ENTREVISTAS


La apuesta de Garrigues por un modelo de “integración total”

Javier Ybáñez

La llegada de firmas españolas a la región latinoamericana es tema de conversación fijo en foros y conferencias. Del mismo modo que otras firmas internacionales han llegado a LATAM para quedarse, Garrigues ha estado presente presente en América Latina “de distintas formas” – según Javier Ybáñez – desde hace más de cuarenta años y parece que se van a cumplir muchos más. En estos momentos, la mira la tienen puesta en Argentina, uno de los mercados legales más grandes y en el que todavía no se han establecido.

Ybáñez es el socio responsable de Garrigues en América Latina. Él mismo se encargó de la apertura de la oficina en Chile y puede hablar de la firma tanto a nivel regional como global, ya que ha desarrollado en ella su larga carrera. Si bien Garrigues ha mantenido lazos con América Latina desde hace décadas, recientemente ha venido apostando -de forma “muy meditada”- por vínculos más sólidos muy a su propio estilo: “cien por cien Garrigues”.  

¿Cómo fue la llegada de la firma a la región? ¿Cuáles retos y anécdotas puede comentar desde su primer desembarque?

Garrigues ha estado presente en Latinoamérica de distintas formas desde hace más de cuarenta años. No obstante, en 2013 decidimos reconsiderar nuestra presencia en la región, dándole una relevancia hasta entonces desconocida. Después de casi diez años de permanencia en una alianza de firmas latinoamericanas que nosotros fundamos, tomamos la decisión de abandonarla y comenzar una nueva etapa que nos vinculara de forma mucho más estrecha y duradera al continente.

Fue una decisión muy meditada, suponía nuestra implantación en la región mediante el establecimiento de oficinas propias, cien por cien Garrigues. Pensamos que esta era la única manera de hacer llegar nuestra cultura y forma de trabajar a todas nuestras oficinas. Lo hicimos apoyándonos en equipos locales, que son el núcleo de nuestras sedes en la región. Así podemos garantizar que todas las oficinas responden a nuestra forma de trabajar, en todos los sentidos: integridad, ética, calidad, plazos de respuesta, uso adecuado de la tecnología, formación, etc. Ahora podemos decir que esa decisión ha demostrado ser un acierto.

Desde el comienzo tuvimos claro que no queríamos limitarnos a un solo país de América Latina, sino que queríamos ser capaces de ofrecer a nuestros clientes un modelo de oficinas integradas, para que en sus inversiones en la región puedan aprovecharse de tener, si así lo desean, un único punto de contacto con el estándar de Garrigues al que están acostumbrados.

Como dijimos hace ya más de tres años, Garrigues venía a Latinoamérica para quedarse, no era una decisión coyuntural de un momento concreto, sino que se tomó de forma meditada y como parte de la estrategia de futuro de la firma. Decisión que, por cierto, fue respaldada de forma unánime por todos los socios del despacho y que hoy en día sigue siendo respaldada de igual manera.

Hablemos de Chile, su más reciente oficina. ¿Qué tiene de interesante el mercado chileno?

Chile reviste la peculiaridad de que fue la primera oficina que abrimos mediante la integración de una firma ya establecida: Avendaño Merino. En otros países también hemos integrado a otras firmas, pero después de llevar ya un tiempo en el país.

Chile tiene un mercado legal muy consolidado y de mucha calidad, por eso quisimos llegar bien preparados, y coincidimos en que la firma Avendaño Merino y sus socios respondían a los estándares que buscamos en nuestros profesionales. La integración funcionó, yo diría, de manera perfecta desde el primer momento, y cada día que pasa nos damos cuenta de que ambas firmas eran, a pesar de no ser comparables en tamaño, muy parecidas en su forma de pensar y actuar, en la forma de entender el asesoramiento y en la consideración que tenían de sus profesionales, por lo que no han surgido los típicos problemas difíciles de superar que se plantean en toda integración.

Avendaño Merino era una firma ya consolidada en el mercado chileno, con reconocidas prácticas corporativas de M&A, energía o inmobiliario, y una práctica tributaria muy  potente, como lo es la de Garrigues a nivel mundial. Además, después de la integración, hemos reforzado, con fichajes de primera fila, las prácticas de derecho financiero y de litigios, y seguiremos reforzando otras prácticas.

El mercado legal chileno, a pesar de que el tamaño del país no es de los más grandes, está muy consolidado. Presenta la ventaja de que muchas compañías chilenas han buscado desde hace años su internacionalización, principalmente dentro de la región latinoamericana, lo que para una estrategia regional como la nuestra es fundamental. También las empresas chilenas empiezan a mirar a Europa y ahí nuestra capacidad de ayudarlas es enorme.

Cuéntenos sobre los distintos retos que han encontrado en las distintas jurisdicciones al abrir sus oficinas propias

El principal reto es siempre el mismo: ser capaces de que todos nuestros profesionales se sientan identificados con la cultura de Garrigues y con cómo se trabaja en la firma. Siempre debe prevalecer el cliente y, por tanto, estamos permanentemente pensando en actualizarnos para prestar el mejor servicio.

En cada jurisdicción hemos abordado este reto de la forma que hemos considerado más apropiada, evaluando en cada caso cuál era la mejor opción. En algunas  jurisdicciones empezamos desde cero, abriendo una oficina con dos o tres abogados y a partir de ahí hemos ido construyendo. En otros casos, incorporamos equipos ya formados y consolidados. En otras ocasiones, después de tener la oficina ya operativa, hemos integrado firmas-boutique especializadas en algún área específica. La labor de integración puede ser más difícil cuando se incorporan equipos o firmas, pero eligiendo bien a las personas, tienes muchas posibilidades de que la integración sea un éxito. 

¿Cuál sería el próximo paso de Garrigues en la región y cuál sería, además, el listado de objetivos?

Estamos ya en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. Hemos declarado públicamente que tenemos mucho interés en Argentina (es el único país de los de mayor tamaño en el que no estamos), pero tienen que darse las condiciones necesarias. Como siempre decimos, cuando vamos a un país es con intención de quedarnos. Dar marcha atrás no nos gusta. Además, seguimos analizando oportunidades en los países en que ya estamos presentes, donde queremos seguir desarrollando nuestra práctica, y continuamos estudiando nuevos países.

¿Qué opina de la integración de firmas internacionales (especialmente españolas) al mercado legal latinoamericano? ¿Hay espacio para todos?

Nos parece que tiene mucho sentido que las firmas internacionales piensen en el mercado latinoamericano. Nosotros lo hemos hecho y por tanto no podemos pensar algo distinto. Creemos que el espacio lo determinan los clientes, que son los grandes beneficiarios de que exista mayor oferta en el mercado. Si, además, esa oferta es de calidad y ajustada a los estándares internacionales, como lo es la de los más representativos estudios de la región, más provecho van a obtener los clientes. 

Los propios abogados también se benefician de la llegada de firmas internacionales al encontrar otros espacios donde desarrollarse. Los despachos internacionales debemos necesariamente emplear abogados locales para estar presentes en Latinoamérica y cuanto mejores sean estos, más éxito tendremos. Lo que está claro es que el modelo que siguen las distintas firmas que llegan al mercado latinoamericano no es el mismo. En Garrigues hemos optado por el modelo de la integración total. En cada país somos una firma local, porque tenemos abogados locales y una fuerte actividad local, pero plenamente integrada en una organización internacional, con una gran presencia regional latinoamericana. Nuestras oficinas latinoamericanas funcionan exactamente igual que cualquier otra oficina de Garrigues. 

Los socios de LATAM son socios de la empresa matriz y todos peleamos por el mismo objetivo: que nuestros clientes, estén donde estén, reciban el asesoramiento de mayor calidad, y que nuestros profesionales tengan el mejor desarrollo profesional y personal posible. Otros despachos eligen modelos diferentes, alianzas más o menos fuertes, modelos similares a franquicias o tomas de participación en firmas locales. Creemos que nuestro modelo exige un mayor compromiso. 

De acuerdo con recientes declaraciones, el resultado financiero de sus oficinas en la región ha sido muy satisfactorio. ¿Cuál ha sido la clave de ese éxito?

Efectivamente, el crecimiento en facturación de la práctica latinoamericana ha sido muy bueno en el último año. Es el resultado de dos factores: la apuesta que la firma en su conjunto ha hecho por esta región y la buena respuesta de los clientes, que han aceptado nuestro modelo.

Todos los socios en Garrigues creemos que Latinoamérica tiene un sentido estratégico fundamental para el futuro de la firma en su conjunto y todos hacemos lo posible para que ese objetivo se consiga. Es una tarea que no corresponde únicamente a los socios y abogados de la región, sino al conjunto de la firma, y esa creo que es la clave del éxito: creernos lo que estamos haciendo.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar