Skip to main content
Armando Arias: “Nuestro modelo fue único en Centroamérica”

Armando Arias: “Nuestro modelo fue único en Centroamérica”

por Lara Valencia
publicado el29/11/2016
Compartir
Armando Arias
Armando Arias

Conversamos con Armando Arias para la serie de socios directores de firmas latinoamericanas. Luego de la salida de los Muñoz de Arias & Muñoz, hablamos del futuro de la firma en el nuevo y dinámico contexto regional. Arias insiste en el interés del bufete en estar abiertos a las alianzas que les permitan seguir siendo una organización flexible y mantener relaciones con firmas y clientes de todo el mundo.

¿Podría identificar alguna cualidad o habilidad suya que haya sido el catalizador de su éxito?

Te diría que además de la inmensa misericordia de dios, que me ha guiado e iluminado, el estar totalmente disponible para los clientes. Enterarme de las necesidades de los clientes y el ser un socio estratégico y confiable. 

¿Cuáles eran los retos a finales de los 90 cuando se fusionaron con los doctores Muñoz y cuáles son los de ahora con su salida de la firma?

En ese momento, a mediados de 1995, nosotros en Arias tuvimos la idea de expandirnos en Centroamérica, y así la desarrollamos. En aquel momento ya teníamos 50 años de existencia. La presencia de multinacionales y empresas internacionales en El Salvador y en Centroamérica en general fueron la motivación para expandirnos en la región. A raíz de esa idea que tuvimos, invitamos a la firma Facio & Cañas a unirse con nosotros. En esa firma eran abogados los Muñoz. Entonces, los señores Facio pensaron en esa idea nuestra, pero al final fue más rápido y más sencillo invitar a los doctores Muñoz a que se viniesen con nosotros y se adhirieran a la firma.

Como Arias abrimos Guatemala, Honduras, etc. Entonces incluimos a los Muñoz, que estaban en Costa Rica. Esa fue la idea y el modo en que comenzamos la expansión. Yo fui socio administrador regional en todas las oficinas desde que empezamos el proyecto de regionalización. Ahora, de cara al futuro, compramos la participación de los Muñoz en Arias & Muñoz. Nos quedamos con el nombre de la firma Arias & Muñoz, pero los socios por unanimidad decidimos regresar a nuestras raíces: volvemos a ser Arias.

Algo importante es que la participación de propiedad que le compramos a los Muñoz se está distribuyendo entre todos los socios. De esta manera, un primer cambio de estructura societaria en la firma es que de hoy en adelante todos los socios de la firma van a ser propietarios, lo que en inglés se llamaría equity partnership.

La profesión ha evolucionado mucho. En Arias fuimos pioneros en la regionalización. Realmente le llevamos al resto de firmas por lo menos 10 años en regionalización. Nuestro modelo fue único, en el sentido de que nosotros sí somos una sola firma. Tenemos oficinas en todos los países donde operamos, a diferencia de otras en las que hay redes, alianzas o consorcios que continúan siendo independientes, pero que mercadean como un solo bufete. El mantener todas las oficinas y seguir siendo una sola nos permite evitar conflictos de intereses y dar servicio con igual supervisión de calidad en todas las jurisdicciones. Al mismo tiempo, nos permite seguir siendo una empresa joven. La media de edad de los socios es 40 años y la edad media de los abogados es de unos 38 años. Lo que quiero decir es que, a pesar de que llevamos 75 años en el mercado somos una firma joven, que se renueva, ágil y muy flexible en la toma de decisiones y en el servicio al cliente.

La globalización y el dinamismo de estos tiempos han obligado a las firmas a innovar y a adoptar una serie de cambios en sus políticas y procedimientos a todo nivel. Cambios que en el caso de Arias, en este momento, tienen que ver mucho con la vuelta a las raíces y un proceso de rebranding. ¿Cómo van a afrontar esta vuelta al origen teniendo en cuenta los cambios que ha habido en la región en el siglo XXI?

Cuando hablamos de vuelta a nuestros orígenes hablamos de vuelta al nombre Arias, es lo único. Mantenemos siempre altísimos los valores éticos, morales y los estándares de servicio al cliente. Creo que eso es importante. Como decía antes, nuestra firma es muy ágil, muy liviana y flexible en la toma de decisiones. Algo que no perdemos nunca de vista es el anticiparnos a los tiempos, anticiparnos a las tendencias, a las necesidades de la clientela. Eso es algo que permanentemente tenemos presente. Nos estamos renovando y estamos innovando. Ahora empieza un proceso, a partir de estos 75 años, de desarrollo estratégico y de vuelta a un análisis que hacemos cada 5 años. En este análisis nos preguntamos: dónde estamos, hacia dónde va el mercado, cuáles son las nuevas tendencias y cómo podemos seguir siendo los pioneros y los forjadores de la profesión en Centroamérica y en el mundo.

Como precursor del modelo de firma regional, modelo que está ganando terreno en América Latina: ¿Qué opina de su desarrollo en la región?

Yo creo que todo el mundo tiende a ser miembro de la comunidad internacional. Nosotros en Centroamérica somos una sola firma, lo pactamos así. Pero fuera tenemos la capacidad de atender cualquier tema legal que el cliente desee a través de todos nuestros contactos y relaciones con firmas de primer nivel. Formamos parte de alianzas y asociaciones como PRAC y como INTA, donde tenemos relaciones con cientos de firmas. El modelo nuestro sigue siendo un solo modelo en Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, etc.

Las firmas internacionales han hecho un desembarco importante en Latinoamérica. En este sentido, muchos abogados afirman que la tendencia en la región es la consolidación regional y global. Por la decisión que usted y sus socios adoptaron recientemente, se interpreta que son de la opinión de que las firmas independientes sobreviven. ¿Por qué? ¿Cree que esta tendencia podría variar a corto plazo?

Pensamos lo siguiente: En primer lugar estamos permanentemente abiertos a analizar y conversar sobre las oportunidades que se vayan planteando. Pero sentimos que el mercado centroamericano es demasiado pequeño para que usted se pueda asociar o aliar con una sola firma. En mercados como Brasil, Colombia, México, Argentina u otros países -que son economías mucho más grandes que las economías centroamericanas-, puede ser que esto tenga sentido. Pero en países tan pequeños como los centroamericanos uno no puede depender exclusivamente de la referencia y del negocio que le mande una sola firma. Hemos visto que en este momento recibimos y enviamos trabajo de una gran cantidad de firmas internacionales, con las cuales tenemos muy buenas relaciones, pero ninguna exclusividad.

Hemos sondeado y analizado el mercado. En el momento en el que usted se alía o compromete con una sola firma internacional se vuelve competencia directa de todas las demás que antes le mandaban trabajo. Entonces, creemos que eso funciona en una economía muy grande, donde usted tiene la posibilidad y capacidad de vivir y prosperar con una sola organización. Sentimos que mientras el mercado de Centroamérica no crezca lo suficiente, para nosotros no es posible el afiliarnos a una sola firma internacional, excluyendo así al resto de firmas con las que tenemos buena relación. Consideramos que mientras seamos la firma de referencia, vamos a ser el punto de referencia para cualquier cliente que tenga negocios en nuestra zona.

Arias como firma centroamericana independiente, ¿prevé proyectar su crecimiento hacia otras jurisdicciones dentro y fuera de Centroamérica? ¿Consideran expandirse en aquellos mercados donde ya operan? ¿Quieren potenciar alguno en particular?

Claro que sí. Quisiera que se note el énfasis que intento hacer en que estamos permanentemente analizando y viendo oportunidades, potenciales negocios y analizando las tendencias, además de anticipándonos a lo que el mercado necesita. Constantemente observamos en qué jurisdicciones podemos ser no competencia, sino complemento.

Sin ser muy específico, porque está todavía en proceso de análisis, le puedo decir que estamos pensando en el Caribe y en Sudamérica.

¿Consideraría la posibilidad de unirse a algún grupo de firmas que le permita, por un lado, mantener intactas las relaciones con firmas globales y que, por el otro, potencie sus capacidades en América Latina?

Desde luego que sí. Estamos abiertos a cualquier oportunidad que nos permita seguir creciendo y mantener el modelo que hemos seguido hasta ahora. Ese es el que nos ha permitido tener mucho éxito. Consideramos que es el que nos funciona en Centroamérica.

Se esperaba la llegada de firmas internacionales a la región centroamericana y Dentons ha sido la primera. ¿Piensa que le seguirán otras firmas globales o internacionales?

Es probable, uno tiene que hacer un análisis de mercado, y un análisis de conveniencia para la firma y para los clientes. Este modelo podría ser interesante para firmas pequeñas que no tienen el nivel de relaciones como nosotros, en donde básicamente somos la firma de referencia para cualquier firma del primer mundo que desee hacer negocios en Centroamérica. No creemos en una simple alianza por el hecho de haberse aliado. Creemos que lo más importante es el servicio al cliente y el servicio a las firmas internacionales con las que nosotros tenemos relaciones.

¿Cuál fue la principal razón por la cual usted y sus socios decidieron no formar parte del proyecto de Dentons?

Sentimos que el unirnos a una alianza o una firma en este momento nos limitaría precisamente el hecho de poder tener flexibilidad y disponibilidad con cualquier firma internacional. Eso lo vemos porque si nosotros nos aliamos seríamos competencia de una cantidad importante de firmas con las que ahora tenemos muy buenas relaciones. Como tenemos la libertad de atender a cualquier bufete de cualquier lugar, tenemos la posibilidad de negociar por todo el mundo.

En una entrevista anterior con LexLatin indicó que habían dividido el equity de los socios salientes entre los demás socios. ¿Prevé realizar cambios en los esquemas de compensación de socios, retención de talento y organización corporativa dentro de la firma a raíz de este evento? ¿Qué enseñanzas extrae de esta experiencia?

Los sistemas de compensación que tenemos son altamente atractivos para nuestros socios y abogados en general. Si usted revisa las cifras de rotación en nuestra firma, verá que son escasas, casi cercanas a cero. En donde había mucha rotación era precisamente en la oficina de Costa Rica, que es donde administraban los Muñoz. Allí hemos cambiado el sistema para homogeneizarlo con lo que tenemos en el resto de oficinas. Estamos permanentemente viendo qué es lo que más conviene a nuestros abogados. El sistema de compensación que tiene la firma funciona, los abogados se sienten cómodos y bien remunerados. Hay un sentimiento de pertenencia muy grande de todos los  que trabajamos en Arias. Aparte de esto, salvo la salida de los Muñoz y de algunos que trabajaban directamente con ellos, la firma se mantiene intacta.

Si bien la presencia de la mujer en el ejercicio de la abogacía en América Latina es significativamente alto, su posicionamiento como socia y en cargos directivos en las firmas latinoamericanas es muy bajo. ¿Por qué?

Nosotros somos la excepción, porque en nuestra firma los socios administradores en Honduras y Nicaragua son mujeres, uno de los socios administradores en Costa Rica es una mujer, y la socia administradora en Panamá es mujer también. Es decir, en 4 de nuestras 6 oficinas, administran mujeres. Nosotros sí nos diferenciamos en ese sentido. La diversidad la tomamos en base a méritos y si una mujer tiene los méritos para ser socia y para ser administradora, lo reconocemos. Más de la mitad de los abogados de Arias son mujeres. También, más de la mitad de los socios son mujeres. Para mí sería difícil opinar sobre lo que me pregunta porque somos la total diferencia de las otras firmas. Nosotros creemos mucho en el talento de las mujeres. Las apreciamos y las reconocemos y recompensamos tal como son. No tengo, sin embargo, la menor idea de por qué sucede en otras firmas.

¿Podría compartir una anécdota o un momento definitorio de sus primeros años como abogado que lo haya puesto en el camino que lo trajo hasta aquí?

Le podría decir que en mi caso acabé siendo abogado por mi padre, que fundó la firma hace 75 años y murió hace tres años, a los 98 años de edad. Para mí él fue un ejemplo. En aquella época, hace 40 años que me gradué y 50 que empecé a estudiar abogacía, nadie me preguntó si quería ser abogado. En esos tiempos era tan sencillo como que si el papá era abogado, el primogénito tenía que serlo también. Yo le doy gracias a dios de que haya sido así.  

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.