ENTREVISTAS


Ruby Asturias: “El recurso humano en nuestra industria es lo más importante” #RompiendoMoldes

Ruby Asturias

Presentamos Rompiendo moldes, una serie de entrevistas donde conversaremos con las abogadas más influyentes de la región. En cada encuentro nos hablarán de sus carreras, especialidades, evolución personal y laboral, y de los retos que todavía encara la profesión.

Iniciamos la serie hablando con Ruby Asturias, de Pacheco Coto en Guatemala. Además de socia y directora de la firma, Ruby figura como presidenta local del encuentro de la New York State Bar Association a llevarse a cabo del 12 al 14 de septiembre en la ciudad de Antigua, Guatemala; donde, además, participará como co-chair en el pleno “The role of women in enforcing compliance and ethics: The aftermath of successful global corporate cases” sobre el rol de la mujer en la aplicación corporativa de normas de cumplimiento y ética. 

¿Cuál es su carta de presentación como abogada?

Mi carta de presentación como abogada es que soy una apasionada de la carrera, además de ser bastante inquieta. He ejercido el Derecho desde hace ya 20 años, y desde hace cinco, soy Socia Directora de la oficina de Pacheco Coto en Guatemala. Duré tres años trabajando como asociada en Arias y en Consortium Legal. Decidí abrir mi propia oficina (Aczalaw) en el 2000 – la cual lideré durante 15 años – e inicié la aventura centroamericana. Traté de establecer un despacho regional, cuando entonces solo había uno en Centroamérica. Me considero pionera de la consolidación de los servicios legales centroamericanos, ya que fuimos el segundo despacho que se fundó después de Arias.  

Cuando mira atrás y hace una valoración de lo que ha andado hasta ahora en su carrera ¿qué experiencias y qué personas han tenido mayor impacto en lo personal y lo laboral?

Una de las experiencias que tuvo mayor impacto en mi carrera fue haber tenido la visión del bufete regional. Creo que el haber pertenecido por poco tiempo a la única organización centroamericana que existía me dio una visión a largo plazo de cómo se tenían que orientar los servicios legales en nuestra zona. Una región donde el inversionista extranjero te ve como uno solo, cuando en realidad somos cinco países con cinco culturas y distintas realidades. Solo somos relevantes para el inversor si nos ven como bloque. Entonces, haber entendido ese concepto iniciando mi carrera marcó lo personal y lo laboral. Me marcó, me dio el norte y el trazo del objetivo estratégico.

De no haber sido abogada ¿qué otra profesión cree que habría desempeñado con éxito?

¡Decoradora sin duda! Soy zurda y altamente creativa. Los zurdos tenemos la cualidad de tener nuestros dos lados del cerebro funcionando de manera simultánea. A veces, cuando me frustro con la profesión, me digo que quisiera colgar el título y dedicarme a decorar. Podría ser la actividad que retome en un futuro cuando me retire. Todo el mundo me dice que por qué no me vuelvo decoradora. Me preguntan cómo es posible que sea buena decoradora y abogada, cuando son dos profesiones tan distintas. Les digo que no, ser una buena abogada requiere de absoluta creatividad. Creatividad para redactar un documento, para resolver los problemas del cliente, y creatividad para salir con lo que tienes que salir en el momento que tienes que salir.

¿Qué es lo más satisfactorio y lo más frustrante de ejercer el Derecho Corporativo y Comercial en Guatemala?

Lo más satisfactorio es ver que en un país como el nuestro puede existir un equipo de trabajo que tenga orden de primer nivel. Cada día me impresiona más la capacidad de mi equipo para atender a nuestros clientes. Ver cómo en estos 20 años hemos logrado posicionar la práctica por puro trabajo de hormiga, eso es lo que más me satisface. Mirar hacia atrás y ver el camino que hemos recorrido para ser parte de la comunidad internacional.

Lo más frustrante en países como Guatemala es que la resolución pronta para los clientes y el trabajo con frecuencia dependen de terceros. Muchas veces criterios que no son correctos o cuestiones de la burocracia gubernamental hacen que tu servicio se disminuya en calidad y tiempos de respuesta.

Próximamente tendrá lugar el encuentro de la New York State Bar Association en Guatemala, donde se hablará de una serie de temas de innovación y usted participará como co-chair del panel: “The role of women in enforcing compliance and ethics: The aftermath on successful global corporate cases,” ¿qué importancia ha tenido la diversidad para que las firmas puedan innovar en la región?

El tema de innovación tiene que ver con la diversidad sin lugar a dudas. Llevo más 10 años formando parte de la comunidad internacional que apoya los proyectos de diversidad. Me apasiona ver cómo las mujeres podemos generar un valor añadido en la industria legal. Siempre digo que no es una lucha de poderes, sino que es una competencia. Los hombres llegaron ahí primero y llegaron en muchos más números que las mujeres. Históricamente nosotras empezamos a estudiar leyes mucho más tarde. Para que el número se llegue a alcanzar falta mucho.

La importancia de la diversidad para que las firmas puedan innovar es un hecho, tener mujeres en posiciones de liderazgo para compartir opinión y perspectiva enriquece la toma de decisiones y enriquece a la empresa. El despacho o la empresa que no lo quiera ver está perdiendo un valor agregado para competir mejor.

Los números de mujeres en posiciones de liderazgo en la comunidad internacional y en despachos están entre el 20 y 30 por ciento. Este número no se ha movido mucho en los últimos 30 años. Sin embargo, vemos cómo ha avanzado la comunidad LGBTI. ¿Qué estamos haciendo mal o qué no estamos haciendo para que repunten estos números? Esa es la tarea en la que deberíamos estar en los próximos 10 años.

En el año 2000 fundó la firma centroamericana Aczalaw, ¿cómo ha sido para usted el contraste de trabajar en una firma local por entonces y ejercer la profesión ahora en una firma regional?

Tuve muy poca experiencia  en estar en una firma local, fueron los tres años previos a fundar mi oficina. Pero a pesar de todo aprendí. La realidad es que mi experiencia en los últimos 17 años ha sido en regional. En la firma regional tienes que poner la atención en más círculos que en la firma local. Ahí entran las sinergias, el valor agregado que puedes proyectar como multipaís, el aprovechamiento de experiencias y cosas que están pasando ya en otros lugares. Es un mundo completamente distinto y sin lugar a dudas es subir una grada más en los intereses que manejas. Las decisiones que tomas tienen otra trascendencia.

¿Cómo era ser emprendedora en el mundo de las firmas a principios del siglo XXI y cuánto ha evolucionado hasta hoy?

La forma de asesorar hoy día es otro mundo. Si nos vamos para el 2000 y miramos hacia atrás, las firmas no eran tan conscientes de ser eficientes en sus costos ni de visualizar a una firma legal como un negocio.

Siento que el abogado normalmente vive y se alimenta de su prestigio. El mayor reto ahora es que los bufetes se adhieran al movimiento empresarial. Que entiendan con flexibilidad que a veces se puede cobrar de una forma y otras de otra, y que hay proyectos que se cogen, no por lo que se cobra, sino porque te van a dar un trampolín para llegar a otros más grandes. Hoy somos más conscientes de la necesidad de que el servicio sea de calidad, eficiente y a un buen costo. La competencia creció enormemente. Ese ha sido el mayor cambio del 2000 al 2017.

En este momento es socia y directora de Pacheco Coto ¿cómo vive usted el rol de liderazgo que le corresponde? según su experiencia, ¿cuáles cree que son las claves para liderar de forma genuina y eficiente?

La posición más difícil es la posición de directora y líder. No terminas de resolver 24/7. El recurso humano en nuestra industria es lo más importante. Con toda honestidad y transparencia, para mí ha sido una apertura de ojos ver que en la medida que yo logre desarrollar mis habilidades blandas, me convierto en mejor líder. Las habilidades blandas son las que no tienen que ver con las maestrías, son las habilidades para poder administrar seres humanos, almas. Para mí la clave es lograr administrar de mejor forma cada una de esas habilidades todos los días: la relación con el personal, la transparencia, la comunicación. Si no tienes eso, tienes equipos que no están inspirados. No puedes ser ignorante o hacerte la loca, lo tienes que abordar, reinventarte y ver de qué manera logras que la oficina evolucione. Hay que dar plataformas seguras emocionalmente a la gente.  

En el encuentro de la NYSBA en Guatemala también habrá un panel de Derechos Humanos sobre el reto  de combatir la corrupción en el país desde la perspectiva legal. ¿Cuál es la percepción de aquellos que podrían ser potenciales clientes sobre las firmas en Guatemala?

El tema de la corrupción en América Latina es de constante importancia y hay que erradicarla para poder pasar al siguiente nivel. Esto quiere decir que los inversionistas extranjeros quieran venir con todo para generar el desarrollo que necesitamos. Gran parte de la falta de desarrollo se debe a esta pequeña gran palabra que es la “corrupción”. Convivimos con estructuras organizadas que han cometido corrupción por más de 30 años. Erradicarlo se ha convertido en la punta de lanza de todos los sectores. Es importante vincularlo a los derechos humanos. Sucede mucho que tenemos un concepto muy esencial de lo que es un derecho humano: derecho a la vida, derecho a la alimentación, derecho a la educación, etc. Creo que en este siglo vale la pena hablar sobre ese segundo aro de derechos humanos que hoy día están siendo infringidos, desde la perspectiva de la inversión extranjera y desde la perspectiva del empresariado, que digamos es a quien asesoramos. Es importante cuestionarse si la inversión extranjera también goza de derechos para poder invertir en paz y con seguridad.

Por último, teniendo en cuenta la incertidumbre que existe en muchas profesiones debido a la situación de la política internacional y de un futuro potencialmente dominado por la inteligencia artificial ¿cuáles cree que serán los temas tendencia en su jurisdicción en los próximos cinco años?

Soy positiva y hay procesos por los que había que pasar para poder emerger. Si tú ves los casos de Colombia, Perú o Chile, ves que son países que se enfrentaron a grandes problemas y situaciones. Esos procesos los posicionaron donde ahora están como potencias de América Latina. Guatemala tiene ese potencial, es un país con una gran posición estratégica en el mundo. Es un país robusto y sólido en infraestructura e industria. La gente tiende a pensar que Costa Rica es el epicentro de Centroamérica, pero en Guatemala somos más de 15 millones de personas, aportamos el 55 por ciento de la población de la región. Es un país con grandes oportunidades y creo que los próximos cinco años van a ser decisivos. Sobre el tema de la inteligencia artificial, cada vez más hay softwares que están despersonalizando el servicio, pero indudablemente esta es una industria de recursos humanos. Siento que nunca va a ser posible divorciarse del ser humano como asesor legal.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar