OPINIÓN


Publicidad encubierta en redes sociales

No es novedad que en los últimos años en Perú se ha producido un boom de bloggers, youtubers, e influencers, no solo en la industria de la moda sino también en la de viajes, comida, y otras.

Muchos han dejado sus trabajos tradicionales, y han levantado fervientes seguidores y, con ello, han obtenido nuevas formas de ingresos; llegando al punto de que sus seguidores harían lo que fuese para lucir o consumir lo que muestran en sus videos o fotos.

El éxito de los influencers ha sido un fenómeno mundial de los últimos años, llegando a cotizar sus publicaciones promocionando algún producto o marca según el número de seguidores que tengan o según sea el medio por el que lo difundan (Instagram, Facebook, YouTube.)

Definitivamente ser influencer se ha convertido en un trabajo bien remunerado, debido a que deja de ser un simple pasatiempo y los influencers pasan a invertir mayor cantidad  de tiempo y esfuerzo para generar contenido.

En Derecho a la Moda hemos analizado algunas de las bloggers peruanas con mayor número de  seguidores —Tana, de Le Coquelicot; Natalia, de Cinnamon Style; y Talia, de Stylish Life—, para determinar si existe un verdadero sentido de la ética publicitaria, llegando a la conclusión de que existe una mezcla de ética y publicidad encubierta, ya que al parecer algunas sí publican productos que realmente compran o consumen, pero también, productos que reciben por canje, o porque se les paga por promocionarlo.

Hemos visto que muchas marcas se han enfocado en hacer publicidad a través de redes sociales de forma orgánica, es decir, utilizando terceros que muestren y hablen de sus productos, ya que permiten llegar efectivamente al target sin decir que es publicidad propiamente dicha. Y en este sentido, como se mencionó anteriormente, ser influencer es un trabajo y, por ende, debe ser remunerado.

Pero, ¿qué pasa con los consumidores que, al visualizar una imagen o video de su influencer favorito, piensan que esta persona realmente usa ese producto o consume esa marca cuando en muchos de los casos que hemos mencionado no es cierto?

En Perú no existe aún una política de ética publicitaria regulada, en consecuencia, los influencers no se encuentran obligados a informar a su público que el uso de los productos que presentan no es del todo desinteresado y que es publicidad por la que han recibido un beneficio.

Sin embargo, en países como EE. UU. y Reino Unido se ha implementado una política para todos los bloggers, youtubers, actrices, modelos, personas mediáticas, e influencers en general, por medio de la cual tienen la obligación de  indicar que lo que están mostrando es un producto que les origina una compensación económica, canje o similar, es decir, que obtienen algún tipo de ventaja, agregando hashtags con las palabras: #AD, #PROMO, #SPONSORED.

Esperamos que INDECOPI  regule este tema pronto, o que sean los mismos influencers quienes -por decisión propia- empiecen a informar a sus seguidores de la publicidad que muestran en sus redes sociales.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



ARTICULO ESCRITO POR:

Carmen Moretti

Directora en Derecho a la Moda (http://derechoalamoda.com), Perú.

    All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
    Comparte con tus amigos










    Enviar
    Comparte con tus amigos










    Enviar