestructuración. ¿Y ahora qué?

Bien, el pago de los cupones de varias están vencidos y en incumplimiento. Los tenedores de bonos pueden comenzar a exigir en tribunales el embargo de activos para cobrar su deuda. Este es un “evento de incumplimiento” y probablemente activará cláusulas de incumplimiento cruzado en otros bonos de PDVSA. Otros tenedores de otras emisiones también ganarán el derecho de ir a tribunales en contra de PDVSA y comenzar a elegir entre sus activos.

La opción nuclear

Si bien el incumplimiento y el incumplimiento cruzado son malos, no son ni de lejos tan malos como lo que puede venir a continuación: aceleración y su horrible hermano menor, aceleración cruzada.

Al activarse, la aceleración hace que el monto total de la deuda se venza al mismo tiempo. ¿Faltaron al pago de un interés? Adivinen, ahora deben todo el capital que no estaba vencido.

Y cuando un bono se acelera, los tenedores de otros bonos también pueden hacerlo. Eso es la aceleración cruzada. Esto puede significar que los bonos que supuestamente no se vencerían en años -en 2035 por ejemplo- ahora se hacen pagaderos inmediatamente.

Es importante resaltar que los tenedores de bonos de PDVSA no han comenzado procedimientos para embargar activos aún y, ciertamente, no han activado la aceleración ni la aceleración cruzada. Una vez ocurre el incumplimiento – ya ocurrió – se necesitará que el 25% de los dueños del bono se pronuncien para iniciar la aceleración.

Esa es la opción nuclear. No es seguro que ocurra y aún está pendiente agotar varias instancias legales bastante complejas antes de que pueda ocurrir. No será mañana, pero sin duda los abogados de los titulares de bonos venezolanos están gozando una Navidad adelantada.

Obviamente los rusos también juegan. PDVSA se ha estado preparando para este día por un largo tiempo. Por ejemplo, de acuerdo a la forma en que algunos de sus contratos están estructurados – sobre todo en el caso de acuerdos rusos y chinos – el petróleo vendido se convierte en propiedad del comprador desde el momento en que son cargadas en un barco. La razón por la que lo hacen de esa forma es precisamente para que un tribunal estadounidense no pueda confiscar el petróleo.

Por supuesto, los tenedores podrían ir en contra de las cuentas por cobrar de PDVSA u otros activos (refinerías, Citgo,etc) ¿Quién sabe? Los abogados de los fondos buitre han estado a la vuelta de la esquina. Todas estas preguntas probablemente sean respondidas ante un tribunal extranjero.

La batalla legal que viene es masiva y tomará años. El gobierno tiene de su lado a gente que es competente y no está completamente fuera de sus cabales, aunque cueste creerlo. PDVSA y la República han logrado mantener una representación legal competente en Estados Unidos. Prepárense mentalmente: se intentarán todas las maniobras, algunas fracasarán, otras serán aceptadas, y luego serán apeladas. Esto va a ser largo, los abogados de PDVSA son inteligentes. Claro está, ni siquiera los mejores abogados del mundo pueden salvar a un cliente que es tan estúpido como culpable. Y todo empeorará mucho más si las cláusulas de aceleración se activan.

Esta es la parte realmente desastrosa: si cualquiera de los bonos de PDVSA y la República se aceleran, todos los otros bonos emitidos por PDVSA – e incluso algunos de sus préstamos no relacionados con bonos – se aceleran también. No se trata únicamente de las deudas que se vencerán en las próximas semanas, son todos los $30 millardos de la deuda que PDVSA ha acumulado por años. Luego de la aceleración, la compañía está expuesta a demandas no sólo por parte de tenedores de los bonos en los que se incumplió, sino todos los otros tenedores también.

¿Suena desesperanzador? Debería. Por eso es que el incumplimiento sumado a incumplimiento cruzado, a la aceleración y a la aceleración cruzada, asusta tanto a los economistas.

PDVSA podría aún sorprendernos a todos y superar este incumplimiento mañana. Sería poco elegante, pero no catastrófico. Los tenedores de bonos sólo quieren recibir su pago. Si se hace el pago en los próximos días e incluso a pesar de que técnicamente se incumplió, nadie iría a tribunales y no habría incumplimiento cruzado, mucho menos con aceleración o aceleración cruzada. Tentados por la promesa de Maduro de efectivo rápido, los titulares pueden simplemente preferir esperar un poco más antes de involucrar a sus abogados.

Estamos acostumbrados a que el chavismo ataque los problemas con fuerza bruta y dinero, pero esta vez no hay autoridades locales que puedan manipular las reglas. No hay imprenta que les permita imprimir el dinero. No hay Asamblea Nacional Constituyente que pueda arrestar personas o cambiar leyes arbitrariamente. La responsabilidad de hacer cumplir los acuerdos firmados por el gobierno estará a cargo de jueces americanos que no se pueden comprar ni destituir.

Una versión anterior de este artículo fue publicada en inglés en Caracas Chronicles.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



ARTICULO ESCRITO POR:

Francisco Toro

Editor y Fundador de Caracas Chronicles

Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar