Skip to main content
Marília Minicucci: “La reforma laboral busca negociaciones más rápidas”

Marília Minicucci: “La reforma laboral busca negociaciones más rápidas”

por Lara Valencia
publicado el05/01/2018
Compartir

Si algo tienen las reformas laborales, es que nunca llegan exentas de polémica, y allí donde surgen controversias es donde hacen su trabajo los abogados. Recientemente hemos visto cómo varias firmas de la región promovieron cambios en el área de la práctica laboral, al tiempo que varios países de América Latina implantaron reformas en sus códigos y leyes del trabajo.

Chile dio paso a la entrada en vigor de una nueva ley en abril de 2017; la Argentina de Macri aprobó una ley Previsional que entrará en vigor en marzo de 2018; y Brasil desde muy recientemente (noviembre de 2017) dispone de una nueva normativa que no ha dejado indiferente a ninguna de las partes implicadas en el sector laboral. Tanto, que el Ministro de Trabajo en Argentina, Jorge Triaca, se ha desmarcado públicamente de comparaciones afirmando que “la reforma de Brasil no es un espejo para la Argentina”.

Mattos Engelberg Advogados lanzó el pasado noviembre su nueva área de práctica de resolución de disputas, terminación, negociación y tercerización, liderada por los socios Daniel Domingues Chiode y Marília Nascimento Minicucci. La socia brasileña habló con LexLatin sobre el horizonte que se abre con la ley 13.467/2017, que entró en vigor para modificar el Código Laboral de Brasil. 

Su despacho cree que esta área “será el futuro de las relaciones laborales en Brasil”. ¿Por qué hacen este pronóstico? ¿Qué asuntos van a trabajar a partir de ahora principalmente las firmas legales desde la práctica laboral?

— Una de las principales razones por las cuales se hace en Brasil una reforma laboral es que somos un país con altas tasas de reclamos en el ámbito del trabajo.

Algunas de las disposiciones tienen la intención de reducir la presentación de casos laborales. Se trata de encontrar nuevas formas de resolver los problemas entre empleadores y empleados. Una de las cosas que estarán permitidas -y que no sucedían en el pasado- es que ahora los empleadores pueden negociar directamente con los trabajadores. Ésta es una posibilidad para quienes ganan más de 11.062,62 BRL y tienen un título universitario. Tendrán la oportunidad de negociar mejores condiciones con las empresas. Podrán discutir asuntos como las horas de compensación, o cualquier tipo de problemas relacionados con la productividad y su desempeño individual.

Algo en lo que hemos estado pensando es que, sabemos que para nuestros clientes la reforma laboral será un nuevo camino para manejar las relaciones de empleo. Por otro lado, estamos asesorando a muchos clientes en la subcontratación de servicios.

Recientemente asesoramos a una farmacéutica en el despido de 240 empleados. Eso era algo imposible de hacer en el pasado, porque siempre que había que trabajar en despidos masivos, había que negociar con los sindicatos. La situación ahora es diferente, porque el despido puede evaluarse a nivel individual. Pudimos ofrecer un paquete de beneficios a esa parte de la plantilla. A cambio se comprometieron a no demandar a la compañía en el futuro.

Es algo novedoso que empresa y trabajador puedan llegar a grandes acuerdos, para después ser ratificados por un juez. Es una forma de reducir las causas laborales. En general, estamos ayudando a nuestros clientes a encontrar nuevas soluciones.

¿Qué escenarios van a generar más interrogantes y conflictos en las negociaciones colectivas?

— Hay situaciones en las que la negociación todavía tiene que hacerse directamente con los sindicatos. Lo que estamos viendo es que los sindicatos están siendo muy estrictos. Han perdido mucho poder, su papel como negociadores ya no es obligatorio. Esto hace que luchen para encontrar una manera de sobrevivir. Solían recibir contribuciones sin tener que trabajar demasiado para ganarlas. Ahora esta condición ha cambiado. Observamos que están tratando de forzar situaciones en las que tienen que determinar las condiciones de pago y otras cuestiones de la negociación colectiva.

Ayudamos a nuestros clientes en esto, porque en el pasado, las empresas no podían negociar con su plantilla, aunque ambas partes lo desearan. Ahora, las horas de trabajo se pueden negociar directamente entre empleadores y empleados. Los sindicatos están en contra de esto y quieren tomar parte en el asunto. Sin embargo, cuando hablamos con ellos sobre este tema, lo que vemos es que en realidad se niegan a negociar cualquier cosa. Cuando el sindicato no quiere llegar a un acuerdo directo con el empleador, y éste trata de encontrar otra manera de resolver el asunto, sabemos que el sindicato va a estar en contra

¿Cómo mejorará y desafiará la reforma laboral de Brasil el ejercicio de las firmas de abogados al asesorar clientes?

— Creo que los abogados y abogadas laborales en Brasil estaban muy centrados en el litigio. Encontrabas profesionales que sabían asesorar. Lo que estamos viendo es que, ahora, debe ocurrir lo contrario. En el primer mes de la reforma laboral, hasta cinco tribunales laborales regionales archivaron un 90% de los casos recibidos. Ese es un cambio tremendo. Se debe en parte a la reforma laboral, que intenta que las negociaciones sean más rápidas y vayan acorde con el tiempo que vivimos.

Los abogados necesitan estudiar más, ir a la universidad de nuevo y dar algunas clases de arbitraje y mediación. Tienen que ser más conscientes de cómo negociar. Encontrar y ofrecer nuevas soluciones para los empleadores es algo que los abogados laborales no hacían en el pasado.

¿Cree que esto está relacionado con la importancia de desarrollar habilidades blandas en mayor profundidad?

— Definitivamente. Tiene que ver con saber cómo negociar y cómo abordar un acuerdo, ya sea colectivo o individual. Los profesionales del Derecho Laboral necesitan desarrollar habilidades en esos asuntos. Lo que sucedía hasta ahora era que los tribunales laborales protegían mucho a los empleados. Los abogados se dan cuenta, ahora, de que necesitan ser más convincentes al presentar una demanda. Si los abogados quieren trabajar para una empresa, tienen que estar más al tanto de cómo redactar acuerdos y cómo lidiar con las negociaciones.

¿Servirá esta reforma para garantizar y proteger mejor los derechos de los trabajadores y las empresas en Brasil?

— Hubo oposición a esta reforma por parte de quienes dicen que disminuye y vulnera derechos. Lo cierto es que los tribunales en Brasil estaban sobreprotegiendo a los trabajadores. Con esta modificación, se permitirá negociar con más confianza y flexibilidad.

En su opinión, ¿cuáles son los factores clave para que se dé una buena negociación colectiva?

— Es importante que los sindicatos estén más cerca del trabajador. Tienen que ayudarle de verdad a comprender su situación en la empresa. Es lo que tendrán que hacer si quieren sobrevivir.

Debido a la afiliación de algunos sindicatos a partidos políticos, hay asuntos que simplemente no quieren debatir. Es importante también el hecho de que algunos tendrán que negociar derecho por derecho, incluso en negociaciones colectivas.

En los últimos años, las reformas laborales se han hecho para prevenir crisis financieras. Si bien en estos casos la crisis no fue el resultado de malas relaciones laborales, sino de la mala gestión económica y la corrupción – entre otros motivos -  ¿por qué han decidido tantos gobiernos hacer una reforma laboral? ¿Cuál diría que es el papel de esta reforma en Brasil?

— En Brasil y algunos otros países, lo que vimos fue que el Código del Trabajo se hizo en los años 40. Por entonces, los empleados eran mucho menos independientes que ahora. Eran más débiles en ese momento y existía la necesidad de una ley laboral que protegiera los derechos de los empleados. Sin embargo, los trabajadores en 2017 no son los mismos que en los años 40. Están más formados, han estudiado, conocen sus derechos y, en consecuencia, cómo luchar mejor. Necesitábamos algo para adaptarnos.

Si observábamos la productividad en Brasil, era muy baja. Ésto era fruto de un código que sobreprotegía a los empleados. Después de tantos años, el escenario ha cambiado.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.