ENTREVISTAS


Pablo Perezalonso: “Los negocios siguen fluyendo”

Los cambios para el sector legal mexicano en los últimos años han venido impulsados, según Pablo Perezalonso –Socio Director de Ritch, Mueller, Heather y Nicolau, S.C.-, por los cambios regulatorios y la necesidad de cubrir los servicios en materia fiscal y medioambiental.

En Ritch Mueller, por su parte, siguen muy activos en operaciones de financiación y creen que así va a seguir siendo. En un año intenso para México por la cercanía de las elecciones presidenciales y la incertidumbre en las negociaciones sobre el TLCAN, hablamos con Perezalonso sobre la evolución en la práctica energética y la continua liberalización de este sector. 

Pablo Perezalonso Eguía

Usted mismo participó en las negociaciones del NAFTA a principios de los 90, ¿cuáles son los planes de la firma en financiación para proyectos energéticos ante la incertidumbre de qué ocurrirá con el TLCAN/NAFTA?

Creo que, independientemente del resultado de las negociaciones, no llegaremos al punto en que se dé por terminado el Tratado, porque finalmente es un acuerdo que conviene a las dos partes. La reforma energética en México y la apertura a nuevos inversionistas en el área energética es independiente del TLCAN y no creo que afecte mucho.

Creo que se tomarán medidas, antes de que haya que cerrar la liberalización del mercado debido a un posible mal resultado. Nosotros hemos estado muy activos este año en operaciones de financiamiento y operaciones relacionadas con el sector energético.

A diferencia de otras, estas no se han detenido ni se han visto afectadas por las declaraciones de Trump o por las posibilidades de no llegar a una buena negociación. Sentimos que tiene su propia dinámica. Insisto, el sector ha estado muy activo y pensamos que así va a seguir.

¿Qué augura el sector legal en México en cuanto a transacciones en la frontera con EE.UU. tras cumplirse casi un año de la Administración Trump?

En realidad nosotros estamos más relacionados con temas de financiamiento y no ha sido un factor que afecte tanto, tampoco en los temas de energía lo hemos sentido. En realidad, los temas de Trump van más relacionados con el aumento de tarifas a exportaciones mexicanas. Ahí, tal vez, podría afectar a las empresas que producen productos de exportación. Nosotros en realidad no estamos en ese sector.

Indirectamente sí podría tener implicaciones, porque nuestros clientes se verían afectadas por el incremento de esas tarifas y bajaría el nivel de operaciones de financiamiento. Ellos no son nuestros clientes directos y hay empresas que sí necesitan seguir operando.

Creemos que aun si el Tratado dejara de existir, al Gobierno de México le conviene que la economía siga siendo abierta, no pensamos que vaya a haber represalias. Creemos que, en tal caso, las represalias buscarían aumentar tarifas que vengan de Estados relacionados con gente del Congreso que apoye las iniciativas de Trump.

En este mismo sentido, ¿cuál es, en su opinión, el escenario político más conveniente o favorable para el sector en México tras las próximas elecciones presidenciales?

Vienen tiempos de elecciones y, como siempre, es un año difícil por la incertidumbre. Sin embargo, lo que es claro es que la elección en México siempre es de tres. Es muy poco probable que alguien gane la Presidencia y controle al mismo tiempo el Congreso. Aun en el caso extremo de que ganara López Obrador, se vería difícil que fuese a tener votos suficientes en el Congreso para hacer cambios muy radicales.

Más bien, quien sea que gane no va a tener la oportunidad o capacidad de impulsar cambios drásticos. Lo importante es que independientemente de quien gane las elecciones, siga comprometido con las reformas estructurales, que las siga impulsando y siga trabajando por la seguridad y por acabar con la corrupción. Eso, junto con continuar con la liberación y reformas estructurales, son los temas fundamentales.

Como firma muy activa en el mercado financiero, ¿cuáles han sido las lecciones más valiosas para los abogados en estos años de crisis y recesión y cuáles han sido los errores más obviados en el pasado?

Yo creo que la lección principal es que, pese a las crisis y las preocupaciones de lo que pueda suceder, el mundo sigue girando y los negocios siguen fluyendo. Las amenazas de Trump van y vienen, pero el país sigue moviéndose, sigue requiriendo financiamientos y necesitando abogados. La lección es que no se detienen las cosas por completo. Pero sí hay que tener en cuenta que hay que medir el mercado, para saber si hay que enfocar la energía hacia un sector u otro, porque eso sí que puede variar.

Lo que puede ser hoy no importante, puede no serlo mañana. Por ejemplo, el área energética es mucho más importante de lo que solía ser hace algunos años por los cambios estructurales. Otras áreas, como por ejemplo el área inmobiliaria, son ahora muy relevantes.

Hace algunos años abrimos un área de Derecho Ambiental y de Impacto Social. Diez años atrás nadie pensaba que eso fuera prioridad y ahora hace falta tener un departamento especializado para las operaciones de fusiones, adquisiciones y de inmobiliaria. En resumen, hay que estar preparado para ver los cambios e identificar hacia dónde van. Así es como podemos ayudar y cubrir las necesidades de los clientes.

¿Podría profundizar un poco más en por qué es imprescindible el área de Derecho Ambiental? ¿Tiene que ver con cambios en el mercado en cuanto a responsabilidad social frente al cambio climático o la llegada de inversores a zonas concretas del país?

Tiene que ver con el cambio de regulación. En los últimos años han nacido nuevas reglas en cuanto al tema de medioambiente. También hay temas que tienen que ver con impacto social en lugares donde hay proyectos en los que viven comunidades indígenas. Hay que hacer consultas y tener en cuenta su opinión, eso es algo nuevo.

También nos dimos cuenta de que los clientes requieren un servicio completo y que era muy importante en el área de fusiones y adquisiciones el tema de impuestos. No teníamos área de impuestos, así que este año trajimos dos socios que nos ayudan con el área fiscal. Los clientes no quieren abogados que solo se dediquen a la parte legal.

Recientemente la revista Forbes publicó un informe describiendo al abogado corporativo como una figura de gran importancia en la gestión que las empresas han hecho de la crisis. Ritch Mueller aparece entre los 10 despachos mexicanos que han liderado operaciones de asuntos corporativos, ¿es esto un reflejo de los cambios en la profesión?

No creo que sea reflejo del cambio en la profesión, creo que siempre hemos estado ahí. Más bien se trata de continuar moviéndonos al mismo ritmo y en la dirección que van nuestros clientes. Los cambios al final se tienen en cuenta para cuidar a los clientes.

Se lo preguntamos porque muchos colegas de profesión hablan de cómo el abogado hoy en día hace muchos papeles: de psicólogo, de empresario, de conciliador…

Sí, lo que pasa es que el abogado hoy en día espera que su participación no sea solo para hablar de temas legales, sino que opine en la estructura de las operaciones y dé un punto de vista del negocio. Eso se requiere, pero yo no siento que eso sea nuevo. Lo que sí es cierto es que el abogado que trabaja en estos niveles no es alguien que se vaya a dedicar solo a interpretar la ley, sino que va a proponer soluciones y estructuras.

Desde su posición actual como Socio Director de la firma, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles y cuáles los más gratificantes?

Momentos difíciles por suerte no he tenido ninguno todavía. Creo que lo más difícil es conseguir que la firma siga creciendo. Es difícil dar a los clientes servicios de calidad, profesionales y sofisticados, a la vez que saber lidiar con los problemas internos de la organización. Para mí lo más importante son las personas, nuestros asociados y asociadas, ver cómo podemos mantener la puerta abierta para que más personas entren a la mesa de socios, cumplir las expectativas de los abogados, tanto salariales como intelectuales. Tratar de combinar todo esto a la vez que ser un negocio eficiente es lo más difícil.

Lo más gratificante es tratar con la gente, con los abogados jóvenes, encontrar formas de retener el talento. Nuestros abogados han de compaginar un trabajo exigente –de muchas horas y de presión- con las necesidades personales de cada quien.

Ya que nos habla de cómo incentivar a sus equipos, hemos visto que algunas de las fundadoras de Abogadas MX trabajan en Ritch Mueller, ¿qué tan implicada está la firma en políticas de inclusión, diversidad y retención de talento?

Nosotros estamos tratando de cambiar las cosas. Me gustaría que fuera diferente, pero hoy por hoy no tenemos socias mujeres. Sí las hay en nuestro Consejo. Está, por ejemplo, Eva Frías. No me queda duda de que más pronto que tarde tendremos socias, porque tenemos abogadas que trabajan muy duro y son muy capaces, así que van a llegar. Nos hemos enfocado también en esquemas flexibles de trabajo. Tenemos varios planes de combinaciones de medio tiempo, trabajo desde casa o de flexibilidad de horarios, porque hay abogadas que no queremos perder.

En cuanto a la retención de talento, en las nuevas generaciones veo que nadie quiere hacer un trabajo mecánico y repetitivo. Todos quieren ver cosas nuevas que les supongan un reto y que les dé la oportunidad de presentar sus ideas.

¿Cuál es la estrategia de Ritch Mueller de cara a la siguiente década para seguir liderando los mercados y sectores en los que opera?

Nuestra estrategia es seguir identificando hacia dónde se mueven nuestros clientes para seguir con ellos, al mismo tiempo que seguir creciendo en la firma. Nuestro crecimiento siempre ha sido orgánico. Es decir, nos gusta ver a la gente crecer dentro de la firma y que se queden.

La mitad de los socios empezaron a trabajar aquí desde que estaban en la escuela. Los únicos cargos que tenemos de contrataciones laterales vienen de áreas donde no teníamos nada que hacer, como fiscal y ambiental.

Nuestra idea es seguir con ese crecimiento orgánico, seguir especializados en las áreas en las que somos reconocidos. Después, si identificamos en el futuro algún otro área en el que sea necesario crecer, tendríamos que ver si nos conviene hacer contrataciones externas o, por el contrario, desarrollarla internamente.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar