Skip to main content
Gabriela Roca: “La regulación energética puede cambiar la realidad de un país”

Gabriela Roca: “La regulación energética puede cambiar la realidad de un país”

por Lara Valencia
publicado el06/06/2018
Compartir

Gabriela Roca lidera la práctica de energía e infraestructura en QIL + 4 Abogados. Nos cuenta con orgullo e ilusión en Rompiendo Moldes cómo ha contribuido a hacer del sector eléctrico en Guatemala un mercado competitivo y muy activo.

En esta entrevista nos habla de las ventajas de trabajar por un marco regulatorio sofisticado. También hacemos hueco para analizar hacia dónde deberían caminar las autoridades de Guatemala tras la tragedia que provocó la erupción de Volcán de Fuego el pasado domingo 3 de junio. 

Gabriela Roca

En pocas líneas, ¿cuál es su carta de presentación como abogada?

— Soy una abogada guatemalteca que se graduó en la Universidad Rafael Landívar. También tengo una maestría en Derecho de la Empresa en la Universidad Católica de Chile.

Siempre he trabajado en firmas. Como socia de QIL+ 4 Abogados me encargo de la práctica de energía e infraestructura.  Sin embargo, actualmente y como parte de la firma, ocupo la Dirección Corporativa de Minera San Rafael. Me he especializado en el sector de la energía en Guatemala, y en el acompañamiento de todo lo aplicable al desarrollo de proyectos greenfield en Centro América. En los últimos tres años, he desarrollado una práctica relativa al cumplimiento de los derechos humanos por parte de las empresas y la aplicación del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo por el Estado en los proyectos de infraestructura. Trabajo con el equipo de los clientes para lograr la operación comercial de los proyectos de forma segura y bancable.

Otro proyecto que me apasiona es Women in the Profession (WIP) del Vance Center. Formo parte de la Junta Directiva del capítulo de Guatemala, ocupando actualmente la Vicepresidencia. Sobre todo me ha permitido darme cuenta de la maravillosa oportunidad que tenemos las mujeres que hemos alcanzado una posición de liderazgo, de apoyar a otras mujeres a subir y a llegar a donde sus sueños quieran llevarlas. En América Latina esta tarea no es fácil, pero nos damos cuenta de la voluntad de tantas mujeres que han pasado ya por allí y de tantas otras que vienen detrás.

Cuando mira atrás y hace una valoración de lo que ha andado hasta ahora en su carrera, ¿qué experiencias y qué personas han tenido mayor impacto en lo personal y lo laboral?

— Haber participado en la implementación de la normativa derivada de la apertura del sector eléctrico en Guatemala, habiendo también celebrado 20 años de dicha implementación. Me siento orgullosa de poder decir que participé en la creación de lo que hoy es un mercado abierto, libre, diverso, competente y un orgullo para Guatemala.

Me gustar recordar a las mujeres profesionales que he conocido. Por ejemplo Silvia Alvarado de Córdova, gran profesional que participó en el proceso de aprobación de la ley General de Electricidad. Ella apoyó mi desarrollo en un ámbito tan técnico como el eléctrico. También es importante reconocer a amigas abogadas, como Vera Rechsteiner, de la firma Hunton Andrews Kurth LLP en Nueva York. Y por último, pero sin duda los más importantes, mis padres. Han apoyado todas mis decisiones. Mi esposo también, que me ha acompañado caminando a mi lado, y mis hijos, que son mi pasión y vocación.

De no haber sido abogada, ¿qué otra profesión cree que habría desempeñado con éxito y pasión?

— Creo que habría podido trabajar en el desarrollo de proyectos. También podría haberme desarrollarme en el emprendimiento social, apoyando a las comunidades de mi país a impulsar proyectos sostenibles y que les permitan capitalizar el apoyo de las empresas y del gobierno.

¿Qué es lo más satisfactorio y lo más frustrante de ejercer el derecho energético en Guatemala?

— Lo más satisfactorio es ser testigo de cómo una regulación bien cuidada y bien aplicada puede cambiar la realidad de un país y sus habitantes. Guatemala pasó de ser un país en el que 4 de cada 10 guatemaltecos tenían electricidad a un país en el que 9 de cada 10 tiene suministro. El país pasó de tener un 40% de la capacidad que necesitaba instalada a tener más del doble.

Esta apertura atrajo a las empresas más especializadas del mundo en generación, distribución, transmisión y otro tipo de servicios conexos. Guatemala tiene así una matriz de generación diversificada: energía eólica, solar, hidráulica, geotérmica, biomasa, térmica con diversos combustibles...

Lo más frustrante ha sido ver que algunas personas todavía aprovechan la desinformación y falta de educación para promover conflictos en los proyectos, principalmente en los de generación hidroeléctrica.  También es frustrante que luego de 20 años de relacionamiento con el resto Centro América, no hayamos logrado un completo entendimiento entre todos para aprovechar las ventajas que ofrecen mercados como el guatemalteco.

¿Cuál es el papel del sector legal en la industria eléctrica? ¿Cómo le explicaría su trabajo y las implicaciones que tiene a quien desconozca los sectores del derecho y de la industria energética?

— Inicialmente pensé que mi trabajo en este sector se limitaría a apoyar a los clientes en temas de adquisición de tierras, o puramente corporativos. Sin embargo, es importante recordar que el sector eléctrico surge a raíz de la emisión de una ley y toda la normativa aplicable que regula el desarrollo de actividades de generación, distribución, transmisión, comercialización y gran consumo.

El sector eléctrico es una simbiosis entre la regulación y la libertad del mercado, que se interrelaciona con entidades públicas y privadas.  El asesor legal en la industria eléctrica debe acompañar al inversionista en todas las etapas del desarrollo de un proyecto. También debe interactuar con el resto de actores, tales como los bancos, las aseguradoras, auditores, etcétera. 

Guatemala es el mayor exportador de energía eléctrica en el mercado eléctrico regional, siendo El Salvador el mayor consumidor. ¿Qué implicaciones tiene esto para la industria?; ¿a qué actores interesa y a qué actores perjudica esta posición tan competitiva de Guatemala?

— Esta posición privilegiada debería solamente traer beneficios para los usuarios de varios países, incluyendo la industria.  Lamentablemente, algunos sectores de otros países - principalmente de generación - lo ven como competencia. Podríamos decir que se han aplicado algunas barreras de entrada que han puesto a Guatemala en una posición de desventaja y bloqueo.

El sector eléctrico de Guatemala tiene la ventaja de no permitir la integración vertical. Hay un área regulada que hace al sistema muy eficiente. No quiero criticar a nuestros vecinos centroamericanos, pero creo que se quedaron un poco atrás en el sistema de privatizaciones. Existiendo leyes similares a las nuestras, hicieron algunos cambios que hicieron necesaria la intervención del Estado. En Costa Rica por ejemplo, el sector es manejado por el Estado. Ellos lo utilizan de una forma social, por decir. Es un sistema distinto al nuestro, donde los actores que están en el mercado están para hacer negocio. Por eso hay diferentes consideraciones.

La regulación regional fue creada de forma que el marco que une a los países, creara una suerte de mercado mientras trataban de encontrar lo que ellos denominan una equivalencia económica y legislativa. Nosotros lo teníamos claro. Sin embargo, ha habido modificaciones. Se consideró que la gobernanza era un tema de votación. Hemos encontrado mucha dificultad porque nos imponen regulaciones que tienen costos y que incluso van en contra de nuestra propia normativa.

En este momento Guatemala está en shock debido a la tragedia provocada por la erupción del Volcán de Fuego el pasado 3 de junio. ¿Cómo está reaccionando el país y qué valoración hace de la gestión?

— Esta situación es una tragedia. No voy a decir que se pudo haber evitado al 100 %, pero justamente hablaba hace poco con unos colegas de si esa área tenía certificado de habitabilidad.

Guatemala es un país volcánico y la ciudad de Guatemala es un valle. Desde la oficina nosotros podemos ver los cuatro volcanes a una distancia cercana. Lamentablemente la gente se fue estableciendo en las laderas de los volcanes. Se fueron estableciendo por diferentes motivos, pero creo que bajo ningún concepto cubiertos por alguna política o plan de urbanismo. Aquella es un área muy fértil, donde sembramos mucha caña, café, etcétera. La actividad del volcán es algo con lo que ellos convivían, ha estado activo siempre. Mucha gente empezó a habitar en un lado donde, según ellos, la lava nunca iba a llegar. Considero que ese tipo de habitabilidad debería ser revisada por las autoridades de Guatemala.

Debido a las circunstancias de precariedad de la gente de alrededor, tal vez sea complicado reubicarles. Se deberían establecer sistemas de alarma temprana. Los habitantes de la zona cuentan que escuchaban siempre el volcán, pero sin embargo la lava bajó silenciosamente y cuando se empezó a sentir el calor, ya era muy tarde. Afortunadamente sí se logró evacuar en algunas áreas.

¿Hay muchos vacíos legales en la cuestión de habitabilidad?; ¿vulneran los asentamientos alguna normativa?

— Yo creo que se da una mezcla. No es que estén ocupando el terreno fuera de lo legal, sino que en principio no ha habido un seguimiento de las autoridades porque están en terrenos alejados del área urbana. Probablemente ahí la municipalidad no ha sido tan exigente. Creo que existe una normativa que no es tan aplicable porque no son zonas urbanas. Quizás podemos decir que, efectivamente, haya un vacío legal.

Respecto al modelo estructural de la firma legal, ¿cuál cree que es el que más conviene para seguir creciendo en el mercado de Guatemala?

— Considero que QIL + 4 Abogados tiene un equipo privilegiado, totalmente comprometido con el servicio al cliente. Creo que para seguir creciendo se debe promover el progreso de los asociados, trabajando en la implementación del plan de carrera de cada uno. Pensamos que el desarrollo del equipo en todas sus capacidades y el excelente servicio al cliente son nuestro elemento diferenciador.

¿Cuál era la mentalidad en el momento que nació QIL + 4 Abogados de la fusión de dos bufetes?

— Teníamos la idea de unir dos grandes fuerzas: de QIL la experiencia de los socios que fundaron la firma hace algunos años; de 4 Abogados la innovación y la creatividad, que fueron algunos de los pilares de la firma desde sus inicios.

QIL era una firma con áreas de practica que 4 Abogados no tenía, y 4 Abogados era una boutique con áreas de especialización muy bien definidas.

Siendo la corrupción el mayor desafío de cualquier gobierno y teniendo en cuenta que es una lacra que tiene impactos en el mercado energético, ¿qué recomendaciones puede dar a los bufetes para mantener la práctica del derecho energético limpia?

— Considero que debido a la especificidad de la ley que rige este sector y a la normativa aplicable, la corrupción ha impactado menos al sector eléctrico. Sin embargo, sugiero a las firmas que antes de atender a clientes nuevos, hagan un proceso de auditoría del cliente que les permita entender las políticas con las que ese cliente conduce. También es recomendable crear algún tipo de formulario KYC u otro documento que permita conocer al cliente en varios aspectos relacionados con prácticas y políticas.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.