Skip to main content
Horacio Bernardes cree que los abogados han de contribuir a solucionar la crisis de los refugiados / Bigstock

Horacio Bernardes Neto: “Lo más importante es proteger el Estado de derecho”

Horacio Bernardes Neto es socio sénior de la firma brasileña Motta Fernandes Advogados, actual vicepresidente de la International Bar Association (IBA) y presidente electo de dicha organización. Su presidencia comenzará el 1 de enero de 2019
por Lara Valencia
publicado el25/10/2018
Compartir
Tags

IBA

Horacio Bernardes, socio de Motta Fernandes Advogados, resultó elegido presidente de la International Bar Association (IBA) recientemente en la conferencia anual que tuvo lugar en Roma, pero nos recuerda que hasta el 31 de diciembre el presidente seguirá siendo su “gran amigo Martin Šolc”. Hasta entonces, Bernardes continuará apoyando a Šolc desde la vicepresidencia, pero ya se ha pronunciado públicamente sobre las cuestiones en las que se va a enfocar, una vez tome las riendas de la organización. Cuenta que el objetivo de la IBA no es solo promover las relaciones entre abogados del mundo entero, sino principalmente promover el Estado de derecho, las libertades fundamentales y los derechos humanos. Le pedimos que profundizara en estos conceptos y, sobre todo, que haga una valoración del complicado contexto en el que se encuentra su Brasil natal ante los comicios de este domingo 28 de octubre.

 —“Buscamos ser una institución que no solo educa, sino que también promueve el Estado de derecho” ha dicho. ¿Cuáles son las acciones concretas que lleva a cabo la IBA para que esto se cumpla?

—En lo que a derechos humanos se refiere, contamos con el Instituto de Derechos Humanos de la IBA (Ibahri, por su siglas en inglés), en el cual se invierte mucho dinero. Ahí tenemos varios proyectos, es difícil nombrarlos todos porque actualmente estamos lidiando con más de 20 países. En Brasil, por ejemplo, tenemos un proyecto especial para jueces y abogados. Hacemos capacitaciones para abogados de derechos humanos en Australia, tenemos cosas en Kazajistán y hasta hemos creado una barra independiente en Afganistán. En resumen, estamos trabajando mucho en esta línea. El Ibahri, aunque financiado por la IBA, es independiente precisamente para evitar cualquier tipo de influencia política. También tenemos en marcha el proyecto de la aplicación móvil conformada como ONG, eyeWitness to atrocities.

En lo que a libertades fundamentales se refiere, lo más importante para nosotros es promover y entender el Estado de derecho, porque sin este no hay lugar para los abogados y abogadas. Hoy en día el Estado de derecho tiene problemas en muy diferentes lugares, hasta en los países más desarrollados de Europa y América. Por ello, este año hemos lanzado una campaña con una serie de videos bajo el lema Look after the Rule of Law, and it will look after you, que en español significa “Cuida del Estado de derecho y el Estado de derecho cuidará de ti”. Esta campaña es resultado del legado de Martin Šolc.  Él fue quien tuvo la idea y pensó en la importancia de explicar en qué consiste este concepto y por qué es importante protegerlo. Hay que entender la diferencia entre lo que es el Estado de derecho y lo que significa estar regido por la ley. 

Horacio Bernardes Neto
Horacio Bernardes Neto

—¿Y cuál es esa diferencia?

—Le pongo el ejemplo de la Alemania de Hitler. Tenían leyes, tenían una constitución, se regían por ciertas normas, pero no dentro del Estado de derecho. Operar con ese concepto no significa solo que usted tenga leyes y las cumpla. Es algo mucho más complejo. Es hablar de la libertad de expresión, de la independencia de los jueces, de la separación de poderes, de tener una prensa libre. Es hablar de un puzzle formado por muchas piezas. Cuando una de estas piezas falta o falla, no hay Estado de derecho. Es muy difícil que la sociedad lo entienda y por eso es importante protegerlo.

—También ha dicho que las migraciones y la situación de los refugiados son asuntos en los que deberían implicarse los abogados. ¿Qué se puede hacer desde la profesión?

—Ciertamente he dicho que una de mis prioridades será la crisis de los refugiados y pensar en cómo podemos ayudar. Ya he formado un grupo de trabajo para debatir qué podemos hacer como abogados. Podemos ayudarnos entre las diferentes organizaciones para influir en la legislación. Hay que pensar en lo que está ocurriendo, en el hecho de que las personas refugiadas llegan y no conocen ni sus derechos ni sus obligaciones.

En Italia el Colegio de Abogados ofrece asistencia legal, por lo que sí vemos que hay iniciativas muy interesantes en los países europeos. Esto puede ser un ejemplo para otros países. Podríamos pensar en un modelo de legislación para poner a disposición de todos los colegios y gobiernos. Podemos pensar en una ley específica que estipule un visado para refugiados. Hay miles de cosas que se pueden hacer y se deben hacer.

Uno de los grandes problemas en toda esta tragedia, aunque no tenga nada que ver con la IBA o con el Ibahri, es qué ocurre con los niños y las niñas. La situación de los menores en esta crisis es muy dramática y debería analizarse muy cuidadosamente.

Elecciones en Brasil: diagnóstico del Estado de derecho y el contexto en la región

Aliança Nacional LGBTI -organización brasileña que promueve y defiende los derechos humanos de las personas LGBTI en estados y municipios de Brasil- recientemente informó que “de los 41 informes de violencia electoral registrados por dicha organización entre fines de septiembre y el 18 de octubre, 26 (63 %) se relacionan con situaciones ‘LGBTIfóbicas’”.

—Usted quiere que la inclusión social sea foco central para la IBA. El candidato a las presidenciales brasileñas, Jair Bolsonaro, se ha mostrado abiertamente misógino, homofóbico, racista y simpatizante de la antigua dictadura en su país. ¿Qué va a pasar con el Estado de derecho en Brasil si él gana?

—Esa es una muy buena pregunta, aunque no puedo prever el futuro. Permítame ir por partes:

En primer lugar, quiero insistir en que la diversidad y la inclusión serán sin duda mis prioridades número uno como presidente en 2019. En esta profesión tenemos que resolver no solo la discriminación sexual, sino también la discriminación por raza, por religión, por identidad de género y hacia las personas con discapacidades. La IBA ahora ha iniciado un Consejo de Diversidad, estoy trabajando en ello y en nuestro comité LGBTI para ver qué se puede hacer para influir en la legislación. Necesitamos proteger los derechos de las personas LGBTI.

Respecto a Brasil, por supuesto que estoy en desacuerdo con Jair Bolsonaro y puedo decir abiertamente que no votaré por él en las elecciones. De hecho, no votaré en absoluto. Ya soy demasiado viejo para vincular mi vida a alguno de los actuales candidatos. Bolsonaro dijo cosas horribles y que son, sin duda, imperdonables, aunque ha retirado todas esas posiciones durante la campaña electoral. Creo que Brasil tiene instituciones lo suficientemente fuertes como para impedir que un presidente pueda dañar derechos ya adquiridos. Brasil tiene leyes para censurar la discriminación y se han aplicado muchas veces. Confío en que vamos a tener un Congreso muy fuerte. Por otro lado, el Senado se va a renovar en casi un 80 %. Creo que Brasil ya ha demostrado al mundo que sus instituciones funcionan. Se destituyó a una presidenta y se encarceló a un expresidente por ser acusado de cometer irregularidades. Líderes muy importantes han sido demandados. Confío en que la sociedad civil, a través del poder judicial, sea autosuficiente para detener cualquier amenaza. También estoy seguro de que en la IBA prestaremos mucha atención a todo eso. Lo peor que nos podría pasar es dar pasos hacia atrás en este sentido. Realmente espero que si Bolsonaro llega a presidente, no quiera poner en práctica ninguna política discriminatoria contra los brasileños.

—¿En qué ha avanzado y en qué ha retrocedido Brasil en materia de derechos humanos a lo largo del siglo XXI?

—Es un hecho que estamos viviendo una crisis económica muy importante. Estos círculos económicos crean mucho desempleo y, personalmente, creo que el derecho al trabajo es uno de los derechos humanos más importantes, así como el derecho a tener una educación. La enseñanza en Brasil está muy mal gestionada y tenemos altas tasas de desempleo, por lo que creo que en los últimos años realmente hemos retrocedido. Hay mucho trabajo por hacer, espero que algún día esto cambie.

En lo que respecta a los derechos LGBTI, creo que esto también concierne a los derechos humanos. En mi opinión –no hablo en nombre de la IBA- tener una familia y un hogar son derechos humanos.

—La campaña que nos mencionaba de la IBA –"Look after the Rule of Law and it will look after you”- muestra cómo el Estado de derecho se ve en peligro cuando: los jueces no son independientes; los gobiernos se corrompen; los medios de comunicación no pueden informar libremente; no se garantiza el acceso a la justicia; abogados se corrompen o son amenazados; se vulnera el derecho a reunirse pacíficamente y a la libertad de expresión; se fomenta la discriminación en detrimento de la igualdad de derechos. ¿Cómo pueden los países latinoamericanos aunar esfuerzos para combatir estos males?

—Depende de qué países estemos hablando. En mi experiencia, creo que los abogados y las barras podemos hacer mucho. Deberíamos trabajar en conjunto. Hoy día, hay países de América Latina que están fuera o que no quieren ser parte de eso. Lo que he tratado de promover hasta ahora es estrechar lazos. Me he reunido con líderes de distintas barras y hemos hablado precisamente de temas como el Estado de derecho y los derechos humanos. Queremos mejorar la profesión en esa dirección.

—Finalmente, ¿qué implicaciones le gustaría que tuviera el hecho de ser el primer brasileño en presidir la IBA? ¿Qué legado le gustaría dejar?

—Me gustaría mucho ver mi legado como un paso adelante en lo que respecta a la inclusión social y la diversidad. Tenemos que promover la presencia de mujeres y de minorías en las firmas, aunque esto no debe limitarse solo a los bufetes de abogados. En Brasil, como en muchos otros países, la mayoría de los abogados son mujeres y minorías. Pero lo que quiero ver es la inclusión. La profesión legal necesita mujeres líderes en los despachos y en las principales organizaciones. No se trata solo de encontrar soluciones, sino de conseguir resultados en asuntos como la crisis de los refugiados. También creo que el comercio es algo que debería llamar nuestra atención, ya que si hay una “guerra” en el comercio internacional, los abogados tenemos mucho que decir al respecto. Todo eso me haría muy feliz.

 

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.