Skip to main content
Florencia Heredia: “La minería puede aportar un verdadero desarrollo sustentable”

Florencia Heredia: “La minería puede aportar un verdadero desarrollo sustentable”

por Lara Valencia
publicado el13/02/2018
Compartir

Florencia Heredia es socia de Allende & Brea desde hace solo algunos meses, pero lleva casi 30 años ejerciendo como abogada. De origen argentino, celebra trabajar en su país por el dinamismo que caracteriza al área de práctica en el que se ha especializado en estos largos años: la minería y los recursos naturales. Ha trabajado en todos los proyectos mineros importantes de Argentina y, como experta del área, confía en el potencial de la industria para que haya más desarrollo y que las empresas promuevan la sostenibilidad.

Hablamos con Heredia en Rompiendo moldes sobre los desafíos de trabajar en recursos naturales y las relaciones entre los proyectos y las comunidades.

¿Cuál es su carta de presentación como abogada?

— En pocas líneas, diría que soy una abogada de proyectos, especializada en recursos naturales y con una larga trayectoria en el sector. Tuve la suerte de comenzar a ejercer la profesión hace 27 años, cuando Argentina recién daba los primeros pasos en el sector minero a gran escala. 

 

Cuando mira atrás y hace una valoración de lo que ha andado hasta ahora en su carrera, ¿qué experiencias y qué personas han tenido mayor impacto en lo personal y lo laboral?

—Trabajar en, prácticamente, todos los proyectos mineros y de otros recursos naturales en Argentina durante tanto tiempo, me ha dado enormes satisfacciones. Me ha otorgado una gran experiencia para el manejo de situaciones de todo tipo, tanto legales, como políticas y sociales. A lo largo de ese camino, tuve la dicha de trabajar con eminencias del derecho minero internacional. También he aprendido muchísimo de todos mis clientes.

 

Diría, además, que en muchos casos he forjado entrañables relaciones de amistad, con personas como Jan Steiert y Cassie Boggs, de la Rocky Mountain Mineral Law Foundation. Siguen siendo una permanente inspiración para mí. Ken Haddow, (quien trabajó para Rio Tinto) es cliente y amigo desde hace mucho tiempo. Me ha mostrado otras caras y dimensiones de los proyectos, siempre con una actitud positiva - a pesar de la adversidad - y con una energía inagotable. Del mismo modo, tengo que incluir a Rafael Manovil, autoridad en el derecho societario. Ha sido mi mentor y gran amigo.

Por último, pero en un lugar muy especial, mi padre y mi esposo han sido determinantes, ya que siempre me alentaron para emprender nuevos rumbos y desafíos.

De no haber sido abogada, ¿qué otra profesión cree que habría desempeñado con éxito y pasión?

— Me resulta bastante fácil responder a esa pregunta, porque en realidad estuve a punto de estudiar astronomía y arqueología.  Soy una apasionada de estos temas y creo que podría haber sido exitosa en esos campos también.

En realidad, creo que siempre he enfocado los proyectos como un trabajo de arqueología. Hay que ir paso a paso, despacio, desenterrando cada huesito y manejando todo con sumo cuidado. Así es como veo a veces los temas de relaciones gubernamentales y con las comunidades. Se requiere mucho trabajo de base y que sea sólido, para construir relaciones sustentables y fructíferas.

¿Qué es lo más satisfactorio y lo más frustrante de trabajar en las áreas de recursos naturales y financiamiento de proyectos en Argentina?

— Lo más satisfactorio es, sin duda, trabajar en proyectos que pueden cambiar la vida a las comunidades del lugar, ser testigo de que hay regiones que pueden mejorar y ofrecer otras oportunidades a la población. Por supuesto, esto no se da en todos los proyectos. Creo que es parte de la “misión” que tenemos los abogados en este sector.

Hay que trabajar por que esto sea así, lo cual implica mucho diálogo con nuestros clientes, los gobiernos y las comunidades. Pero por encima de todo, debe existir una visión y actitud comprometida con el verdadero desarrollo sustentable que la minería puede sin duda aportar.

Lo más frustrante es el tiempo que a veces lleva lidiar con algunos organismos o agencias. Hay decisiones que, en muchos casos, son intrascendentes. Algunas cuestiones podrían resolverse con una visión más uniforme y con mayor consenso de todos los sectores involucrados.

Casi todas las abogadas hablan de lo frustrante que es trabajar en jurisdicciones burocráticas, donde las economías fluctúan mucho por la inestabilidad política. ¿Cómo resumiría el impacto que estas circunstancias tienen en el desarrollo de las abogadas? ¿Qué aporta el perfil de la firma latinoamericana a un cliente?

 — Coincido con esta afirmación, pero por otro lado creo que esas circunstancias son también un gran desafío para la creatividad y reinvención permanente. Hay que acostumbrarse, especialmente en América Latina, a lidiar con cambios permanentes. Hay que saber reconvertirse o cambiar de rumbo a tiempo.  Creo que tener ese dinamismo es muy importante para las abogadas. Nosotras, además, estamos acostumbradas al manejo de múltiples tareas (personal, familiar, profesional) de forma simultánea. No cabe duda que esto no es sencillo. Además de actitud y apertura de mente, requiere esfuerzo y visión.

En línea con esto, creo que las firmas latinoamericanas aportan dinamismo y creatividad a los clientes. Dadas las condiciones económicas y políticas fluctuantes que viven nuestros países (algunos más que otros), los abogados nos hemos acostumbrado a lidiar con cambios permanentes en lo legal. También hay que mencionar el área de soft law. Diría que en general las firmas latinoamericanas tienen una gran capacidad de adaptación y creatividad que muchos clientes valoran especialmente.

Hace algunos años, antes de que existiesen comités y programas de diversidad en tantas firmas, habló de algunas sugerencias para que los despachos argentinos redujesen brechas de género. Mencionó en concreto las actividades deportivas, en las que la visibilidad de la mujer brilla por su ausencia. ¿Cuál es ahora la situación en Allende & Brea? ¿Qué actividades de ocio organiza la firma para que se produzcan más oportunidades de networking entre mujeres?

— Es cierto que hace algunos años hice ese comentario, en especial alusión a los torneos de fútbol. Quizás, eso quedó desactualizado, ya que hoy día se organizan muchas actividades deportivas teniendo en cuenta a las abogadas. De hecho, el fútbol femenino tiene mayor difusión que hace algunos años.

En el estudio consideramos que lo mejor es, sin duda, organizar actividades que sean inclusivas para ambos géneros, sin especificar o generar una situación especial. En este momento estamos evaluando - vía encuesta - las inquietudes de los abogados y las abogadas. Además del programa general de mentoría, estamos analizando qué otras actividades podríamos promover para fomentar el mejor clima de trabajo posible y la interacción entre todos los miembros del estudio.

En lo personal, creo que después de algún tiempo de hablar de estos temas, sería bueno que no necesitáramos actividades específicas en programas de diversidad, ya que eso demostraría que hemos hecho un avance significativo. Si bien esto pudo haber sido una necesidad en el pasado, creo que hoy deberíamos concentrarnos en promover la igualdad de oportunidades para todos, comenzar una etapa de haber superado diferencias. Efectivamente, las organizaciones deberían reconocer a todo el mundo por igual, en función de sus méritos y sin padrinazgos específicos.  Por supuesto, este comentario no obstaculiza que puedan existir programas bien estructurados, que ayuden a que las abogadas y los abogados – especialmente los más jóvenes - organicen mejor su carrera. Es importante que contemplen todos los aspectos relevantes, como el networking, el balance de trabajo y familia, etcétera.

— También ha hablado de la importancia de trabajar con principios y valores, además de construir una reputación en torno al trabajo como abogada. ¿Se ha cruzado con muchas personas en la profesión que ignorasen trabajar bajo esta premisa?

 — Como en todas las actividades y profesiones, una se cruza con todo tipo de colegas y clientes. Yo he tenido la gran suerte de, en la mayoría de los casos, interactuar con personas que han sido gente de valores y principios. Creo que en materia jurídica es importante no perder de vista esto también, para poder interpretar y enfocar adecuadamente todo.

En esta misma línea, parece que se avecinen tiempos en los que vamos a tener que seguir trabajando mucho por los derechos humanos. Éste es un tema fundamental en la práctica de recursos naturales. ¿Cómo se están gestionando en Argentina los procesos de participación en comunidades indígenas previos a un proyecto?

— Desde hace ya bastante tiempo, la evolución del derecho internacional de los derechos humanos se proyecta e interactúa con distintas áreas de práctica. En relación con comunidades indígenas y mecanismos de participación, ha habido sin duda una gran evolución. Existen, sin embargo, muchas áreas para trabajar y encauzar adecuadamente. A quién se consulta, en qué momento y con que alcance, siguen siendo interrogantes vigentes en esta materia. Argentina ha evolucionado mucho en la comprensión de los derechos humanos, pero aún falta mucho para implementar y organizar en las distintas provincias de nuestro país.

— ¿Cuáles son los principales desafíos en esta relación entre medioambiente, clientes y comunidades?

— Creo que el principal desafío sigue siendo el del diálogo, el trabajar de forma conjunta por proyectos que sean motor de desarrollo en todas las regiones del país.

Asimismo, la innovación tecnológica y los permanentes cambios en procesos, obligan a una actualización permanente a las empresas, las autoridades de aplicación y las comunidades que van a recibir impacto de los proyectos.

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.