ENTREVISTAS


“Deseamos que nuestros socios sean felices”, Luciana Tornovsky

Luciana Tornovsky

Entrevistamos a Luciana Tornovsky, socia de Demarest Advogados, en nuestra serie de entrevistas Rompiendo moldes. Como ya indicamos, en esta serie conversaremos con las abogadas más influyentes de la región. En cada encuentro nos hablarán de sus carreras, especialidades, de su evolución personal y laboral, además de los retos que todavía encara la profesión.

Además de socia de la firma y especializada en Derecho Corporativo, Tornovsky este año se unió al Comité Ejecutivo de la Harvard Law School Association, está a cargo del Grupo de Responsabilidad Social, forma parte del programa pro bono y es la persona responsable de Demulheres, el último programa de diversidad en Demarest. Afirma que le “encanta, porque esto lo que me más orgullo me da”.

—¿Cuál es su carta de presentación como abogada?

—Empecé a interesarme desde muy temprano – a los 16 años – haciendo algunos cursos y tenía tan solo 18 cuando empecé a trabajar como aprendiz.

Mi madre falleció durante mi primer año en la Facultad de Derecho. Mi padre, mi hermana y yo estábamos muy afectados, sin embargo sólo después de algunos días decidí que quería irme y trabajar. No quería quedarme en casa. Quería que mi madre estuviera muy orgullosa de mí. Empecé a trabajar exactamente 20 días después de que mi madre faltase. Todo el mundo estaba muy sorprendido, no sabía qué me pasaba, pero creo que había algo muy fuerte dentro de mí que me empujó a iniciar aquel proceso.

Trabajé entonces como aprendiz legal el primer año de facultad, pero al comienzo del segundo año decidí que tal vez quería ser jueza. Comencé a trabajar en el Tribunal de Justicia. Hice un examen muy difícil, compitiendo con miles de abogados, y quedé en el puesto número 5. Aun así, me di cuenta de que no quería hacer carrera pública, quería ser abogada.

Tras mi graduación empecé a enviar solicitudes a Estados Unidos y Londres. Me decidí por Harvard para cursar mi máster, además del ITP (International Tax Program). Todo esto fue un gran desafío, pero también una de las mejores cosas que hice en mi carrera. Después de graduarme en Harvard me mudé a Nueva York para trabajar en Gibson Dunn & Crutcher LLP. Trabajé allí durante dos años, primero como asociada. El segundo año me invitaron a permanecer como asociada permanente, pero llegó el 11-S y todo cambió. Me di cuenta de que quería volver a mi país y ejercer el Derecho en Brasil. Volví en 2002, tuve a mis hijos y comencé a trabajar para Demarest en 2006, de lo cual estoy muy orgullosa.

—Cuando dice que el 11-S lo cambió todo, ¿qué significó en su caso concreto?

—Viví todo muy cerca y eso me llevó a tomar una decisión muy personal. Profesionalmente era muy feliz, pero quería estar cerca de mi familia. Siempre supe que volvería a Brasil en algún momento, nunca pensé en quedarme para siempre en los Estados Unidos.

—Al mirar atrás y valorar su carrera, ¿qué experiencias y personas han tenido mayor impacto a nivel personal y laboral?

—Mi madre. Ella siempre nos decía a mi hermana y a mí lo importante que es forjarse una carrera de éxito. Crecimos escuchando eso y hoy día mi hermana es Directora Ejecutiva de una gran empresa en Estados Unidos. Creo que mis padres hicieron un gran trabajo, nos enseñaron muchas cosas. Nos enseñaron que podemos cambiar el mundo, por eso nosotras también tratamos de ser muy buenas madres.

Toda mi familia y mi esposo, sin duda, han sido claves. Él siempre me animó a trabajar y a luchar. Cuando me aceptaron en Harvard habíamos alquilado un apartamento en Nueva York, y no se lo conté a nadie. Pensaba que éramos demasiado felices para irnos de allí, pero él insistió y me dijo “estás loca, por supuesto que irás a Harvard”.

—De no haber sido abogada ¿Qué otra profesión cree que habría desempeñado con éxito?

—Trabajo Social, definitivamente habría trabajado en una ONG ayudando a niños. Amo a los niños. Me hubiera gustado trabajar en proyectos infantiles. De hecho, me planteo hacerlo cuando me jubile.

—Ya que le interesa el trabajo social, ¿puede hablarnos sobre el Programa de Responsabilidad Social que dirige en Demarest?

—Tenemos un gran equipo y trabajamos mucho con las ONG brasileñas. En este momento vamos a hacer pública una asociación con el Ayuntamiento de São Paulo. Hemos adoptado una escuela pública cerca de Demarest para ayudar. Las escuelas públicas aquí no son como en Europa, son mucho peores. No sólo en términos de educación, sino también en términos de infraestructura. Queremos que la educación sea algo fundamental en nuestra empresa. Estábamos haciendo muchas cosas pero decidimos que necesitamos centrarnos en algo para impulsar un cambio.

—¿Qué es lo más satisfactorio y lo más frustrante de ejercer el Derecho Corporativo en Brasil?

—Estoy muy orgullosa de mi equipo. Es satisfactorio para mí que tengamos grandes legisladores, personas honestas e individuos que quieren cambiar la cultura de la corrupción en Brasil. Ejercer el Derecho Corporativo en Brasil hoy en día es emocionante. Se están llevando a cabo grandes transacciones y todo está cambiando con la operación Lava Jato.

Frustrante es la burocracia gubernamental a la que nos enfrentamos para todo, porque es muy nocivo para la inversión y para la reputación del país.

—La jurisdicción brasileña ha sido el centro de atención en los últimos años debido a las medidas adoptadas contra la corrupción. Dando por hecho que esto ha sido muy positivo para el empoderamiento del sistema judicial brasileño, ¿qué impacto ha tenido en las empresas brasileñas en contraposición a las extranjeras? ¿Cómo ha influido la Ley Anticorrupción sobre la competitividad interna?

—Creo que ha sido muy bueno para Brasil, porque la imagen del país en ese sentido ha cambiado mucho desde el 2013 y los socios aprecian la legislación vigente. Las empresas ahora tienen políticas internas y dan capacitación en este sentido. Las normas de la FCPA y de la Bribery Act 2010 se aplicaban a empresas estadounidenses y europeas, pero no al 100 por cien sobre las brasileñas. Espero que otros países latinoamericanos sigan el ejemplo. Todavía hay demasiados países que no están en este camino y eso no es bueno.

—Su lista de reconocimientos es impresionante. Algunas publicaciones han destacado su comprensión de “las relaciones comerciales y de las necesidades de un negocio”. En su opinión, ¿cuáles son los factores clave para que los abogados tengan éxito al hacer negocios?

—Pienso que los abogados corporativos necesitan ser deal makers y no deal breakers. Tenemos que trabajar por que el acuerdo suceda. Es muy fácil hablar de los problemas, lo difícil es encontrar las soluciones para ayudar a los clientes. Además, cuando un cliente quiere hacer un trato, el abogado tiene que ser muy útil y creativo para pensar soluciones alternativas. Sobre todo porque si el cliente ha decidido comprar una empresa, va a hacerlo de todos modos. Necesitamos encontrar maneras de minimizar riesgos. Esto es lo que el cliente busca. Por supuesto que hay transacciones muy difíciles de llevar a cabo, en las que toca decirle al cliente “usted está loco”. Pero podemos trabajar por una buena gestión.

—Demarest Advogados ha puesto en marcha Demulheres, un programa de diversidad para permitir que más abogadas promocionen al nivel de socias. Se ha dicho que Demulheres “ayudará a retener el talento femenino a través de iniciativas de coaching y mentoring“. ¿Puede hablarnos de estas actividades más en profundidad? ¿Se invitará a los abogados varones a estos eventos para crear más conciencia?

Mulheres en portugués significa mujeres. Hemos hecho un juego de palabras añadiendo el prefijo De, de Demarest. Se ha creado un logotipo alineado con los colores que se identifican con el empoderamiento femenino. Al lanzamiento del programa vinieron grandes mujeres: la periodista Inês de Castro, Adriana Carvalho, de Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, Margareth Gondenberg de Movimento Mulher 360, Paula Fabiana del Instituto para el Desarrollo de la Inversión Social (IDIS) de Brasil y Heloisa Rios del Grupo Mulher Brasileira.

La idea del primer evento fue que queríamos invitar sólo a mujeres – no teníamos mucho espacio en el auditorio – pero dejamos muy claro que el programa involucrará a todos. Es muy importante traer a los hombres, de hecho tendremos otro evento para debatir. Ellos vendrán y escucharán para después participar. Es importante que nos escuchen y entiendan que tienen que ser parte de esto. Reconocen la importancia de tener más socias. Sabemos que hay más mujeres en las escuelas de derecho. En consecuencia, hay muchas aprendices legales, asociadas, etc. Pero a medida que sus carreras comienzan a crecer se alejan por la falta de flexibilidad.

En Demarest hemos creado una sala de lactancia y se sienten muy cómodas. Al principio pensamos que apenas se usaría y sin embargo ha sido todo un éxito. También tenemos una política de trabajo a tiempo parcial disponible para los asociados más senior que les ayuda a conciliar. Finalmente queremos hacer sesiones de mentoring específicamente para mujeres.

—En términos de diversidad, ¿qué pasos ha dado Demarest Advogados o dará sobre las cuestiones de comunidades LGBTI?

—Nuestra idea era lanzar varios programas de diversidad. El tercero fue Demulheres, el cual pretendemos extender a otras minorías, incluyendo LGBTI. Tenemos muchos abogados que son abiertamente homosexuales, pero sospechamos que hay muchos otros que se sienten prejuzgados y con recelo a hablar abiertamente de cómo son. Queremos tener un lugar de trabajo donde la gente no sienta vergüenza de mostrarse tal como es. Deseamos que nuestros socios sean felices, que no tengan que esconderse de nadie. Que puedan invitar a sus novios y novias a nuestras fiestas, incluir a sus parejas en el seguro de salud de la empresa, independientemente de que sean una mujer o un hombre. Han de saber que la firma les apoya y que no vamos a tolerar ni bromas ni prejuicios. Estoy muy en contacto con Mattos Filho y queremos trabajar juntos en esto. Tenemos que unir esfuerzos no sólo dentro, sino también fuera de nuestras empresas.


© 2017, lexlatin.com. El contenido de LexLatin, incluyendo todas sus imágenes, ilustraciones, diseños, fotografías, videos, íconos y material escrito, está protegido por derechos de autor, marcas y demás derechos de la propiedad intelectual, y es publicado para sus suscriptores y lectores con propósitos informativos únicamente. No se permite la reproducción, modificación, copia, distribución, reedición, transmisión, proyección o explotación de cualquier forma de los materiales o contenidos publicados por LexLatin, a menos que el interesado obtenga la autorizacion escrita de LexLatin.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *



All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove
Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar