Skip to main content
Millennials: una búsqueda contra viento y marea

Millennials: una búsqueda contra viento y marea

por Jaime Fernández Madero
publicado el08/06/2018
Compartir

“but to wait for you is all I can do, and that´s what I´ve got to face …. You coming back to me is against all odds, it´s the chance I´ve got to take.” Phil Collins, Against all odds.

No hay muchas discusiones o estudios sobre gerencia de firmas legales que no incluya el tema de los millennials. En muchos casos se ha vuelto repetitivo y superficial. Parece haber un consenso general que diga que las nuevas generaciones sólo quieren pasarla bien y no trabajar mucho. Una larga lista de quejas se ha convertido en parte del repertorio cuando hay que lidiar con millennials. Sin embargo, esta actitud ignora la esencia de lo que está pasando.

No hubo realmente un choque generacional hasta ahora. Los baby boomers crearon la cultura de posguerra con todos los paradigmas relacionados con el esfuerzo, el logro, la inversión en el futuro y los roles establecidos. Esto ha sido adoptado por una generación tras otra, con menores cambios sustanciales. Incluso la generación X continuó discutiendo las mismas preocupaciones y esperanzas.

Pero los millennials trajeron una nueva perspectiva. Ni siquiera se molestaron en cuestionar los viejos paradigmas; simplemente los ignoraron. Las realidades creadas por las nuevas tecnologías y los estilos de vida eran tan diferentes, que muchas cosas que son obvias para nosotros simplemente quedaron en el pasado en muy poco tiempo. No haré un análisis extenso, ya que pueden encontrar millones de artículos sobre ellos. Pero sí quiero enfatizar que este asunto implica lidiar con profesionales que tienen una perspectiva totalmente distinta a la que estábamos acostumbrados hasta ahora.

En mi libro sobre “Organizando firmas de servicios profesionales. El caso de los abogados” (Thomson Reuters, 2011”), defino el problema de las nuevas generaciones como el “gran reto”. Este podría ser el mayor obstáculo a superar en la próxima década, más difícil incluso que la tecnología y otros dilemas estratégicos.

En mi opinión, los millennials suponen dos retos significativos al modelo económico y cultural de las firmas legales:

  1. El modelo piramidal: esta estructura se basa en el modelo Cravath, que asume que un número de socios junior entra en el bufete con la expectativa de desarrollar una carrera a largo plazo. Esto crea una dinámica de competencia en la que, a través del sistema de rangos, sólo los mejores de los mejores permanecerán en la firma y el resto se irá. La expectativa de una “promesa de sociedad” es esencial en la firma legal moderna. El problema es que los millennials no están muy interesados en ese modelo. Carreras largas y el apego a una institución están fuera de su rango de interés y motivación. Objetivos a corto plazo, la búsqueda de experiencias profesionales variadas y el apego a grupos más cercanos o redes sociales, describen lo que esta generación está buscando. En consecuencia, los mejores son los que con frecuencia abandonan la firma y no los peores.

 

  1. Las horas de facturación: el segundo concepto cuestionado es la cultura de horas extra en la oficina como un valor en sí mismo. En un negocio en el que las horas de facturación son la base para el éxito económico, es obvio que quedarse más horas en la oficina será visto favorablemente, sin importar la eficiencia o el valor real producido para los clientes. Esto a veces ha creado una cultura tóxica de esfuerzo, sobre todo lo demás. Los millennials están totalmente en contra de este acercamiento. En la era de la tecnología, medir el desempeño por la cantidad de tiempo invertido en la oficina parece una idea tonta. Preferirían que se les midiese por eficiencia y resultados, y tener una mayor flexibilidad para estar en la oficina o en otro sitio. Una firma en la que pasar cierto tiempo en la oficina o hacer horas extra sea un requisito, resultará simplemente no aceptable.

Es obvio que estos desafíos perturban el modelo cultural y de negocios de la firma legal, que han sido exitosos por muchas décadas.

Normalmente enfrentamos retos que quiebran el status quo usando nuestras creencias y elegimos entre dos rutas: (i) esperamos que el nuevo reto se adapte a nuestros criterios y circunstancias existentes, o (ii) cuando no es posible adaptarse, nos rendimos a la nueva realidad, probablemente destruyendo más de nuestra actual existencia de lo que es necesario.

Ya que la segunda opción es tan dolorosa, normalmente elegimos la primera pero a riesgo de neutralizar o incluso destruir lo que la nueva realidad nos trae. Si no se adapta a lo que somos y a nuestras circunstancias, básicamente la rechazamos, incluso si la necesitamos o, en nuestro fuero interno, la queremos.

Pero hay una tercera opción, que requiere que abramos nuestras mentes y corazones para cuestionar la forma en que vemos la vida y la realidad. A veces no significa que tengamos que cambiar profundos valores, sino en realidad adaptarlos a una nueva circunstancia. Para simplificar la vida, tendemos a aislarla, controlarla con nuestras personalidades, con los días organizados y las acciones en secuencia. Pero luego, nos damos cuenta de que se ha encendido una chispa inesperada, a la cual ni siquiera podemos nombrar a veces. Cuando eso sucede, pueden sofocarse o ahogarse en ustedes mismos. Ambas son soluciones poco prácticas. También podemos, sin embargo, abrirnos a la chispa y pensar desde otra perspectiva. Puede asustarnos, porque supone lidiar con el entorno de una forma a la que no estamos acostumbrados, pero esto es exactamente lo que requieren las nuevas realidades.

Los millennials son los traductores del nuevo mundo. Nos dicen, sin querer, cuáles son los valores y sistemas que regulan el nuevo orden mundial. En nuestra industria, están dejando claro que algunas de nuestras aseveraciones más básicas no van a funcionar en el nuevo mercado. Para seguir siendo competitivos y atractivos para las nuevas generaciones, estas afirmaciones tendrán que revisarse. Guiar a los millennials usando las ideas tradicionales de gerencia probablemente resultará inútil, contra todo pronóstico. A diferencia de la canción de Phil Collins, no podemos esperar que cambien o regresen. Tenemos que intentarlo nosotros. Es la oportunidad que tenemos que tomar.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.